Las contradicciones medulares.

MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Parece increíble pero todo lo que pasa trabaja en contra de la izquierda, sobre todo socialista, y a favor de la derecha. Porque esto sucede sin especiales méritos por parte de Mariano Rajoy y su partido, que no se han esforzado en nada y para nada, con la excepción del machacamiento a Zapatero y al PSOE y últimamente sobre todo al candidato Rubalcaba. El colmo ya es que en el pacto entre Gobierno y PP, los prohombres y promujeres de éste último han asegurado, faltando a la verdad, que el candidato socialista no ha influido para nada en el pacto ni en las modificaciones de los planteamientos iniciales.

Parece mentira también que el PSOE se haya dedicado a la pelea interna, mientras que el Gobierno se manifestaba más cercano y coincidente con el PP que con su propio partido. Zapatero todavía no ha explicado los porqués reales de su radical cambio de postura de hace una semana, ni la ausencia de consultas a los suyos cuando ya pactaba con Rajoy, ni la vertiginosidad de la reforma constitucional, ni el alejamiento de su programa y de sus convicciones.

El debate este martes de la toma en consideración parlamentaria de la reforma ha sido el escenario del sinsentido, de las contradicciones medulares, del desgarramiento de la izquierda y de la entrega a los intereses de la derecha española y europea. Yo no sé quién ni por qué se siente feliz en el Gobierno por estas operaciones insensatas. Tampoco entiendo por qué se trabaja, a tres meses de las elecciones generales, en contra de los intereses de la izquierda y, desde luego, del candidato socialista a la presidencia del Gobierno. ¿Es que no veían lo que sucedería, con las grandes protestas en la calle, con la otra izquierda, con el 15-M, con los sindicatos encrespados? ¿Pero qué necesidad tenía Zapatero de todo esto, que arruina las últimas posibilidades de Rubalcaba y del PSOE para la jornada electoral del 22-M? ¿De qué va a servir? ¿Quién se lo va a agradecer? Otra cosa es que el poder del PP vaya a conseguir superar con éxito la tempestad que se avizora desde los inicios de su mandato. Pero ésta es otra historia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído