Celaá se lleva el zasca de su vida después de largarse a Bilbao en pleno estado de alarma en Madrid.

PABLO RUZ RECUERDA LA PILLADA A LA TITULAR DE EDUCACIÓN ANTES DE QUE ENTRASE EN VIGOR EL ESTADO DE ALARMA

Troleo de altura de un senador del PP a la ministra Celaá: «Esta tarde sale un vuelo a Bilbao, cójalo y dimita»

La titular educativa sacó las uñas ante el meneo del político conservador en la sesión de control al Gobierno

La ministra de Educación del Gobierno socialcomunista va a tener más de un problema para digerir su viaje a Bilbao.

Isabel Celaá era pillada el 9 de octubre de 2020 saliendo a toda prisa del Consejo de Ministros para dirigirse al aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas y coger el vuelo hasta la capital vizcaína.

La excusa esgrimida por la titular ministerial era que había sufrido un cólico y que tenía que ser vista por su médico de cabecera, como si en todo Madrid no hubiese un galeno que pudiese haber visto a Celaá.

La responsable estatal de Educación pensó que la polémica de su desplazamiento hacia Bilbao minutos antes del inicio del estado de alarma en la capital de España había quedado olvidado.

Craso error. En la sesión de control al Gobierno de Sánchez en la Cámara Alta, el senador Pablo Ruz Villanueva, del Partido Popular, sacó a colación el viaje de marras exigiendo a la par la dimisión de la ministra por su pésima gestión al frente del departamento educativo:

Mire, le voy a pedir brevemente un favor. Hace unas semanas usted, le deseamos que se recupere pronto, cogió un vuelo a Bilbao para recuperarse de una afección estomacal. De corazón creeemos y queremos que usted tenga una buena recuperación. Sí, a Bilbao. Bien, no voy a hacer como, si me permiten sus señorías, como harían otros. Le voy a pedir un favor directamente. Esta tarde, a las 19:30 horas, sale un vuelo a Bilbao, cójalo, dimita y, por el bien de todos, deje el ministerio en manos de alguien capacitado para sacar adelante una ley, una acción educativa buena para el conjunto de los españoles. ¡Muchísimas gracias!

La titular del Ministerio de Eduación saltó como si la hubieran pinchado en salva sea la parte y sacó su lado más arisco y chulesco:

Señor Ruz, yo ya le conozco a usted. Fíjese, me manda usted a Bilbao. Yo a Bilbao voy cuando quiero, señor Ruz, por supuesto. Pero mire, pero mire usted, voy porque es mi casa. Perdone señor Ruz, yo a Bilbao voy cuando quiero porque es mi casa, pero le voy a decir otra cosa, incluso con lo desagradable que usted quiera ofrecerse es este foro, usted me manda a mí salir, pero yo incluso le permito que esté entre nosotros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído