UNA SOBREEXPOSICIÓN PÚBLICA QUE SUPONE UNA NUEVA AFRENTA

La venganza de Cristina y Urdangarin para manchar la imagen de Felipe y Letizia

"Si la Infanta Cristina y Urdangarin se hubieran limitado a pasar discretamente la Semana Santa con sus hijos en la finca, la cosa hubiera sido distinta"

La venganza de Cristina y Urdangarin para manchar la imagen de Felipe y Letizia
Iñaki Urdangarín y Cristina. CR

Lla infanta Cristina, su esposo Iñaki Urdangarín y sus hijos pasaron unos días de descanso en la finca ´La Toledana´, propiedad que la familia Borbón-Dos Sicilias tiene en el término municipal de Retuerta del Bullaque (Ciudad Real). Además de disfrutar de esa finca de lujo, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, junto con otros familiares, acudieron a la iglesia parroquial de San Sebastián de Porzuna, municipio situado a escasos kilómetros de La Toledana, para participar en la función religiosa de los Santos Oficios. (Los secretos más ocuros de Letizia Ortiz en México se convierten en una pesadilla rea).

Y allí fueron vistos por los vecinos que se encontraban en la iglesia para seguir la función religiosa y que se sorprendieron al verlos entrar en la iglesia, acompañados por miembros de la familia Borbón-Dos Sicilias. Una vez concluidos los oficios, la noticia corrió de boca a boca por todo el municipio e, incluso, en las redes sociales se han publicado algunas imágenes de ambos. Esto, tal y como les habíamos en ESdiario, ha levantado ampollas en la Casa Real.

Según recoge LOC, el cambio de actitud de Cristina e Iñaki -que hasta ese momento habían permanecido casi ocultos en un segundo plano- se debe, según explica un personaje cercano a la Familia Real, a que «Doña Cristina ha vivido un infierno, especialmente por la humillación de sentarse en el banquillo, y ahora que ha sido absuelta quiere dejar muy claro ante aquellos que la señalaban en este país que no está dispuesta a agachar la cabeza por nada. El problema es que a su lado va Urdangarin, que está condenado a seis años y tres meses de prisión, por tanto no tiene sentido que haga exhibición alguna».

Una sobreexposición pública que supone una nueva afrenta al Rey Felipe VI, su hermano, con quien la relación está totalmente rota desde que éste la despojo del título de duquesa de Palma en junio de 2015. Con el agravante de que el Monarca, además de pariente, es íntimo de Pedro de Orleans y sobre todo de su cuñado, Perico López Quesada, marido de Cristina de Borbón Dos Sicilias.

La «jugarreta» maestra

«Si la Infanta Cristina y Urdangarin se hubieran limitado a pasar discretamente la Semana Santa con sus hijos en la finca, la cosa hubiera sido distinta. Pero venir a España, a La Toledana, propiedad de una familia tan allegada al Monarca y dedicarse a llamar la atención copando portadas y resucitando el fantasma de Nóos ha tenido que levantar ampollas», asegura la fuente de LOC. Todo un órdago de los ex duques de Palma que además ha puesto en evidencia a los Reyes. «No sé si hubo o no esa intención, pero acudir a las tradiciones religiosas de Semana Santa y mezclarse entre la gente es lo que muchos ciudadanos esperan que hagan Don Felipe y Doña Letizia, en vez de estar casi diez días desaparecidos con sus hijas y acudir a Mallorca de trámite a hacerse la foto el domingo de Resurrección».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído