Rubalbaca y Tomás Gómez sellan su unión en la proclamación de Lissavetzky

Rubalbaca y Tomás Gómez sellan su unión en la proclamación de Lissavetzky
. EFE/Archivo

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el secretario general del PSM, Tomás Gómez, han sellado hoy su unión para ganar Madrid en el acto de presentación de la candidatura a la alcaldía de Jaime Lissavetzky, al que han asistido más de 600 militantes y el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez.

«¡Alfredo, contamos contigo, te queremos en Madrid trabajando!», le pedido Gómez a Rubalcaba, y éste se ha comprometido a «dar la cara» con él.

Tras su enfrentamiento en las primarias del PSM, en las que el ministro apoyó la candidatura de Trinidad Jiménez, el propio Rubalcaba ha reconocido el «morbillo» que tenía hoy su primer mitin con Gómez.

«Alfredo, tenía muchas ganas de que tuviéramos este acto juntos, tú y yo aquí en Madrid, porque si alguien es capaz de volcarse con intensidad en aquello en lo que cree ese es Alfredo Pérez Rubalcaba, ¡Vamos, Alfredo, que doy fe! y os digo que Alfredo se ha comprometido con la máxima intensidad», ha afirmado Gómez.

El ministro ha respondido: «a los dos nos gusta decir lo que pensamos, decirlo con franqueza, nos gusta dar la cara, que es una forma de entender la política, y por eso estoy cómodo con él y por eso sé que va a dar la cara por ser presidente de Madrid. Él dará la cara y yo con él».

Rubalcaba, no obstante, ha apuntado que la «ilusión de su vida es volver a ver un socialista en el Ayuntamiento de Madrid», y ha avanzado que a partir de ahora se les va a «ver mucho juntos» a los tres: «no sé si vamos a ser un buen trío», ha bromeado.

En su intervención, Lissavetzky ha arremetido contra la «pésima» gestión del «alcalde de la deuda», Alberto Ruiz-Gallardón, y se ha mostrado convencido de que éste vive, con sus «aires de grandeza», está en una «realidad virtual» y «no se entera de lo que está pasando».

El secretario de Estado ha dicho quiere ser el «alcalde de las soluciones» y no el «alcalde de la deuda», el «alcalde moroso» o el «alcalde despilfarrador».

A su juicio, hay que «pedir responsabilidades» a Alberto Ruiz-Gallardón sobre todo por su «desmedida deuda» y «hay que decir alto y claro que esa pésima gestión condena Madrid a una situación de enorme dificultad durante mucho tiempo».

Ha reconocido además que los socialistas no tienen una «receta mágica para tapar el agujero financiero y social que ha generado el alcalde», al que ha comparado con los «malos equipos» que echan la culpa al árbitro o al estado del césped cuando pierden tras jugar un mal partido.

También Rubalcaba ha criticado la gestión de Ruiz-Gallardón y ha aprovechado el lema de la «buena» campaña que hizo hace unos años el Ayuntamiento de Madrid «¿qué pasaría si nunca pasase nada?» para preguntarse «qué hubiera pasado si Ruiz-Gallardón no se hubiera gastado el dinero que no tenía».

En respuesta a ello, ha dicho que los madrileños pagarían menos tasa de basura, porque, a su juicio, en la actualidad «se paga una tasa como si no se hiciera otra cosa en todo el día que generar basura».

Rubalcaba también ha hecho hincapié en pedir que nadie se «deje engatusar» y ha aseverado que «la deuda de Gallardón es de Gallardón y de nadie más, ni de los madrileños, ni del Gobierno».

Por su parte, Tomás Gómez se ha volcado en defender el Estado del bienestar, los servicios públicos y el modelo socialdemócrata como alternativa a la crisis, y ha sostenido que «no podemos estar en manos de los especuladores».

Ha asegurado que el próximo 22 de mayo se va a librar un «batalla ideológica» en Madrid y ha reclamado a la presidenta Esperanza Aguirre «menos frivolidad, menos política del corte de 20 segundos de radio y 15 segundos en televisión».

Tras explicar que Aguirre va a reclamar a Renfe por un retraso que sufrió en el AVE, se ha preguntado qué pasaría si todos lo que no tuviesen una plaza en una escuela infantil o en una residencia o estuvieran en lista de espera sanitaria «le pidieran una indemnización a la Comunidad de Madrid».

Tomás Gómez, continuamente aclamado por lo suyos como «presidente, presidente», ha avanzado que va a hacer una campaña «de valores y de principios» y de «defensa de lo colectivo frente a lo individual», y ha subrayado que su «apuesta fundamental para Madrid» es mejorar la Educación y la Sanidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído