Bono y Carrillo despiden a Enrique Curiel en un acto de homenaje a «los comunistas que tanto hicieron por la libertad»

El presidente del Congreso, José Bono, y el exsecretario general del PCE Santiago Carrillo han intervenido en el acto de despedida brindado a Enrique Curiel por sus familiares, amigos y compañeros, y que ha servido para homenajear a «todos los comunistas que tanto hicieron por la libertad».

El madrileño Tanatorio de La Paz ha sido el lugar donde se ha desarrollado la emotivo despedida del ex vicesecretario general del PCE y ex parlamentario del PSOE Enrique Curiel, quien falleció la madrugada del miércoles a los 63 años. Sus restos mortales serán trasladado a su ciudad natal, Vigo, donde será enterrado.

A la despedida han asistido, entre otros, los ministros Ramón Jáuregui, Leire Pajín y Rosa Aguilar; el presidente del Senado, Javier Rojo; políticos como Gaspar Llamazares, Eduardo Madina, Txiki Benegas o Jaime Lissavetzky; y amigos y compañeros como Cristina Almeida o Rodolfo Martín Villa.

Bono, que ha trasladado a la familia el pésame del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha destacado que Curiel era una persona «auténtica, soñadora e inocente» –«lo engañó quien quiso», ha dicho– y ha lamentado que «no se hiciera justicia» con su compañero, al que conoció en la etapa del PSI. «Pudo hacer más cosas, y mejor, que lo que otros hemos sido», ha apostillado.

El presidente del Congreso ha desvelado que unos días antes de fallecer, Enrique Curiel le reconoció que no tenía dinero ni para pagar las curaciones médicas para combatir su enfermedad, lo que ha aprovechado Bono para reprochar que algunos «demagogos» sostengan que «todos los políticos son iguales».

Según Bono, Curiel forma parte de los comunistas españoles que quedarán en la memoria colectiva por su «ejemplo de dignidad», y sin los que «no se hubiese podido acabar con la dictadura». Una generosidad, ha añadido, que también se dio en algunos hombres y mujeres del régimen de Francisco Franco.

Tras dar las gracias al PCE, Bono se ha dirigido específicamente a Santiago Carrillo. «Con tu vida», le ha dicho, «representas a muchos de los que murieron por esa causa». El presidente del Congreso ha leído fragmentos de una carta que le envió Curiel en octubre de 2008, molesto por que le criticaran por reclamar que quisiera encontrar los restos de un familiar fusilado durante la Guerra Civil. «La indignidad cuando desenfunda no tiene límites», le escribió Curiel a Bono.

«DESPEDIDA DE LOS VIEJOS CAMARADAS»

Carrillo, que ha despedido a Enrique Curial «en nombre de los viejos camaradas», ha lamentado que éste haya fallecido «cuando todavía podía haber hecho muchas cosas» debido al «injusto reparto de la salud». El veterano político ha recordado la primera vez en la que coincidieron en una reunión en París con jóvenes comunistas. «Era un muchacho grande, bello, entusiasta, de gran claridad y fuerza», ha recordado.

Según el exdirigente del PCE, Curiel padeció el mismo «drama» que muchos de los miembros de su generación que tuvieron «dificultad para ubicarse políticamente» con la llegada de la democracia. «Siempre mantuvo las mismas ideas», ha continuado, «ha vivido como un político honesto sin haber metido la mano nunca en algún lugar peligroso».

«No lo olvidaremos nunca», ha concluido Carrillo, «hoy tenemos una lágrima en los ojos por su prematura desaparición».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído