Insultante y sucio ataque al ex presidente socialista del líder de Podemos

El PSOE acalla a gritos a Pablo Iglesias por acusar a Felipe González de tener un pasado ‘con cal viva’

Patxi López afea al líder de Podemos que haya recurrido a la «descalificación» y al «grito por el grito» durante su intervención

Tras muchos meses de ponerse de perfil, de tragárselas dobladas y de servilismo frente a Podemos, los del PSOE comienzan a enseñar los dientes.

Primero fue Pedro Sánchez metiendo a Pablo Iglesias en vereda, al recordarle que califica de presos políticos y alaba a los mismos que asesinaban socialistas. Despues la bancada entera.

Gran bronca este 2 de marzo de 2016 en el Pleno de investidura del candidato socialista Pedro Sánchez. No ha sido en el cara a cara más esperado, entre el presidente del Gobierno Mariano Rajoy y el líder del PSOE, sino entre el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y la bancada socialista después de que el primero le recomendara al socialista que se «cuide» de Felipe González, porque tiene «el pasado manchado de cal viva».

Los diputados socialistas han respondido con insultos y gritos de «fuera, fuera» contra el líder de Podemos que, entonces ha decidido encararse con ellos.

«Vamos a decirles las verdades a la cara», les ha espetado visiblemente enfadado y casi a gritos.

No ha sido la única provocación de Iglesias a los socialistas a los que les ha acusado a lo largo de su intervención de «falta de educación» y de ser el partido del «pelotazo».

El presidente del Congreso, Patxi López, ha tenido que llamar al orden a sus señorías:

«Lo que no se puede admitir de ninguna manera es el insulto, la descalificación y el grito por el grito y cada uno sabrá cuando sobrepasa ese límite. El mejor respeto es el silencio. Ahora sigamos el debate por los senderos por los que iba».

Todo, antes de advertir a Iglesias que su tiempo estaba agotado.

El líder de Podemos ha reclamado más tiempo culpando a la bancada socialista de la pérdida de tiempo, a lo que López le ha respondido que su tiempo ya estaba consumido. Incansable,

Iglesias ha seguido protestando por tener más tiempo que el fijado para cada portavoz, pero sin éxito.

Lejos de amedrentarse, Pedro Sánchez ha retomado la palabra para contestar a Iglesias que se siente «muy orgulloso de Felipe González» entre los aplausos y la aprobación de su bancada.

Durante su intervención previa, el candidato socialista había rescatado declaraciones de los ministros del Interior, Jorge Fernández, y Exteriores, José Manuel García-Margallo, y estos no han querido dejar pasar la oportunidad.

Han solicitado la palabra por alusiones para contextualizar sus palabras acusando al líder del PSOE de haberlas retorcido.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído