Tiene que devolver un millón de euros al Banco Popular

Tomás Gómez ‘justifica’ que la Asamblea de Madrid tenga que rescatar al PSM atacando al PP por tener sus cuentas en orden

No tiene para las nóminas de su personal, pero sí para un viaje a Argentina pagado por el partido

Tomás Gómez reprochaba el lunes 11 de junio de 2012 al Gobierno que hubiera pedido a la Unión Europea el «rescate» del sistema bancario español. Sin embargo, él mismo había solicitado su particular rescate económico para la formación política por el liderada. Ese mismo día, La Razón informaba de que el Partido Socialista de Madrid ha tenido que pedir a la Asamblea regional un adelanto de 60.000 euros para poder pagar el sueldo al personal contratado por su grupo en el Parlamento Autonómico. A pesar de que el PSM recibe 1.130.982 euros por ejercicio, no tiene dinero para hacer frente a las nóminas de los asesores y el personal administrativo del grupo parlamentario. El secretario general de los socialistas madrileños ha optado por una peculiar defensa, atacar al PP por tener sus cuentas al día:

Solamente hay alguien en este país que no tiene dificultades financieras. Lo tienen las familias, lo tienen las empresas, lo tenemos las organizaciones. Solamente hay alguien que no tiene necesidades de financiación, que es el Partido Popular.

El rescate que ha solicitado Tomás Gómez consiste en un adelanto de 60.000 euros de la segunda entrega de la partida asignada por la Asamblea regional a su formación para el año 2012. El motivo del ruinoso estado de las cuentas del PSM es el mismo por el que Gómez convirtió a Parla en un símbolo de mala gestión cuando era alcalde de la localidad: endeudarse por encima de sus posibilidades. Gran parte del dinero público que recibe sus partido se destina a pagar el crédito de un millón de euros que le concedió el Banco Popular en el verano de 2011. Para solicitar dicho préstamo tuvo que poner como aval las subvenciones a su formación correspondiente a 2012 y 2013.

Pero no sólo tiene problemas para pagar las nóminas de asesores y personal administrativo del grupo parlamentario. Los 51 empleados del Partido Socialista de Madrid tampoco han cobrado sus nóminas de mayo, y seguramente no podrán hacerlo si la Asamblea no acude al rescate económico del grupo parlamentario. Incluso aunque cobren pronto los sueldos pendientes, el futuro laboral de estos trabajadores se presenta muy negro. El PSM puede poner en marcha un drástico recorte de personal que afectaría a un tercio de la plantilla.

A pesar de que el dinero que reciben de la Asamblea de Madrid los partidos políticos está oficialmente destinado a cubrir los gastos de funcionamiento parlamentario, no tienen que justificar en qué lo utilizan. Por esta razón, pueden gastarlo en lo que quieran. En diciembre de 2009, el PSM se mudó a unas oficinas de la Plaza de Callao por las que pagan una alquiler de 13.000 euros mensuales, una cifra con la que se podrían pagar varios sueldos sin problema alguna. Además, fuentes del propio partido citadas por La Razón han denunciado que desde que Tomás Gómez fue nombrado secretario general ha afrontado «gastos por encima de las posibilidades» de sus formación, como un viaje a Argentina durante la última campaña electoral, y aumenté el número de sus asesores en el Partido Socialista de Madrid.

No hay, sin embargo, una autocrítica pública de Gómez por estos motivos. Prefiere reprochar al Partido Popular que no tenga «dificultades financieras».

 

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído