El ministro al que se le apareció la Virgen

E PP se sale con la suya y al final coloca a Fernández Díaz en una Comisión

Al ser el partido mayoritario tiene derecho a colocar presidente en la Comisión de Peticiones sin votación

E PP se sale con la suya y al final coloca a Fernández Díaz en una Comisión
Jorge Fernández Díaz. EP

La idea inicial del PP era reubicar a Fernández Díaz como presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso

Vodevil con Jorge Fernández Díaz. El ex ministro de Interior, que ha sido rechazado en bloque por todas las fuerzas políticas para presidir una comisión parlamentaria, acabará haciéndolo gracias a las normas de la Cámara: será Presidente de la Comisión de Peticiones del Congreso, una de las pocas donde no se vota la mesa porque la Presidencia se adjudica al partido mayoritario.

La idea inicial del PP era reubicar a Fernández Díaz como presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso una vez que ha salido del Gobierno, pero la sola idea de su nombramiento despertó las críticas de toda la oposición, que le reprobó en la Cámara el pasado mes de octubre y que le investiga en una comisión por la supuesta utilización del Ministerio con fines partidistas.

Ahí comenzó un juego de declaraciones cruzadas, diplomacia de despachos y presión política que ha acabado con la decisión de darle a Fernández Díaz un puesto que no requiere votación.

La votación para convertirle en presidente de la Comisión de Exteriores debía producirse este miércoles, y a pesar del rechazo que provocaba el candidato, tanto el PSOE como Ciudadanos anunciaron su intención de votar en blanco.

Respetaban, de esa manera, el pacto de repartimiento de puestos en los órganos parlamentarios, pero votaban «con la nariz tapada». Podemos, sin embargo, se negó a aceptar a Fernández Díaz y anunció su intención de presentar un candidato alternativo: Pablo Bustinduy.

PSOE y Ciudadanos señalaron entonces que no apoyarían tampoco al candidato de la formación morada, pero el movimiento de Podemos forzó al Grupo Socialista a llevar a cabo nuevos movimientos, que pasaban por presionar al PP con el recurso que tenían más a mano: presentar un candidato que podría haber recabado el apoyo de toda la oposición. Esa posibilidad se concretó este miércoles por la mañana.

Así las cosas, el PP optó por dejar en suspenso la elección del presidente de la Comisión de Exteriores. Pero no era su último movimiento. Aprovechando que este miércoles también se constituía la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Relaciones con el Tribunal de Cuentas, los populares sondearon a los socialistas para colocar ahí a Fernández Díaz de presidente.

El PSOE también se negó a aceptar esa situación y contestó con lo que era, hasta ahora, el último episodio de la polémica que ha atravesado el Congreso durante estos dos días. Los socialistas mantenían su veto al ministro, para esa o para cualquier comisión.

La respuesta del PP ha sido darle a Fernández Díaz la presidencia de la Comisión de Peticiones, en la que prima sin votación el candidato de la fuerza mayoritaria.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído