Política
María Jesús Montero e Inés Arrimadas. EP

Es la clave (Elecciones Generales: El único peligro para España se llama Pedro Sánchez).

La noche de este sábado 13 de abril de 2019 ha sido sólo un aperitivo de lo que se avecina en los próximos días en los platós de las principales cadenas de televisiín del país y que, en teoría, tendrá como momento culmen el debate electoral entre los cinco principales candidatos a la presidencia del Gobierno el próximo día 23 de abril, pero ya hemos visto cosas (Inés Arrimadas se planta en TV3 con un par y machaca a la presentadora estrella de los 'indepes').

Una, muy importante, es que el PSOE no tiene respuesta para un tema crucial: el apoyo que proetarras vascos e independentistas catalanes, dan al socialista Pedro Sánchez para que pueda seguir en La Moncloa (Los 'golpistas' de JxCat, sentados en el banquillo del Tribunal Supremo, ofrecen su apoyo al socialista Sánchez).

En LaSextaTV, que es territorio podemita casi siempre o socialista de vez en cuando, Inés Arrimadas demostró ayer lo que vale.

La cabeza de lista de Ciudadanos por Barcelona al Congreso de los Diputados se impuso con claridad, exigiendo al PSOE que "saque de dudas a millones de votantes" y "diga la verdad sobre sus intenciones" después del 28-A.

Reprochó Arrimadas el apoyo divulgado por el separatismo a un hipotético nuevo gobierno de Pedro Sánchez y emplazó tajante a los socialistas a que aclaren si librarán de la cárcel a los presos independentistas del procés llegado el caso:

"Huele a indulto y lo saben.. .vais a indultar a los líderes independentistas".

Los cuatro principales partidos con representación parlamentaria se han visto las caras por primera vez tras el inicio de la carrera electoral en un debate en el que, además de las candidatas naranja y popular, también han participado María Jesús Montero (PSOE) e Irene Montero (Unidas Podemos).

La ministra de Hacienda ha sido el blanco de los ataques del resto de candidatas durante buena parte de la noche.

La portavoz de Podemos en el Congreso ha reprochado la "falta de valentía" del PSOE para "ir más allá en las reformas sociales propuestas", mientras que las representantes de PP y Ciudadanos han aprovechado el escaparate que da la televisión para recordar que Sánchez "pactó con los golpistas y lo volverá a hacer indultándolos".

Montero, sabiéndose acorralada, calificó de "falta de respeto" el hecho de que "antes de que haya una sentencia ya se esté hablando de indultos", arremetiendo contras sus oponentes políticas por "trasladar a los ciudadanos la crispación política".

Además, la candidata socialista al Congreso por Sevilla desmintió que el PSOE haya pactado alguna vez con los partidos independentistas: "La mejor prueba son estas elecciones, convocadas por la negativa del nacionalismo a apoyar nuestros presupuestos".

Frente a ello, Arrimadas aprovechó la ocasión para enumerar una a una las veces que, a su juicio, el gobierno de Pedro Sánchez ha cedido ante el separatismo: "el presidente de su partido ha levantado el control de cuentas al Govern, ha dejado que se reabrieran las 'embajadas' de Cataluña en el exterior, ha pasado por alto el informe de la Inspección de Educación confirmando el adoctrinamiento en las aulas, ha mirado hacia otro lado con la propaganda independentista que inunda la comunidad y ha aceptado la figura del relator".

 Uriarte se unió al carro de Arrimadas y reprochó a Montero que con los únicos que quiera pactar Pedro Sánchez sea con Podemos y los independentistas:

"Lleva desde agosto sin querer hablar con Casado y, sin embargo, quiere pactar con los golpistas catalanes".

Por su parte, Irene Montero, menos histética que en otras ocasiones y en segundo plano respecto a sus oponentes, centró su estrategia en motrar la "sobreactuación" de la derecha y en predecir lo que, en su opinión, le depara a España si gobierna el "trío de Colón".

Economía

En el turno de propuestas económicas, Arrimadas aseguró que el país "necesita contratos estables y dignos. Algo que no se consigue ni con lo que ha hecho el PSOE ni el PP".

La candidata socialista salió de nuevo en defensa de su partido para achacar a la crisis mundial de 2008 parte de la culpa del decrecimiento económico que ha atravesado España en los últimos años.

Uriarte defendió la gestión del Partido Popular bajo el Gobierno de Mariano Rajoy y criticó a los socialistas que negaran la crisis "hasta el último día en que llegó el PP al Ejecutivo y sacó a España de la caída libre". Además, apeló a la ministra para que "reconozca los signos de desaceleración de la economía" y "deje de subir impuestos".

Cruce de acusaciones también entre PP y Cidudanos, visible a lo largo de todo el debate, a quien Uriarte volvió a pedir que se "aclaren" y aseguren a los españoles si van a pactar o no con el PSOE.

La candidata naranja, por su parte, evadió la respuesta y se limitó a pedir al PP que hiciera "autocrítica", en referencia a la subida de impuestos que llevaron a cabo los populares:

"Fue la mayor de la historia".

El enfrentamiento entre bloques continuó con la acusación de Irene Montero al PSOE, de quien dijo que "la única política de empleo que ha hecho ha sido bonificar a las empresas con el dinero público que, según el Banco de España, significa un peso muerto para la economía".

Montero, que recurrió en numerosas ocasiones a la consulta de la "Constitución" que presentó Podemos el pasado 9 de abril con sus principales propuestas electorales, tiró de argumentario para retar a la ministra a que la próxima reunión del pacto del Toledo sea a puerta abierta para que los ciudadanos vean "quién quiere que la edad de jubilación sea a los 67, quién introducir el factor de sostenibilidad o quien privatizar las pensiones".

Uriarte volvió a tomar la palabra para afirmar que "el PSOE va a ganar a los rusos y a Trump en 'fake news'" porque, dice, "el único que ha votado por la congelación de las pensiones ha sido Pedro Sánchez", en referencia a las palabras de la ministra de Hacienda, que acusó al PP de esquilar el sistema de la Seguridad Social.

Ver esta publicación en Instagram

El procés es una historia de vividores y de chiringuitos. Hoy en el pleno hemos hablado de uno de esos chiringuitos infames: la supuesta “Oficina de Derechos Civiles y Políticos”, aunque se podría llamar perfectamente Oficina de Defensa del Govern Separatista. Al frente han puesto a un radical y vividor del procés, que cobra 90.000 € del dinero de todos y que se dedica a señalar y a perseguir a los catalanes constitucionalistas que quitan lazos amarillos (que, además, son de plástico contaminante). Le he dicho al separatismo que nos añada a mis compañeros y a mí en esa lista negra, porque es una vergüenza que los espacios públicos de Cataluña estén llenos de propaganda separatista. Que el Gobierno de España mire para otro lado es una infamia. Por eso el #28A vamos a por todas y vamos a Gobernar. #VamosCiudadanos

Una publicación compartida de Inés Arrimadas (@inesarrimadas) el 11 Abr, 2019 a las 10:21 PDT

Cataluña

El conflicto catalán elevó el tono del debate y recrudeció las acusaciones entre las candidatas. No obstante, aquí la posición de cada partido no dejó lugar a dudas, coincidiendo la postura firme de Ciudadanos y el Partido Popular en acusar al PSOE de pactar con los que quieren "destruir España".

Uriarte afirmó que "el problema del PSOE es que dialoga con los golpistas y no con los españoles que respetan el marco constitucional". Recordando, además, el escrache que esta semana sufrió la número uno del PP por Barcelona al Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, al intentar acceder a la Universidad Autònoma de la ciudad condal para dar una conferencia.

"¿Qué concepto de diálogo tiene el PSOE?" se ha preguntado Arrimadas, en referencia a la inexistencia de contacto entre la todavía presidenta del partido naranja en Cataluña cuando estaba en la oposición y el presidente del Gobierno.

"La única garantía de que llegue la democracia y la libertad a Cataluña es que gobierne Ciudadanos".

Montero, leyendo una nota manuscrita con artículos de la Constitución del 78, apeló a la diversidad de España para "reconciliar y saber perdonar" a los adversarios políticos.

"Para lograr ese objetivo es imprescindible que señores como Oriol Junqueras no se enfrenten a 25 años de cárcel por un ejercicio de desobediencia masivo".

Arrimadas aprovechó el momento para echarle en cara una de las imágenes del día: Pablo Iglesias ondeando la bandera independentista de Canarias.

"¿Esa es la fraternidad que buscan?", preguntó ante una Irene Montero incapaz de controlar su risa nerviosa.

Arrimadas no cesó en su empeño de intentar sonsacar a una impasible María Jesús Montero si iba o no a indultar a los presos separatistas una vez recaiga sobre ellos una sentencia firme del Tribunal Supremo:

"Huelo a indulto y, si me equivoco, dígalo claro para que todos nos enteremos señora Montero, dígalo si no lo van a hacer".

Silencio fue la respuesta que recibió.

Irene Montero intentó echar un capote a su socia de gobierno y recordó en este sentido que "el Partido Popular ha concedido más indultos que nadie en democracia".

La supuesta trama de espionaje a Podemos para desprestigiar al partido bajo la administración de Rajoy centró el tramo final del debate, en el que María Jesús Montero aseguró que todo se orquestó "para que el PSOE no gobernara", apelando a la Justicia para que resuelva el caso y haga pagar a los responsables.

Las palabras de la ministra no pasaron desapercibidas para a la líder de Podemos, que atacó a Montero por decir que la trama iba contra ellos cuando "todos los españoles saben que era en contra de Podemos".

Ha recordado, además, que el objetivo de las "cloacas del Estado" era fabricar noticias falsas para que "la gente votase bien", denunciado un "entramado entre las principales empresas de este país, el Gobierno y la policía corrupta para evitar que Podemos ganase las elecciones".

Uriarte se dio por aludida y calificó de "sorprendente" que se acusase al PP cuando los datos que se conocen hasta ahora "apuntan al PSOE", en referencia a la dimisión del número dos de comunicación de La Moncloa por estar presuntamente implicado en el caso.

"Imagínense en el Ministerio del Interior a Podemos, que siempre que puede se coloca en contra de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado".