Las marchas por la dignidad cortan hoy 12 horas el centro de Madrid

«La izquierda pretende ganar en la calle lo que no le han dado las urnas»

El Ayuntamiento recomienda dejar el vehículo particular en casa y utilizar el transporte público para desplazarse por la capital

"La izquierda pretende ganar en la calle lo que no le han dado las urnas"

Las marchas del 22-M aglutinan a distintos movimientos sociales: educación, sanidad, desahuciados o parados

«La izquierda pretende ganar en la calle lo que no le han dado las urnas».

Con tanta rotundidad se expresa un diputado del PP al ser preguntado por las Marchas de la Dignidad sobre Madrid de este sábado 22 de marzo.

No es que los de Génova 13 se hayan vuelto «autoritarios«, tal como afirma la oposición por pura estrategia, ni que estén contra el derecho a manifestarse de los ciudadanos. Acabásemos.

«No es eso: lo que ocurre es que hay organizaciones políticas de izquierda que agitan la legítima indignación de los ciudadanos por la crisis como instrumento para desgastar al Gobierno de Rajoy».

«Muchas de las organizaciones convocantes callaron mientras las políticas de Zapatero arruinaron el país y mandaron al paro a 3,5 millones de personas», abunda otro mandatario del partido del Gobierno. Ahora, claro, en La Moncloa está el PP.

Más allá en sus críticas fue el presidente autonómico de Madrid.

El jueves comparó los planteamientos de las Marchas de la Dignidad con el programa del partido neonazi Amanecer Dorado: «Los extremos se tocan«, aseguró el líder madrileño en la Asamblea de Madrid, en respuesta al portavoz de IU, Gregorio Gordo.

«Bajo la apariencia de reivindicar empleo, sanidad o derechos, su manifiesto hace un llamamiento a la revolución, a la subversión del orden constitucional, al incumplimiento de la ley y de los compromisos internacionales y a tomar la calle», dijo el también secretario regional del Partido Popular.

El alcalde popular de Alcorcón, David Pérez, igualmente expresaba en Twitter con claridad su opinión:

Desde luego, el Manifiesto unitario que asumen las marchas que llegan a la capital desde seis puntos distintos de España no tiene desperdicio. Es cualquier cosa menos ponderado.

A la vez que exige «no pagar la deuda española», y además de afirmar que «la Constitución de 1978 se hizo contra el pueblo español» y que «el régimen democrático está superado y corroído y no tiene legitimidad», concluye con un desproporcionado «todos los gobiernos están fuera de la ley y son represores».

En fin, no son precisos mayores comentarios.

De ahí que algunos VIP del PP crean que el PSOE «se está pegando un tiro en el pie» por dar pábulo y no alejarse de este tipo de oposición, que le distancia de los parámetros que los ciudadanos valoran en los considerados partidos de gobierno.

En este sentido, algunos dirigentes del partido de la gaviota destacan a la hora de hacer sus análisis uno de los problemas con que se encuentra actualmente la izquierda española: la desorientación que padece desde que surgió el Movimiento 15-M.

«El PSOE vive desde 2011 en la duda entre hacer oposición en las instituciones o hacerla en la calle», considera un mandamás genovés consultado:

 

«Sus dirigentes más jóvenes le empujan a ir de la mano con quienes vociferan en las plazas, lo que conduce directamente a apartarse de la moderación y a perder bazas electorales».

EL MANIFIESTO POR LA DIGNIDAD

Estos son los cuatro puntos con los que se inicia el manifiesto de las Marchas de la Dignidad, donde se afirman cosas como la siguiente: «La descomposición del régimen surgido de la Constitución del 78 se hace evidente debido a los mismos elementos presentes en su nacimiento, el cual tuvo lugar en contra del pueblo, está corroído por la corrupción y no tiene ninguna legitimidad».

  1. No al pago de la deuda
  2. Ni un recorte más
  3. Fuera los gobiernos de la troika
  4. Pan, trabajo y techo para todos y todas.
Autor

Antonio Martín Beaumont

Antonio Martín Beaumont, politólogo y periodista, es el actual director de ESDiario.com.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído