MARIANO RAJOY TIENE UN DILEMA

El ministro Soria amenaza con enemistar al PP con los ‘capos’ mediáticos para largo

Los más pusilánimes recomiendan al presidente recomponer las relaciones con los grandes grupos tras una sentencia que los ha hecho polvo

El ministro Soria amenaza con enemistar al PP con los 'capos' mediáticos para largo
José Manuel Soria. LG

¡Ay, el legado ZP! Se mire por donde se mire, la «herencia recibida» sigue dándole sorpresas a los populares.

Vean si no el fallo del Tribunal Supremo que anula la concesión de nueve canales de TDT por el Gobierno del PSOE. Esa roja guinda con la que José Luis Rodríguez Zapatero coronó desde La Moncloa su tortuosa obra mediática.

La sentencia evidenció el hecho objetivo de cómo se hizo la asignación: de forma directa, cuando la Ley de Comunicación Audiovisual establecía la obligatoriedad «incontestable e incondicionada» de que el reparto de canales hubiera tenido lugar tras la celebración de un concurso.

Oído cocina: Mediaset perderá dos frecuencias de ocho, Atresmedia debería dejarse otras tres en el «polvo del camino», y Vocento y Unidad Editorial también perderían la mitad de su oferta de cuatro canales.

Otro problema para que Mariano Rajoy lo rumie: ¿Emplear guante de seda, o romper la vajilla con los grandes grupos de comunicación españoles? Ésa es la cuestión.

Por si faltase poco, en el seno del Consejo de Ministros se han formado dos bandos. A un lado, el de José Manuel Soria. Al otro, el de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Simplificando: los ministros que están a favor de respetar la sentencia judicial y los que desean no enturbiar más las relaciones con tan enormes medios de comunicación.

La «patata caliente» (claro: ¡esto es el PP!) ha enturbiado las relaciones entre Sáenz de Santamaría y Soria, poniendo al descubierto, de paso, un pulso de poder dentro del Gobierno que es cada día menos amortiguado.

Ni uno ni otro parecen dispuestos a ceder en sus planteamientos. Ambos quieren llevarse el gato al agua.

Y en medio, los adjudicatarios, que amenazan con reclamar al Estado daños y perjuicios si les quitan las TDT.

Para que al mojo picón no le falte ningún ingrediente, hay que unir a todo lo dicho el mal carácter de Soria, para mayor enfado de la «número dos» del Ejecutivo.

Porque el ministro -ojo: el único competente en la materia- no ha querido establecer el diálogo con los medios en busca de algún tipo de solución técnico-jurídica.

Tan es así, que según fuentes de un VIP del PP buen conocedor del tema «la intencionada pasividad de Soria ha sido la culpable de la dimisión en bloque de la junta directiva de Uteca» (patronal que agrupa a las televisiones).

Y, por supuesto, este tira y afloja entre ministro y vicepresidenta se topa además con el habitual manejo de los tiempos de Mariano Rajoy.

Al presidente del Gobierno, ya se sabe, no le gusta que le empujen, ni menos aún decidir bajo presión, ni que alguien dude lo más mínimo de su independencia. Sí.

Aunque el conflicto en el Consejo de Ministros es ya tan evidente que no va a quedarle otro remedio que convertirse en un moderno rey Salomón si desaira a Soraya Sáenz de Santamaría para inclinar la balanza hacia su ministro canario.

En Génova 13 se hacen cruces. La decisión final marcará las relaciones del PP con los mayores grupos de comunicación del país. Y ello sólo a dos meses de las elecciones europeas y a poco más de un año para las municipales y autonómicas, en puertas de las generales.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Martín Beaumont

Antonio Martín Beaumont, politólogo y periodista, es el actual director de ESDiario.com.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído