Más de 150 militantes y 42 familiares consiguieron empleo

El PSOE o «Enchufes Estepona S.A»

El alcalde socialista colocó a dedo a la mitad de los afiliados

El concejal de Seguridad Ciudadana, intercedía para que «chicos jóvenes, contratados a dedo a través de las empresas municipales, ejercieran las funciones propias de la Policía Local

Dicen que quien no coloca a un hermano es que no tiene corazón, pero lo de Estepona es para el Libro Guinness de los Records.

Y también que los que no se hace por la familia no se hace por nadie. Buena prueba y luminoso ejemplo es el actual presidente del Senado, el veterano socialista Javier Rojo, que se las ha arreglado para que su hija se vaya casi de rositas.

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que investigan la trama de corrupción urbanística en Estepona, citaron a declarar hace un año en calidad de imputada a la técnica municipal Patricia Rojo.

Abogada de profesión, Patricia Rojo entró a trabajar en el Ayuntamiento en 2005. Tras las elecciones de 2007, el actual concejal de Urbanismo, Rafael Duarte, la nombró coordinadora del área de Urbanismo.

Sus subalternos y el alcalde han sido «empitonados» pero a ella ni la esposaron, ni la fotografiaron ni parecen haberle echado nada encima. Y eso que era de las «enchufadas» y tenía responsabilidades muy concretas en la «trama» urbanística.

OFICINA DE BUEN EMPLEO

El Ayuntamiento de la localidad malagueña se convirtió durante la gestión del socialista Antonio Barrientos en un «multiplicador» donde enchufar a familiares, afiliados al partido y otra serie de personas que votarían al PSOE a cambio de un puesto de trabajo.

Una forma de perpetuarse en el gobierno y afianzar el poder de la corporación ante algunas voces discordantes.

El informe de la Policía Nacional, adjuntado al sumario del «caso Astapa», es estremecedor:

«Durante el tiempo de intervención de los distintos teléfonos utilizados por personas vinculadas al Ayuntamiento de Estepona, se han producido múltiples conversaciones con alusiones a contrataciones de personal en el ayuntamiento y empresas municipales, llevadas a cabo sin ningún tipo de concurso, sino por distintos intereses de las personas responsables del Consistorio. Así se han contratado a familiares, amistades, afiliados a los partidos del equipo de Gobierno, personas a las que se le deben favores…»

Las intervenciones telefónicas realizadas a los miembros de la corporación Manuel Reina, José Flores, Francisco Zamorano o José Ignacio Crespo evidencian esta práctica irregular y continuada.

Éste último, que fue concejal de Seguridad Ciudadana, intercedía para que «chicos jóvenes, contratados a dedo a través de las empresas municipales, ejercieran las funciones propias de la Policía Local:

«Son enchufados en las municipales con la categoría de Auxiliar de Policía».

Las indagaciones de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) también se centraron en los afiliados al PSOE.

Tras obtener los listados correspondientes, no sin pocas dificultades, comprobaron que casi el 50 por ciento de ellos estaban trabajando en el ayuntamiento, o en alguna de sus empresas, sin haber pasado el correspondiente proceso de selección o con concursos dudosos.

CUPOS POR PARTIDOS

«En las investigaciones llevadas a cabo, se ha detectado, con los datos de los que en la actualidad se dispone, que al menos 120 afiliados de los 315. están o han estado prestando servicio en las empresas municipales. Igualmente se ha constatado que al menos. 42 familiares directos de afiliados del PSOE han sido contratados para prestar servicios en las empresas municipales».

En el sumario se deja claro que estas cifras podrían ser mayores porque únicamente se han analizado las relaciones directas.

Estas contrataciones se encubrían, generalmente, a través de la figura de los cargos de confianza:

«Pactaban, tras las elecciones, el número de cargos de confianza que querían cada partido político que han hecho coalición, aprovechando para contratar a familiares y amigos».

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído