Política

Once meses después de su nacimiento, y tras haber logrado un crecimiento inédito en la democracia española, Podemos se topa con la realidad política y con sus propios pecados.

La organización de Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero e Iñigo Errejon pierde fuelle a cinco meses de las autonómicas y un año de las elecciones generales, tras quedar en evidencia los chanchullos de sus líderes y la inconsistencia de sus planes.

Según una encuesta de Metroscopia para El País, que el diario del Grupo PRISA publica completa este domingo 7 de diciembre de 2014, la formación de los 'coletudos' que en noviembre pasado encabezaba los sondeos, es hoy es el único de los cinco principales partidos nacionales que sufre una pérdida directa de intención de voto.

Con todo, sigue rentabilizando el enfado ciudadano y se mantiene en las primeras posiciones, pero todo indica quer una vez roto el encanto, cada día con menos periodistas abducidos y con algunas cadenas de televisión dispuestas por fin a plantear preguntas en serio y decar de dar masajes a Iglesias y su grupo de profesores, como demostró 24Horas de TVE este viernes, la tendencia la baja se acentuará.

Según 'El País', si hoy se celebraran elecciones, el PSOE ganaría con un 27,7% de los votos, seguido de Podemos, con un 25%, y del PP, con un 20%.

El partido de Mariano Rajoy sigue en caída libre, golpeado por el descrédito y los escándalos de corrupción.

El escrutinio público al que Podemos, sus líderes y sus planes se han visto sometidos se traduce en un frenazo del ascenso que registraba desde las elecciones europeas de mayo.

También se resiente la imagen de Pablo Iglesias, que sufre un desgaste sustancial y pierde 18 puntos de aprobación (Alfonso Rojo a Pablo Iglesias: "Te acusan de no pagar el IVA y tú dedicado al mejillón en Bruselas").

Ese desgaste viene espoleado por la consistente sospecha de que, el mismo que ha predicado hasta el hastío que hay que perseguir a quienes esquivan a Haciendo y subir a troche y moche los impuestos en España, escamoteó durante años el IVA, en el dinero que se llevaba como comisión de los ayatolás iraníes, camufló como ONG su productora para no liquidar el impuesto de sociedades y hizo traera Monederto de matute 200.000 euros de la dictadura chavista, para comprar un canal de televisión (La jefa de producción de Pablo Iglesias era la que acordaba cómo cobrar la pasta 'en negro').

Si a eso se suma el escándalo de la beca-black por 1.840 euros al mes que disfrutaba sin trabajar Iñígo Errejón, su número 2, y los pisos VPO que consiguió para ella y sus parientes Tania Sánchez, su novia ahora y entonces concejal de IU, se entiende el desplome.

NOTA:- Lee el artículo completo en EL PAÍS