PP se marca como objetivo recuperar el peso y el respeto de España en el mundo, tras ordenar la situación interior

El Partido Popular se ha marcado como uno de los objetivos de su programa electoral recuperar el peso y el respeto de España en el mundo, pero advierte que esto pasa por ordenar la situación interior, para poder recuperar la «reputación» en el exterior.

Esta ese la principal conclusión que se extrae de la mesa sobre «Política europea y proyección exterior» que ha tenido lugar esta tarde en el marco de la Convención Nacional del PP, que se celebra desde hoy y hasta el sábado en Málaga.

En ella han participado, además del coordinador del programa electoral, Baudilio Tomé, el coordinador de relaciones internacionales, Jorge Moragas, el director del PP en el Exterior, Alfredo Prada, el presidente del Comité Electoral Nacional del PP, Miguel Arias Cañete, el secretario nacional de Nuevas Políticas del PP, Gonzalo Robles y el presidente de la Internacional Demócrata de Centro, Pierferdinando Casini.

«España está desaparecido» de la escena exterior, así de rotundo se mostró Casini en su intervención, que cerró la mesa sobre política exterior. Recordó que hace ocho años, cuando Aznar estaba en el Gobierno, España era una realidad emergente en Europa. Pero afirmó que cuando los gobiernos son débiles, sólo piensan en los problemas internos y no en la política internacional.

No obstante, apostó porque esto cambie con la llegada de Mariano Rajoy al Gobierno, a quien deseó una gran victoria y aunque admitió que «no será fácil», si confió en su «seriedad y prestigio» que, según dijo, son conocidos por todos los demócratas de centro.

Este diagnóstico fue compartido por Baudilio Tomé, Jorge Moragas y Miguel Arias Cañete, quienes apostaron porque España recupere el prestigio perdido, vuelva a «contar» y sea la mejor plataforma para invertir.

No obstante, y tal y como explicó Jorge Moragas, para que eso suceda es necesario ordenar la situación interna. «La recomposición de la reputación exterior comienza en casa», apostilló.

Además, consideró necesario que la política exterior española sea previsible, no de bandazos, se base en grandes consensos y quede al abrigo de las circunstancias de la política interna. También ve necesario una oposición centrada, sensata y alejada de las tentaciones del radicalismo, en referencia al PSOE, al mismo tiempo que ofrecía voluntad de consenso por parte del PP.

En cuanto a las relaciones con EEUU, saludó el principio de acuerdo del Gobierno español para que Rota sea la base naval del escudo antimisiles, lo que significará ser sede permanente de cuatro fragatas. Se trata, según dijo, de un «salto cualitativo» en una relación que siempre «hemos considerado estratégica».

Según Moragas, parece que Zapatero ha entendido ya que esta es una alianza importante y no la de las civilizaciones. En su opinión, el presidente del Gobierno ha hecho un ejercicio de «contorsionismo político», pero que es «bueno para España». «Bienvenidos al mundo real», exclamó.

Miguel Arias Cañete apuntaló estos planteamientos y afirmó, parafraseando a Aznar, que los socialistas «nos han salido muy caros también en política exterior». Así, recordó lo fácil que era en la época de Aznar entablar relaciones con otros países por el respeto que le tenían a España y la importancia de tener un presidente que era un «duro negociador» en las cumbres europeas.

En su opinión, hay que recuperar ese «respeto» que tenían a España en Europa y citó algunas cuestiones que se deben negociar próximamente, como la PAC, las perspectivas económicas, desplegar gran protagonismo en la política mediterránea o negociar la representación de España en el servicio de representación exterior donde, para América Latina, España no tiene ningún representante.

Cañete cree que será una «larga tarea recuperar el peso de España en la UE», pero está convencido de que como en el pasado fue posible, en el futuro también lo será.

PRADA: ESPAÑOLES EN EL EXTERIOR, EMBAJADORES DE LA MARCA ESPAÑA

El director del PP en el Exterior, Alfredo Prada, explicó la presencia de los españoles en el exterior y el esfuerzo que ha hecho el PP por tener presencia en 2 países, donde cuenta con medio centenar de sedes. Recordó que en la actualidad hay dos millones de españoles fuera, de los que 1,5 millones tienen derecho a voto.

Apuntó que este colectivo ha crecido durante el último año a razón de 350 personas por día, bien porque hay españoles que han optado por buscar oportunidades fuera de nuestras fronteras, o porque se han acogido a la Ley de Memoria Histórica para nacionalizarse.

Se trata, dijo, de un colectivo que tiene su problemática y que debe ser atendida desde el Gobierno de España, que además, debe apoyar a todas las empresas, grandes, medianas o pequeñas que decidan apostar por la internacionalización.

En su opinión y mirando al futuro, considera que los dos millones de personas que España tiene fuera de las fronteras pueden ser embajadores de la marca España, «una nueva imagen de la marca España que tendrá con Rajoy».

GONZALO ROBLES: COOPERACION EXTERIOR SIN REGALAR LO QUE SE TIENE

Gonzalo Robles, por su parte, abordó la política de cooperación exterior que debe llevar a cabo España. Recordó que en este momento se dedican más de 4.000 millones de euros al desarrollo, después de haber reducido en 1.200 millones esta partida, que se recortó, dijo, a la misma velocidad que se había aumentado.

Dijo que España hace cooperación al desarrollo en más de 60 países y que ese han dado recursos a 107 organismos internacionales «sin ningún retorno y sin saber por qué».

Por ello, apostó realizar una política de cooperación exterior «sensata», «sin regalar lo que se tiene» y sin estar marcada por la «cantidad». Así, explicó que no se puede estar en tantos países porque ni siquiera se tiene en ellos oficinas diplomáticas. «No se puede hacer todo», exclamó y propuso centrarse en lo que se sabe hacer bien.

Además, apuntó que la visión del PP es «más amplia» que sólo la política basada en el Presupuesto nacional, y mencionó la posibilidad de la cooperación público-privada, el comercio, la libertad económica, favorecer el crédito y abrir mercados. «Sí a la cooperación al desarrollo pero mejor hecha y evaluada», concluyó.

CASINI: EUROPA DEBE HACER AUTOCRITICA

El líder de la Internacional Demócrata de Centro, Pierferdinando Casini, también abordó la necesidad de que haya una gobernanza económica europea. En su opinión, Europa debe hacer una «profunda autocrítica» porque el euro se ha convertido en una «moneda débil» ya que carece de una política económica y fiscal común.

Pero también cuestionó el planteamiento que se hace desde Italia de que la UE cree eurobonos y se preguntó por qué Alemania debe pagar que las jubilaciones en su país sean a los 60 años, mientras los alemanes se jubilan a los 65. «Nuestros países deben poner orden primero en su casa», concluyó.

SUPERCHOLLOS

¡¡¡ DESCUENTOS SUPERIORES AL 50% !!!

Las mejores descuentos de tiendas online, actualizados diariamente para tí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído