Sondeo de Gesop para 'El Periódico': Una quinta parte de los votantes socialistas y del partido morado apoyarían ahora a otras formaciones

El PP de Rajoy sumado a Ciudadanos de Rivera rozaría ahora la mayoría absoluta si hay elecciones

Ciudadanos ganaría 20 escaños y superaría hasta en escaños a Podemos

El PP de Rajoy sumado a Ciudadanos de Rivera rozaría ahora la mayoría absoluta si hay elecciones
Mariano Rajoy y Albert Rivera. PD

Pedro Sánchez mantendría el resultado del 20-D y Pablo Iglesias perdería fuelle en beneficio de IU

La falta de sintonía que está demostrando la izquierda en las endiabladas negociaciones cara a la investidura puede salirle muy cara si al final el 26 de junio hay que repetir las elecciones (Señores del PSOE, no es lluvia; es pis).

Y como explica José Rico en ‘El Periódico de Catalunya’ este 11 de marzo de 2016, las fuerzas de centroderecha, PP y Ciudadanos, serían las principales beneficiadas de una nueva cita con las urnas, hasta el punto de que juntas podrían acariciar la mayoría absoluta.

Según el Barómetro Político de España del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para ‘El Periódico de Catalunya’, el partido de Albert Rivera ganaría hasta 20 escaños, a costa de erosionar un poco más a Mariano Rajoy, y podría superar a Podemos como tercera fuerza política.

PP y Ciudadanos podrían sumar hasta 172 diputados, a solo cuatro de la mayoría absoluta. En el ala izquierda, el PSOE de Pedro Sánchez mantendría su discreto registro del 20-D, mientras que a las huestes de Pablo Iglesias les pasarían factura sus líneas rojas y perderían una decena de escaños, que irían a parar sobre todo al zurrón de Izquierda Unida (IU).

La fallida intentona de Sánchez de ser investido presidente ha removido las piezas en el tablero político.

Si antes del debate Podemos se las prometía muy felices con la convicción de que saldría reforzado de unos nuevos comicios, su táctica negociadora, el pacto entre los socialistas y Ciudadanos y la estrategia de Rivera de cebarse con Rajoy ha dado la vuelta a la tortilla (Mariano Rajoy: Qué listo para los logaritmos y qué tonto para los recados).

La encuesta, efectuada a partir de 1.000 entrevistas en los cuatro días posteriores a la sesión de investidura, sitúa al partido naranja como gran triunfador de unas elecciones que, pese a todo, volvería a ganar el PP.

Tras declinar la investidura y en caso de repetir como candidato, Rajoy obtendría una victoria aún más raquítica que la del 20-D: el 26,4% de los votos (dos puntos menos) y entre 107 y 110 diputados (ahora tiene 123). Uno de cada 10 electores que votaron al PP en las generales de diciembre elegirían ahora la papeleta de Ciudadanos.

Rivera absorbería también a un porcentaje similar de votantes del PSOE, lo que le serviría para dar el salto desde los 40 parlamentarios actuales a una horquilla de entre 59 y 62, logrando cuatro puntos más en voto estimado.

Así, el PP y Ciudadanos sumarían entre 166 y 172 escaños (hoy suman 163), lo que les dejaría las cosas muy fáciles para alcanzar la investidura.

De hecho, aunque la fotografía que muestra el GESOP seguiría obligando a buscar acuerdos entre más de dos fuerzas políticas, la balanza entre izquierdas y derechas se inclina un poco más a favor de estas últimas, ya que el bloque progresista sumaría, en la horquilla más alta, 161 diputados.

Sánchez apenas sacaría rédito de su pacto con Rivera y obtendría entre 88 y 91 representantes (ahora tiene 90), con el mismo porcentaje de voto que el 20-D (21,9%).

El gran trasvase de votos por la izquierda se produciría entre Podemos e IU. Iglesias obtendría el 18,1% de los sufragios (dos puntos y medio menos) y entre 58 y 61 diputados (hoy tiene 69).

Uno de cada 10 votantes ‘morados’ emigrarían ahora al caladero de Alberto Garzón, que con el 5,9% de las papeletas (dos puntos y medio más) recuperaría el grupo parlamentario propio al pasar de sus 2 escaños actuales a una horquilla de 7 a 9.

En menos de tres meses, IU ha pasado de consignar la fidelidad de voto más baja a registrar la más alta, por encima del 82%.

El electorado castigaría así la estrategia de Iglesias de reivindicar ministerios y cuotas en el futuro Gobierno y premiaría la de Garzón, que ha subrayado más la necesidad de acordar un programa común (Felipe González dice ahora que no tiene «preferencias» entre PP y Podemos).

De hecho, una quinta parte de los votantes del PSOE y de Podemos se decantarían ahora por otras formaciones.

La mayoría de los españoles (68,1%) prefieren que no haya elecciones, pero también la mayoría (72,9%) creen que al final tendrán que volver a votar ante el cariz que están tomando las negociaciones.

Y dos de cada tres encuestados tienen claro que, en caso de repetirse los comicios, el PP será de nuevo el vencedor.

Respecto a Cataluña, el movimiento más significativo que refleja la encuesta es que Democràcia i Llibertat, la marca de CDC, todavía no ha tocado fondo y pasaría de 8 a 6 o 7 escaños.

En cambio, ERC se mantiene en buena forma y podría repetir sus 9 diputados actuales o incluso sumar el décimo. En intención directa de voto (el voto sin ‘cocina’), En Comú Podem continúa en cabeza, seguido del PSC y Ciutadans.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído