Rubalcaba y Tomás Gómez escenifican el fin de las diferencias y adelantan que se les verá mucho juntos en la campaña

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el secretario general del PSM, Tomás Gómez, han escenificado este domingo en la presentación oficial de Jaime Lissavetzky como candidato a la Alcaldía de Madrid el fin de las desavenencias entre ambos, surgidas a raíz del proceso de primarias en el PSM, adelantando que a partir de ahora se les verá «mucho juntos», con la vista puesta en las elecciones del 22 de mayo.

«Nos van a ver mucho juntos. No sé si les va a gustar, pero nos van a ver mucho juntos», ha afirmado Rubalcaba. Querían dejar atrás cualquier atisbo de problema entre los socialistas y lo han hecho en el primer acto público que ambos políticos compartían tras el proceso interno de octubre, el que Gómez se impuso a la ministra Trinidad Jiménez, apoyada por el aparato del partido, entre ellos el ministro del Interior. Los dos han recurrido a los halagos para tratar de escenificar esa sintonía que tanto reclaman para poder llegar fuertes a las urnas.

El primero en echar ‘flores’ ha sido el líder de los socialistas madrileños, que ha destacado del vicepresidente que es un «hombre que piensa lo que dice, que dice lo que piensa y que hace lo que dice», además de «gente seria que genera confianza y seguridad en las instituciones». También ha adelantado que cuentan con él en la campaña electoral.

«Alfredo se ha comprometido con la máxima intensidad porque le hemos pedido los socialistas madrileños que nos ayude a recuperar el Gobierno de Madrid y del Ayuntamiento de Madrid», ha manifestado en el centro de Convenciones del Hotel Meliá Castilla ante un nutrido grupo de socialistas y simpatizantes, más de 600, según la organización.

Luego le ha tocado el turno a Rubalcaba, que ha mostrado su convicción de que Gómez va «a dar la cara» para convertirse en el jefe del Ejecutivo madrileño. El ministro ha manifestado que junto a Gómez, con el que ha dicho sentirse «muy cómodo», estará él.

«A Tomás y a mí nos gusta dar la cara. Por eso estoy muy cómodo con él, y por eso sé que va a dar la cara por ser el presidente de la Comunidad de Madrid, y por eso le digo que él dará la cara, y yo, con él», ha afirmado.

UNA POLITICA DE PERSONAS

Finiquitado este primer encuentro público –del que Rubalcaba ha dicho que era conocedor del «morbo» que generaba–, le ha tocado el turno al protagonista del día, Jaime Lissavetzky y su puesta de largo como candidato socialista a la Alcaldía de Madrid. El secretario de Estado para el Deporte ha centrado su discurso en lo que va a hacer en el Consistorio, una política de «personas» y no de infraestructuras, como hace el PP, y en su crítica abierta contra Alberto Ruiz-Gallardón.

«Parece mentira que un Gallardón enfurruñado juegue al victimismo cuando no practica el diálogo y no asume responsabilidades», ha sostenido Lissavetzky. El candidato a la Alcaldía ha defendido que «no se puede echar la culpa de la deuda de Madrid al presidente del Gobierno», ya que quien ha endeudado a la capital en los niveles actuales es el ‘popular’ por pensar «en infraestructuras pero no en las personas» por sus «aires de grandeza».

«No se puede insultar ni increpar al presidente del Gobierno en público, como pasó en el desfile del 12 de octubre, amenazar con ir a los tribunales cuando debería estar agradecido porque el Gobierno ha invertido en Madrid más de 900 millones de euros con el Plan E y un 40 por ciento más que con los gobiernos de José María Aznar», ha añadido.

Por último, Lissavetzky ha pedido la unión de todos los socialistas en el que ha definido como «el acto político más importante de su vida», su presentación como candidato a la Alcaldía de Madrid. Todo ello ante un auditorio que se ha quedado pequeño para las más de 600 personas presentes, entre las que se encontraba el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, la portavoz en la Asamblea, Maru Menéndez, el presidente de la FEMP y alcalde de Getafe, Pedro Castro, las diputadas Ruth Porta y Matilde Fernández y los concejales Oscar Iglesias, Pedro Zerolo, Daniel Viondi, Almudena Fernández o Dolores del Campo.

Ante tal afluencia de asistentes, muchos de ellos han tenido que conformarse con seguir las intervenciones desde la sala habilitada por la organización para la prensa. Esto ha provocado ciertas tiranteces entre los informadores al no poder seguir el mitin desde la misma sala en la que se pronunciaban los discursos perdiéndose, de este modo, el ambiente que se respiraba en el primer encuentro entre Rubalcaba y Gómez tras las primarias.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído