Política

Se esperaba a la infanta Elena, pero en vez de ella apareció su madre sin don Juan Carlos este sábado 6 de octubre de 2018 en la boda de Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo. La reina Sofía rompía así el protocolo, que manda que se asista a este tipo de eventos en pareja. (El desplante de la reina Sofía a María Zurita dispara un espantoso rumor sobre don Juan Carlos).

Pero ella no está ya para más paripés de cara a la galería, y remató así en el Palacio de Liria su desplante en el bautizo del hijo de María Zurita en la capilla del Club Puerta de Hierro.
(El día en que don Juan Carlos y doña Sofía bailaron enamorados el 'Viva España).

Entre lo más granado de la sociedad, 600 invitados en total: el príncipe Pierre d'Arenberg, Victoria de Hohenlohe, los marqueses de Griñón, Esperanza Aguirre, Anna Gamazo e Íñigo Méndez de Vigo, por citar a algunos de ellos, la emérita se unió en un momento dado a un corrillo de invitados. (Peñafiel revela el verdadero motivo de doña Sofía para no tragar a la reina Letizia).

Entre elogiosas frases a la novia, uno de ellos se dirigió a la madre de Felipe VI y le espetó: "Señora, estuve con el rey emérito". A la reina le faltó tiempo para contestar y dejar claro su posición con respecto al anterior Jefe del Estado.

 

Resultado de imagen de reina sofia, boda duques de huescar

Así, según recoge 'Vanitatis', le respondió: "El rey emérito no. Es el rey don Juan Carlos". El tremendo corte de doña Sofía dejó en silencio durante unos segundos al resto del grupo, que rápidamente cambió de conversación. El invitado no volvió a abrir la boca.

Otro momento que llamó la atención fue el saludo de Jaime de Marichalar a la que había sido su suegra. Se acercó muy educado, besó su mano y a continuación, cruce de palabras sociales, y ahí se acabó el encuentro.

Sorprendió esa frialdad de doña Sofía hacia el padre de sus nietos Victoria y Froilán, porque siempre había sido muy cordial.

Sea como fuere, el enlace fue todo un éxito, y tuvo como colofón, tras el almuerzo que se sirvió en los jardines históricos del complejo, la fiesta que los novios inauguraron con su primer baile como marido y mujer: el vals Bombones de Viena, de Johann Strauss. Hubo tambien tiempo para otros bailes más modernos.