"La mayor movilización del electorado popular respecto al resto podría afectar de modo notable al reparto de escaños"

‘El País’ alerta al PSOE de que la repetición de las elecciones favorecerá al PP

Es una de las conclusiones que arroja el último análisis de Metroscopia

'El País' alerta al PSOE de que la repetición de las elecciones favorecerá al PP

Desde su nacimiento en la primera de 1976, el diario ‘El País’ ha sido la biblia laica de los progres españoles, el rotativo que sin disimulos ha marcado temas, agendas y ritmos en la izquierda nacional y de manera especial en el PSOE (Señores del PSOE, no es lluvia; es pis).

Fracasado el burdo intento de Rodríguez Zapatero de crear, a golpe de dinero oficial y licencias, un grupo alternativo con Público, LaSexta y los servicios de Jaume Roures, el periódico del Grupo PRISA recupera su papel.

Y fiel a su histopria y tradición, justo en uno de los momentos más confusos e inciertos de la política española, ‘El País’ vuelve por sus fueros (Mariano Rajoy: Qué listo para los logaritmos y qué tonto para los recados).

Este 5 de abril de 2016, arrancando en portada y con gran despliegue interior, subrayando que la decepción ante una repetición de elecciones beneficiaría al PP.

En lo que huele a mensaje a Pedro Sánchez y los barones socialistas, explica el diario tirando de encuesta de Metroscopia que la mayor movilización del electorado de este partido respecto al resto podría afectar de modo notable al reparto de escaños.

La frustración que causaría el fracaso del proceso para alcanzar un pacto de gobierno entre diversos partidos reduciría la participación electoral de una hipotética repetición de elecciones y beneficiaría al partido que menos se ha movido para un acuerdo: el PP.

La mayor movilización del electorado de este partido respecto al resto, de mantenerse la tendencia, podría afectar de modo notable al reparto de escaños. Es una de las conclusiones que arroja el último análisis de Metroscopia elaborado para ‘El País’.

El clima de decepción entre los españoles ante una probable repetición de las elecciones se traduce en una desmotivación para volver a las urnas apenas unos meses después de haber acudido a votar el 20 de diciembre del año pasado.

Las consecuencias de esa posible abstención, de consolidarse la tendencia actual, serían notables, puesto que resultaría beneficiado el partido que tiene a su electorado más movilizado, es decir, el Partido Popular (PP).

La distancia del PP respecto del resto de formaciones podría aumentar de forma sensible (SONDEO EN ‘EL MUNDO’: Podemos se hunde y el PP lograría la mayoría con Ciudadanos).

En los datos del último clima social de abril, al comparar la intención directa de voto entre quienes se muestran convencidos de acudir a las urnas en caso de que se convoquen nuevas elecciones y el conjunto de la población, la diferencia entre el PSOE, Ciudadanos, Podemos e Izquierda Unida-Unidad Popular es pequeña.

En el PSOE apenas se produce un desfase de cuatro décimas porcentuales. En Ciudadanos, menos una; en Podemos, dos; y en Izquierda Unida-Unidad Popular, 1,2 puntos.

Por el contrario, la diferencia para el PP es destacada. El partido de Mariano Rajoy se distancia del resto de formaciones en varios puntos. Entre la intención de voto del conjunto de la población y la de quienes irán seguro a votar es del 3,7% a favor de los últimos.

Esa circunstancia, según sea la distribución de las hipotéticas diferencias a lo largo del territorio, podría repercutir en el reparto de escaños con variaciones significativas sobre la distribución que resultó el pasado 20-D.

La clave está en la fidelidad del voto

  • Beneficio. El Partido Popular es el que menos se ha esforzado después del 20-D para alcanzar un pacto con alguno de los otros partidos que pueden decantar la mayoría. Sin embargo, en el peor de los escenarios, resultaría el más beneficiado. Es el que mayor fidelización de voto posee y cuyos votantes están más movilizados, según se desprende del cruce de datos entre la intención directa de voto del conjunto de la población y las de quienes están seguros de que irán a votar si se repiten las elecciones.
  • Participación. El posible fracaso de las negociaciones y la repetición de elecciones empieza a desmotivar a los electores. Si entre enero, febrero y marzo la participación estaba por encima de la que se consiguió en las elecciones el 20-D, en abril se ha producido una caída del 4%.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído