Política
El Rey Juan Carlos en los toros. PD
La tradición, desde el siglo XVI, pasa por que los reyes sean enterrados en el panteón de los Reyes y Reinas del Monasterio de El Escorial

Ajeno a la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, lo mismo que su hijo Felipe VI, el rey emérito, -que junto a su hijo hace mutis por el foro sobre tan espinoso tema-, no puede evitar preguntarse sobre su futuro, más concretamente cuando muera, y qué harán con sus restos viendo la que está cayendo. (El bocazas de Jaime Peñafiel da bombo y platillo al libro donde Bono deja a Juan Carlos I a la altura del betún).

De momento, y mientras prepara para este 21, 22 y 23 de septiembre de 2018 su vuelta a la localidad gallega de Sanxenxo, donde tiene previsto volver a mediados de septiembre para participar en la regata que lleva su nombre, la cuestión no deja de atormentarle pese a todo. Y eso que

"las cosas de los muertos no le interesan. Él está vivo y muy vivo. No le interesa para nada el tema. Fíjate si no presta atención a estas cosas que no sabe dónde va ir él enterrado y no le preocupa en absoluto",

tal y como señala a 'El Español' una fuente próxima al monarca.

"Pero la procesión va por dentro, porque el emérito no quiere ni ver la muerte de cerca".

La tradición, desde el siglo XVI, pasa por que los reyes sean enterrados en el panteón de los Reyes y Reinas del Monasterio de El Escorial, en Madrid. También las reinas madres de reyes.

En total, en el panteón hay 26 sepulcros, de los cuales 24 ya están ocupados. Quedan dos plazas libres. Pero que ya tienen propietario: los dos lugares están reservados para el conde de Barcelona, Juan, y su mujer, María de las Mercedes, padres de Juan Carlos I. De momento, sus restos están en el pudridero de los reyes, en el mismo cementerio, donde pasan los primeros 25 años de su muerte. Aunque ellos nunca reinaron, su hijo les quiso dar honores de reyes.

Se habló de un proyecto para construir una cripta paralela a la de los Reyes, pero nada se sabe desde hace tiempo.

"Con la racha que lleva y los años que ya tiene, seguro que está todo atado y bien atado, pero por aquí nadie comenta nada y otra cosa muy distinta es que él no lo tenga claro",

comenta al citado medio un trabajador de la Zarzuela.

Pero al rey emérito no le gusta hablar del tema:

"se enfada mucho cuando alguien le insiste al preguntarle por su estado de salud. Los cabreos que se pilla cuando ve como los medios de comunicación publican, una y otra vez, su historial de enfermedades, son de órdago".

Pilla cabreos por sus enfermedades y escurre el bulto cuando se habla de su futuro:

"cuando lo pasó tan mal con el tema del nódulo en el pulmón que le extirparon en Barcelona, que se hablaba de que podía ser enterrado en la Catedral de La Almudena, que él lo habría comentado, pero es un tema del que al jefe no le gusta hablar, él se sigue sintiendo joven".

Ajeno a todo, el rey emérito vive la vida sin cortarse un pelo. Hay quien asegura que ha estado hace unas semanas disfrutando de las islas griegas acompañado de Marta Gayá.

Cristina Macaya, la socialité más conocida de Mallorca, califica no obstante tal afirmación como "un disparate".

"Yo no me he movido de la isla en todo el verano, atendiendo a mis invitados y a mi familia. Y a primeros de setiembre iré a casa de mi amigo Dino Goulandris en Grecia, que no vive precisamente en una isla privada. A Marta (Gayá) apenas la he visto este verano, pero jamás ha estado en esa isla de Grecia con el rey, que tampoco ha ido por allí este verano".


Las poderosas razones del Gobierno de Sánchez para no investigar al rey Juan Carlos