Francisco Fernández se embolsa más de medio millón de euros de la quebrada Caja España-Duero

El exalcalde socialista de León deja la política pero se queda con su millonaria prejubilación

Rubalcaba y la dirección del PSOE se tapan la nariz y dicen que es lo mejor

El exalcalde socialista de León deja la política pero se queda con su millonaria prejubilación
Francisco Fernández. EFE

Se trata de un caso más de saqueo del dinero público, aprovechando el peso que los políticos tienen en las Cajas de Ahorro

 

Más cara que espalda. El exalcalde de León Francisco Fernández anunció este 28 de octubre de 2011 que deja la política. Y lo hace forrado, porque se lleva -siendo un simple administrativo y sin más méritos conocidos que haber militado muchos años en el PSOE- embolsándose una indemnización de más de medio millón de euros obtenida por su jubilación en Caja España-Duero, que él considera «justa» y «legal».

El retiro de lujo que ha negociado el socialista Fernández, por sus 33 años de antigüedad en Caja España aún es más dorado de lo que pudiera parecer en relación con su trayectoria estrictamente profesional. Esas tres décadas de Fernández como empleado de la Caja, incluyen dos espléndidas lagunas por motivos políticos.

Se trata de dos periodos diferentes de excedencia que abarcan tres mandatos. En total, han sido 12 años los que Fernández no ha pisado la Caja como empleado.

O lo que es lo mismo, más de un tercio, un 36%, de su vida laboral se ha desarrollado fuera de la entidad por desempeño de cargo público electo.

Y para colmo, por si el asunto no fuera grave, se acaba de descubrir la existencia de préstamos por 815.000 euros de la Caja a su favor, que exceden su capacidad de pago y que, en circunstancias normales, debería devolver hasta los 90 años. De ello tendrá que dar explicaciones, pero ya a título personal.

UNA RUEDA DE PRENSA DE VERGÜENZA

Fernández ha comparecido en una rueda de prensa convocada con carácter urgente y en la que ha garantizado que no es un «sinvergüenza» y que cesa en sus responsabilidades como líder del PSL, así como en el consistorio leonés, donde era portavoz de la oposición, y en la candidatura del PSOE al Congreso por León en los comicios del próximo 20 de noviembre, donde ocupaba el número dos.

El exregidor, quien ha disculpado a los compañeros de partido que le han criticado por el cobro de «la famosa indemnización», ha acusado a los «poderosos» de haber ido a matarle políticamente y de «haber ganado esta batalla».

«Pueden sentirse satisfechos, pero estoy convencido de que hay mucha gente buena, mucha gente honesta que en su día les va a poner en su sitio».

«Lo han hecho bien, pero la verdad es que con su poder económico, mediático y político es muy sencillo hundir a una persona que lleva trabajando desde los 19 años, pero que es molesto porque no piensa como ellos y porque, además, no se arrodilla ante ellos».

También se ha dirigido a los críticos dentro de las filas socialistas, a los que ha acusado de «haber dicho lo que no tenían que decir, confundidos por tener un político que lo único que va a hacer es llevarles a la situación que viven ahora de amargura personal.

Como compañero les disculpo, pero espero que reflexionen y que entiendan que en la vida no se trata de matar a nadie, que se trata de ayudar a las personas y de ser feliz», ha zanjado.

Fernández ha argumentado que su prejubilación es «como la de muchos compañeros» y se ha preguntado por qué a él no le vale y han tenido que ir a acabar con su trayectoria política, incluso confundiendo a la opinión pública y «creando sombras» para que parezca que es un «sinvergüenza más de los que se lucran de los ciudadanos».

Emocionado, el político socialista ha subrayado que no es así y que seguirá trabajando por la ciudadanía allá donde esté, en su «casa, en la comunidad de vecinos, en el barrio, en el bar o en la biblioteca». «Se puede ser político, se puede ser a la vez persona y se puede ser feliz. Yo a partir de ahora voy a ser persona y voy a seguir siendo feliz», ha concluido.

Fernández ya compareció ayer ante los medios de comunicación para salir al paso de la controversia surgida por su prejubilación y anunció que renunciaba a la dedicación exclusiva que tiene como concejal en el Ayuntamiento de León y a su sueldo de diputado si salía elegido el 20 del noviembre.

Desde el primer momento, Fernández ha defendido la legalidad de la indemnización por ceñirse, en sus palabras, al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que la entidad llevó a cabo en su fusión con Caja Duero y sostuvo que, en ningún caso, ha estado vinculada a su condición de político, sino a la de «un trabajador más».

Horas después de anunciar que renunciaba a recibir dinero por sus cargos público, el consejo de administración de Caja España-Duero, del que él forma parte y que no había conocido hasta ayer los detalles de la indemnización, acordó estudiar la posible revocación de la prejubilación de Fernández.

Por su parte, Unicaja, entidad con la que se ha fusionado Caja España-Duero, ha evitado pronunciarse sobre este asunto.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído