PROTEGIÓ A LA REVOLUCIÓN DE LOS CLAVELES DE EEUU

Barbadillo: «Franco sí que era un rojo de verdad y no el bolivariano ‘Pablito’ Iglesias»

El comportamiento de Franco fue decisivo para que los acontecimientos siguiesen su trayectoria

Barbadillo: "Franco sí que era un rojo de verdad y no el bolivariano 'Pablito' Iglesias"
Francisco Franco. FF

Ya lo habíamos dicho aquí. El Franco ese que era jefe nacional de FET y de las JONS, que iba de una misa a otra misa y que concedía títulos nobiliarios, era un rojo de mucho cuidado, un tipo tan listo que engañó a medio mundo.

Hace un tiempo recordé en este blog que Franco prohibió la fusión entre los bancos Central e Hispanoamericano, hoy dentro del Santander, y que era partidario de nacionalizar la banca antes que consentir que se creasen grandes monstruos financieros. También bajo el franquismo se alcanzó la mayor cantidad de empleo en sectores industriales y la mayor proporción de los salarios en la renta nacional.

Esta semana en que se conmemora el cuadragésimo aniversario de la Revolución de los Claveles, el socialista y masón Mario Soares, concedió varias entrevistas a periódicos españoles en que cuenta que el régimen franquista no quiso participar en ataques desestabilizadores contra Portugal a petición del Gobierno de Estados Unidos.

Franco no dejó que España fuese una plataforma contra quienes habían derrocado a sus más antiguos aliados exteriores.

Primero, la entrevista en La Voz de Galicia.

Más tarde supe, por documentos americanos desclasificados, que Gerald Ford y Kissinger fueron a hablar con Franco, cuando él ya estaba enfermo, para pedirle que dejara entrar a los marines en Portugal para actuar contra los comunistas, porque creían que los comunistas iban a ganar. En esos documentos es lo que se dice, que querían entrar en Portugal, y eso hubiera sido el fin de esto y una estupidez enorme porque así hubiéramos perdido todos.
(…) Franco les respondió: «Yo soy gallego y no acepto que Portugal no sea lo que quiera ser», eso es lo que está escrito en los documentos, y a su vez fue lo que me había transmitido Fraga. «Yo no autorizo que los marines pasen para actuar contra Portugal», fue lo que dijo Franco. Fue fabuloso. Lo he contado alguna vez en círculos pequeños, pero hasta hoy nunca en grande como con usted ahora.

Y ahora la de ABC.

El general Franco reaccionó como un buen gallego. Cuando me había reunido en Londres con Fraga Iribarne, y hablamos de la situación del país, él ya me dijo que Franco, como buen gallego que era, nunca haría nada contra Portugal. Y así fue. Más tarde los americanos pidieron que dejaran entrar a los marines para atacar a los comunistas portugueses y Franco respondió que no, porque respetaba a Portugal como país independiente. Fue bonito. Y esto hoy se sabe por documentos norteamericanos que se han desclasificado y hoy son públicos.

(…) Debo recordar, también, que cuando fue incendiado el Palacio Palhavã (residencia del embajador español) por la extrema izquierda, en el verano del 75, los españoles nunca protestaron. El embajador español recibió las órdenes de aceptar lo ocurrido y nosotros asumimos los gastos.

(…) El comportamiento de Franco fue decisivo para que los acontecimientos siguiesen su trayectoria. La historia podía haber sido bien diferente.

Así que Franco paró la reacción de Estados Unidos contra el golpe de Estado de izquierdas en Portugal…

Franco sí quera un rojo de verdad y no Pablito Iglesias. A éste Franco habría empezado por darle una ducha y un corte de pelo.

CODA: Los capitanes de abril ya amenazan con un nuevo golpe, pero esta vez contra un Gobierno electo y democrático. Menos mal que están viejos y gordos.

«Me gustaría que hubiese alguien que encontrase esas condiciones para dar un golpe de Estado.»

La derecha en ocasiones suprime la libertad; pero la izquierda siempre lo hace.

SIGA LEYENDO EN EL BLOG BOKABULARIO

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído