Tizón acusa al PSOE de romper las reglas de juego y avisa que cuestionará su personal de confianza

El presidente de la Diputación de Toledo reabre el caso de la mujer del alcalde de Talavera

Esther Padilla, portavoz del PSOE toledano, nombrada a dedo no ha presentado su cese

El presidente de la Diputación de Toledo reabre el caso de la mujer del alcalde de Talavera
Edificio de la Diputación Provincial de Toledo. E.M.

El presidente de la Diputación de Toledo, Arturo García-Tizón, ha acusado a los socialistas de «romper las reglas del juego» al cuestionar el nombramiento de Pilar Clavero, mujer del alcalde de Talavera de la Reina, el ‘popular’ Gonzalo Lago, y ha avisado de que a partir de ahora él pondrá en duda «todo» el personal de confianza que nombre el PSOE.

La mujer de Lago decidió presentar su dimisión hace unas semanas tras las reacciones políticas generadas por el hecho de haber ocupado un puesto de auxiliar administrativo de libre designación, como personal de confianza junto a García-Tizón.

«Si el PSOE entra a cuestionar el personal de confianza que yo nombro, automáticamente yo entro a cuestionar todo el personal de confianza que nombre el PSOE. Se han roto las reglas del juego», ha sentenciado García-Tizón en una entrevista concedida a Europa Press.

Preguntado si de sus palabras se deduce que estaría pensando pedir la dimisión de Esther Padilla, quien también fue nombrada cargo de confianza del PSOE, ha respondido que el presidente tiene «esa posibilidad, antes y ahora». «Se han roto las reglas del juego. De momento me quedo ahí», ha añadido.

Además, ha señalado que los puestos de confianza «nunca» se han cuestionado en ninguna de las administraciones porque «el personal de confianza es eso, de confianza, y no causan ningún tipo de derechos adquiridos» ya que «cesan con la persona que les nombró y cesan cuando la persona que les nombró decide que les cesa».

«A mí jamás se me ha ocurrido cuestionar cualquiera de las personas que el PSOE ha colocado en sus puestos de confianza», ha destacado García-Tizón, quien ha defendido el nombramiento de la mujer de Lago al ser una persona válida para ese servicio. «¿Por qué no voy a nombrar a un íntimo amigo en donde yo quiero tener esa confianza?», ha agregado.

No fue una metedura de pata
García-Tizón no cree que la crítica a la mujer de Lago haya sido «una metedura de pata» de la portavoz del PSOE en la provincia, Esther Padilla, y el portavoz del PSOE en Talavera, José Gutiérrez, y que «hayan actuado por iniciativa propia» porque se trata de «dos cargos importantes», que llevan los suficientes años en política como para no incurrir en «una torpeza de ese calibre».

Es por ello que el presidente de la Institución provincial considera que estos dos portavoces recibieron instrucciones de la dirección regional y provincial del PSOE y ha asegurado que no le vale una explicación diciendo que fue «una metedura de pata».

Por último, ha dicho que si existe personal de confianza, el ciudadano tendrá que entender que un dirigente político para desarrollar su función necesita de personas en los que el grado de confianza sea «total y absoluto». «Yo no voy a convocar un concurso o una oposición» para estos puestos, de los cuales ni siquiera García-Tizón ha cubierto todos porque ha entendido que «no hace falta».

Tizón se confunde
El PSOE ha podido romper las reglas de juego, como asegura Tizón, al negarse Esther Padilla Ruiz, portavoz del PSOE toledano, a dimitir de su cargo de asesora. Padilla fue elegida por Tizón mediante el procedimiento de designación directa al mismo tiempo que lo fue la esposa del alcalde Gonzalo Lago.

Pero en realidad los que han terminado con un proceder absolutamente irregular han sido los ciudadanos que escandalizados del nombramiento de la mujer del alcalde de Talavera para ocupar un cargo de auxiliar administrativo en Toledo, en la Diputación,  han puesto el grito en el cielo.

A Tizón le podrá interesar por cuestiones internas, de partido o de ataque a la oposición, asegurar esto. Sin embargo, lo cierto es que han sido los talaveranos que a través de las redes sociales y algunos medios de comunicació, como éste, que no han silenciado este acto claramente de nepotismo, los que obligaron a Lago a dar marcha atrás y provocar la dimisión de su mujer.

El daño que ese nombramiento ha hecho a las propias filas del PP no lo arregla Tizón atacando al PSOE, ni mucho menos. Con la entrevista a una agencia de noticias intentando justificar lo injustificable, Tizón lo que hace es reabrir de nuevo un caso que aparentemente estaba cerrado y, con ello, despertar nuevamente la indignación de los talaveranos.

En realidad podría decirse que Tizón más que atacer al PSOE, lo que hace es atacer a su partido en Talavera. A los socialistas este asunto les está resultando beneficioso, pese a que el nombremiento de Esther Padilla, fue una cacicada de igual calibre que la de la mujer del Alcalde, pero eso sí, con menos repercusión social.

Todo esto viene a demostrar que aquellos nombramientos, como ya apunto este diario en su articulo «El nepotismo se abre paso en Talavera» (https://www.periodistadigital.com/talavera/opinion/2012/08/31/el-nepotismo-se-abre-paso-en-talavera.shtml), fue un pacto entre ambas formaciones para ‘colocar’ a familiares, amigos y responsables políticos, aun cuando cualquier persona con dos dedos de frente sabe que un cargo de auxiliar administrativo no es de confianza, no es de alta dirección o responsabilidad. Ese puesto lo puede desempeñar, como debería ser, uno de los miles de parados que hay en la provincia o un funcionario de la propia institución.

En cuanto a la asesora Esther Padilla, resulta igualmente escandaloso que continue desempeñando este cargo en la Diputación, máxime cuando asegura que ella ha sido elegida por su partido, no por Tizón, aunque es éste el que tiene la potestad administrativa de nombrarla, como así fue. Criticó el nombramiento de la esposa de Lago, aduciendo su falta de titulación y conocimientos, pero olvidó decir que ella estaba ahí ocupando un puesto perfectamente prescindible. Ella jamás actuará como asesora de Tizón, que sobre el papel es para lo que ha sido elegida. En realidad su puesto es algo así como vigilante-político al servicio de la cuasa de su partido. Desde luego nada que se le parezca con ejercer una función pública en beneficio de los ciudadanos de la provincia Eso parece que a estas alturas ya lo tienen claro y asumido los castellanoimachegos de esta provincia.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído