LAS COSAS DEL GOBIERNO SOCIALISTA Y SUS AMIGOS

Los independentistas de ERC y PDECat atornillan a Pedro Sánchez con los presupuestos

Los independentistas de ERC y PDECat atornillan a Pedro Sánchez con los presupuestos
Pedro Sánchez (PSOE). EP

Se le esta poniendo todavía más crudo al ‘okupa’ Pedro Sánchez (Los golpistas catalanes presos son vecinos de ‘maco’ de Rato y Bárcenas).

Un ministro socialista dijo la semana pasada que en la negociación de los Presupuestos, como en todas las relacionadas con el independentismo, había que diferenciar entre dos planos: «El racional y el emocional».

Desde el punto de vista racional, dijo, tanto ERC como el PDECat negociarían las cuentas públicas, porque incluyen relevantes mejoras sociales y aumentan la inversión en Catalunya.

«Pero hace años que el independentismo no ve la política en términos racionales».

La plasmación de esta actitud, a ojos del Gobierno, se dio este lunes. Los republicanos anunciaron una enmienda a la totalidad de los Presupuestos.

Los posconvergentes no fijarán posición hasta el viernes, pero plantearon condiciones que el Ejecutivo rechaza.

Ambos movimientos condenan las cuentas al fracaso, y ahora Pedro Sánchez se ve obligado a situarse frente al adelanto electoral, un escenario que rechaza desde que llegó al Gobierno.

En la Moncloa siempre habían considerado «difícil» que ERC y el PDECat aprobaran los Presupuestos, todavía más al calor del juicio al ‘procés’ que comenzará el próximo 12 de febrero, pero confiaban en que los independentistas, al menos, permitieran su tramitación, dando al Ejecutivo un oxígeno de varios meses.

Pero las cuentas no salen. Si se confirma el veto de los republicanos, las enmiendas a la totalidad serán apoyadas mayoritariamente, con los 178 escaños del PP y sus satélites territoriales, Ciudadanos y ERC. A esa cifra habría que sumar los ocho diputados del PDECat.

«Si no se aprueban los Presupuestos, habrá elecciones en el 2019. Eso es lo que tiene el presidente en la cabeza», dijo el pasado martes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El Gobierno Sánchez todavía no tira la toalla. Cree que hasta el 13 de febrero, un día después del comienzo de la vista en el Tribunal Supremo, cuando las cuentas pasarán su primer y quizá único examen parlamentario, se pueden «acercar posiciones».

Pero al mismo tiempo reconoce que el margen es muy escaso, porque ERC pide «movimientos» que pongan fin a la «represión contra el independentismo» y negociar el «derecho de autodeterminación», mientras el PDECat reclama que a las reuniones entre el Ejecutivo y la Generalitat asista también un «mediador neutral».

Los socialistas instalados en La Moncloa, a los que les viene fatal el inicio del jucicio a los golpustas catalanes este 12 de febrero. no pueden reralizar ninguno de estos gestos sin asumir el riesgo de terminar en el banquillo como prevaridaores.

«Supeditar el voto a cuestiones que no dependen del poder ejecutivo, sino de otros como puede ser el judicial, está fuera de todo sentido común», dijo la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet.

Sánchez podría hacer coincidir las generales con las autonómicas, municipales y europeas del próximo 26 de mayo, el llamado ‘superdomingo’, pero los líderes territoriales socialistas rechazan una convocatoria de este tipo y el propio presidente, según señala Juan Ruiz Sierra en ‘El Periódico de Catalunya’, tampoco la contempla.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído