Instrucciones del Gobierno a sus altos cargos para no polemizar más con el de la coleta, tras el 'patinazo' de Aguirre en laSexta

¿Podemos pasar de Pablo Iglesias? El PP pide a sus portavoces que dejen de darle cancha

La nueva estrategia 'popular' es no seguirle el juego a la formación de corte chavista, que busca presentarse como única alternativa

¿Podemos pasar de Pablo Iglesias? El PP pide a sus portavoces que dejen de darle cancha
Carlos Floriano y Pablo Iglesias Capturas

Son muchas las razones que impulsan al PP a emplear, a partir de ahora, una nueva estrategia con Podemos.

No son solo las derivadas del reciente ‘patinazo’ de Esperanza Aguirre en laSexta en su enfrentamiento vía telefónica con el líder de Podemos, -que visto el tipo de audiencia de la cadena no pudo por menos que ‘perder’ ya de entrada-, sino las que tienen que ver con la artera estrategia del de la coletas, que busca presentarse como la única alternativa al Gobierno.

Y es que hasta ahora el PP ha caído en la trampa de entrar al trapo hasta extremos inusitados, en una estrategia que beneficia enormemente a Pablo Igesias y a su formación, que busca presentarse como la única opción al PP, ninguneando a troche y moche al PSOE  y a Izquierda Unida.

GIRO DE 180 GRADOS

Según da cuenta ‘El Confidencial Digital‘, Génova ha dado instrucciones claras a portavoces y altos cargos, en lo que es un giro de 180 grados en la política ahora imperante: hay que restarle protagonismo a toda costa y limitar su repercusión en los medios.

«El partido de Pablo Iglesias ha decidido enfrentarse directamente al PP. No debemos entrar en ese juego. Es la manera de que cale en la gente la idea de que, o vota PP, o vota Podemos. Buscan instalar en la opinión que, al margen de Podemos, no hay otro voto posible en la izquierda que pueda hacer frente al PP. Critican el bipartidismo, pero siguen una estrategia para hundir al PSOE y quedarse ellos en solitario frente al PP».

La orden que ha dado Génova se resume en salir a la calle y a las tertulias políticas a explicar la labor del Gobierno y a vender los datos económicos, de crecimiento del PIB y de reducción del paro, evitando los choques con Podemos para no

«elevarles a la categoría de ser la única oposición política».

La Escuela de Verano

Hace dos semanas, el jueves 10 de julio de 2014, Pablo Iglesias y Podemos se convirtieron en los protagonistas principales de la Escuela de Verano del PP, en El Escorial.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no dudó en criticar duramente a la formación de izquierdas, lo que prácticamente se convirtió en el único mensaje que llegó a la sociedad.

«Nosotros somos el partido del empleo. Otros dicen podemos, nosotros hacemos y miramos para adelante», dijo Sáenz de Santamaría. No se quedó ahí:

«Hay una diferencia entre conectar con la gente y decirle a la gente lo que quiere oír. Eso no es conectar, es buscar la sensibilidad de la gente para utilizarla contra la democracia».

El efecto de esas críticas fue el contrario del deseado. Los titulares de prensa del día siguiente giraron en torno a Podemos, y no sobre ninguno de los mensajes políticos y económicos de la vicepresidenta.

Cambio de actitud

En los últimos días, según recoge el medio citado, ya se ha podido apreciar el cambio de estrategia dentro del Partido Popular y entre sus portavoces y dirigentes.

Por ejemplo, este miércoles 23 de julio el europarlamentario Miguel Arias Cañete habló de Podemos en términos de que se trataba de «un partido respetable».

Ese mismo día, el número dos del PP en Bruselas, Esteban González Pons, evitó responder sobre Podemos durante una entrevista concedida a Onda Cero.

Según ha sabido ‘El Confidencial Digital’, esta semana se ha cancelado la presencia de algún diputado del PP en determinada tertulia política tras constatar desde Génova la presencia de Pablo Iglesias entre los invitados.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído