El jefe de la Casa del Rey, por encargo de Felipe VI, ha trasladado a Pedro Sánchez la carta del presidente de la Generalitat donde pedía una entrevista con el monarca

La mano izquierda de Zarzuela para mandar a hacer puñetas al insolente Quim Torra

La mano izquierda de Zarzuela para mandar a hacer puñetas al insolente Quim Torra
Torra YT

Se puede decir más alto, pero no mas claro. No hay chantaje que valga. El jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, por encargo de Felipe VI, ha trasladado este miércoles 20 de junio de 2018 a Pedro Sánchez la carta en la que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, pedía al Monarca que se reuniera con él este viernes con ocasión de su visita a Tarragona para presidir la inauguración de los Juegos Mediterráneos. (El separatista Quim Torra se lo lleva crudo: su sueldo anual, el doble que el de Pedro Sánchez).

Así, ha remitido una misiva a Torra en la que «acusa recibo» y le informa de que,

«de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 64.1 de la Constitución, se ha dado traslado de la misma al presidente del Gobierno»,

según han informado fuentes de la Zarzuela.

El Rey deja claro de esta forma a las autoridades secesionistas que no hace política. El artículo 64.1 de la Carta Magna dispone que

«los actos del Rey serán refrendados por el presidente del Gobierno y, en su caso, por los ministros competentes».

El procedimiento seguido es el mismo que se emplea ante cualquier carta dirigida al Rey que se recibe en la Zarzuela con peticiones que exceden las competencias constitucionales del Monarca, ante las que el jefe de la Casa contesta con un acuse de recibo en el que informa al remitente de cómo se ha dado traslado de su escrito al departamento del Gobierno o a la institución correspondiente.

Repasito en toda regla de Carrizosa a los supremacistas y antiespañoles Torra y Puigneró

Torra pedía a Felipe VI que se reuniera con él en Tarragona este viernes a través de la posdata con la que completaba una carta que ha suscrito junto a sus antecesores en la Generalitat Artur Mas y Carles Puigdemont, en la que los tres apelan a la función del Rey de «arbitrar y moderar entre poderes del Estado» para que trate de ser «una voz de conciliación y de defensa del diálogo».

A juicio de los tres remitentes de la carta, don Felipe abrió con su discurso del 3 de octubre «una herida considerable en muchos ciudadanos» y la ceremonia inaugural de los Juegos representa «una oportunidad» para «reparar y recoser» lo que provocó «la violencia, represión y persecución contra el referéndum del 1 de octubre», por lo que piden al Rey: «Aprovechad este momento y no dejéis perder la ocasión».

En la posdata de este escrito, Torra solicita al Monarca que se reúna con él en Tarragona para que le pueda explicar «cómo se siente una gran parte del pueblo de Cataluña» y, con el fin de hacer posible esta conversación, le pide que se ampare «en la lectura más abierta y democrática de la Constitución y en el rol que se le confiere al jefe del Estado».

Cuando se confirmó la presencia de Felipe VI en Tarragona el viernes, fuentes de la Casa del Rey ya precisaron que asistirá desde el palco del Nou Estadi de la capital tarraconense a la ceremonia inaugural de los Juegos Mediterráneos, programada para las 21:00 horas, y que no tenía prevista ninguna otra actividad institucional durante su estancia en la ciudad.

Don Felipe acudió a Tarragona en marzo de 2015 para presidir la constitución del Comité de Honor de los Juegos Mediterráneos, ocasión en la que elogió la colaboración entre las administraciones de Cataluña y el Estado con «unidad y responsabilidad», y regresó en mayo de 2016 para asistir a la presentación oficial de la mascota oficial de esta competición deportiva internacional.

¿Es esta maciza gogó medio desnuda la supremacista nueva consejera de Cultura de Torra?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído