PELEA INTERNA EN EL PARTIDO

La ‘musa’ de Vox declara la guerra a uno de los altos dirigentes del partido

Una entrevista de Cristina Seguí en "Interviú" ha sido el detonante que ha puesto sobre la mesa la tensa situación interna de Vox después de una oleada de insultos respondida con acusaciones

La 'musa' de Vox declara la guerra a uno de los altos dirigentes del partido
Cristina Seguí. VX

La entrevista a Seguí, publicada el lunes pasado en la revista del Grupo Zeta, y en la que era presentada como la «musa de la derecha radical», ha sacado a la luz la guerra civil interna que vive Vox, el partido puesto en pie por Santiago Abascal.

Dicha entrevista, en la que las cuestiones políticas ocupaban prácticamente su totalidad, ha sido objeto de durísimas críticas internas contra Seguí, que ha respondido con un no menos duro artículo en su blog personal donde ha puesto su cargo a disposición del partido.

«El resultado son hombres y mujeres pidiendo mi cabeza al Comité Ejecutivo Nacional y dirigentes del partido alegando que no soy digna de representar a ningún afiliado ni votante en el cargo», ha señalado Seguí, que se ha defendido alegando que concedió la entrevista dentro de un ciclo semanal a políticos de dicha revista.

«Decidí arriesgar mi propia seguridad en el partido, en mi vida pública y privada, mi imagen y someterme a los brutales juicios de valor a los que estoy siendo sometida, con tal de que Vox saliera en un medio de importante tirada», ha explicado.

Seguí ha indicado que en la entrevista hubo preguntas y respuestas que no llegaron a publicarse. Por ejemplo, que al ser preguntada sobre si el partido podía considerarse de «derecha radical», ella lo negó. Sin embargo, la revista obvió la respuesta e incluso tituló la entrevista calificándola como «musa de la derecha radical».

Otras dos cuestiones, relativas al sitio más extraño donde hubiera practicado sexo y su primera experiencia, se incluyeron con posterioridad para darle picante a la entrevista.

Estalla la guerra interna

Pero Seguí no se ha callado a la hora de afrontar los insultos y las críticas procedentes de su propio partido:

«Están siendo promovidos por grupúsculos alentados por un dirigente determinado, cuyo único propósito es el de destruir cualquier posibilidad de nuestro secretario general a concurrir como candidato a unas elecciones democráticas el próximo 20S».

¿Y quién es ese dirigente que intenta bloquear a Santiago Abascal? Todo parece indicar que el vicepresidente José Luis González Quirós, presidente provisional, al que Seguí acusa de estar facturando una elevada cantidad de dinero mensual al partido:

«El verdadero peligro en Vox es un presidente provisional orquestando maniobras de destrucción de su propio partido mientras lo dilapida facturando 11.670,50 €/mes a través de su empresa y la de su hijo»

La situación es tal que Seguí, miembro del Comité Nacional de Vox, ha puesto su cargo a disposición del partido con una petición:

«Ayuden a Vox a limpiar sus filas de los que lo quieren romper y no a penalizar a los que nos hemos entregado en cuerpo y alma».

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído