Política

Este miércoles 28 de noviembre de 2018 por la noche, se celebró en el salón del trono de Palacio Real un gran evento para despedir con todo lujo de detalles a los ilustres invitados llegados desde Oriente: una cena de gala en honor del presidente de la República Popular China, Xi Jinping, y su esposa, Peng Liyuan, poniéndose así broche de oro a su viaje de Estado. (El soberano revés de los medios extranjeros contra la coqueta reina Letizia por esta foto).

Con invitados de lo más granado, léase desde el tenor Plácido Domingo, la campeona mundial de bádminton Carolina Marín, el pintor Alberto Reguera —autor del cuadro que los Reyes han regalado a sus invitado, y el realizador Javier Fesser, -cuya película Campeones ha sido presentada por España a los Oscar-, y sin olvidarnos desde luego de la alcaldesa Manuela Carmena ni del presidente del Gobierno Pedro Sánchez y de su esposa Begoña Gómez, la reina Letizia realizó un gesto que no por repetido termina de entenderse por parte de algunos. (La explosiva noticia sobre doña Letizia que deja bizcos del susto a los republicanos).

Y es que, como puede verse en la grabación sobre estas mismas líneas, -durante otro evento similar y esa vez con los emperadores japoneses en honor de los monarcas españoles en el palacio imperial de Tokio-, la esposa de Felipe VI relizó un 'simulacro' de brindis como en esta ocasión que nos ocupa, por una simple y llana razón: es abstemia, como ella misma se ha cansado de repetir. (Ver debajo otro tanto de lo mismo, esta vez en la cena de gala que la reina Isabel ofreció en el Palacio de Buckingham. (La reina Letizia lo vuelve a hacer: ni bebe ni se moja los labios en un brindis oficial).

En algunos medios, como en la revista alemana Neu Post que sacó recientemente en portada que la reina consorte española está esperando gemelos, el detalle de marras no viene sino a confirmar lo publicado, algo de lo que se hizo eco hasta la mismísima Tele 5 en un ejercicio cuanto menos bastante cuestionable.

Flanqueada por Pedro Sánchez, doña Letizia repitió brindis interruptus', antes de marcharse todos juntos a la sobria representación en el Teatro Real del ensayo de iluminación de la Ópera Turandot, donde recibieron las explicaciones del director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch.

José María Rodríguez es redactor en Periodista Digital.