El cantante compara al europarlamentario de la coleta con los vetustos marxistas del siglo XX

Joaquín Sabina da sabios consejos a Pablo Iglesias: «Toca reciclarse un poco y adaptarse al siglo XXI»

El actor Willy Toledo afirmó hace una semana que 'Podemos' tiene un discurso vacío de contenido e ideología

Durante muchos meses, los de ‘Podemos’ han sido intocables, sobre todo en los programas de televisión de LaSexta o de CuatroTV.

Lo habitual, es que a Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y sus cuates los protegieran presentadores como Jesus Cintora y que reputados periodistas salieran en su defensa, entusiastas, cuando alguien como Eduardo Inda o Alfonso Rojo recordaban que llevaban años recibiendo financiación del régimen chavista de Venezuela, que tienen una emisora de televisión alimentada por los ayatolás iraníes y que han sido con reiteración muy amigos de los proetarras.

Parece haberse achicado el ‘paraguas‘ y para desventura de Iglesias y sus profes, también por el sector donde reside entre la adormilada izquierda española. 

Todos los días y ya es curioso, les sacuden por algún lado: Cuando no es un economista destripando su programa en ‘El País’, es un actor desde Cuba y cuando no les pega un diputado, les atiza un cantante.

El último ha sido el  Joaquiín Sabina, quien lleva ya al menos dos semanas por América Latina, escenario del espectáculo 500 noches para una crisis, una gira con la que el veterano cantante regresa después de tres años desde su última tournée en solitario.

Hasta ahora, el cantautor ha pasado por Uruguay, Perú y Chile, donde no perdió ocasión para tomar posición sobre los temas más relevantes de la actualidad española, entre ellos, por supuesto, el nuevo liderazgo de Podemos, a quienes invitó a «reciclarse un poco y adaptarse al siglo XXI». 

Refiriéndose al auge de la formación política de izquierdas, que se ha convertido en la tercera fuerza política del país, Sabina aseguró que su avance se debe casi por completo a la «desesperación» de la ciudadanía:

«Sometida a los recortes y medidas de ajuste, así como al hartazgo ante los representantes políticos tradicionales».

«Con el modo que tienen de no resolver los problemas las castas de políticos profesionales…,  no es de extrañar que la formación liderada por Pablo Iglesias siga creciendo».

Además de mostrarse  crítico con los partidos políticos tradicionales -sin ocultar su simpatía por el PSOE-, el cantante le ha dado una considerable ración de estopa a la agrupación de Pablo Iglesias.

«Podemos muestra un lenguaje parecido al discurso marxista de principios del siglo XX. Creo que Pablo Iglesias debería reciclarse un poco y adaptarse al siglo XXI».

Dardos también contra Felipe VI y el catalanismo

Sabina, quien hace unos meses habló de la actual como la peor España que él había vivido, lanzó en esta ocasión sus dardos contra la monarquía, a la que definió como «un anacronismo medieval».

El pueblo español es «suficientemente maduro» -dijo- para aceptar una transición hacia una república «contemporánea y moderna».

Tampoco el tema catalán escapó a sus pronunciamientos públicos. Al ser interpelado por los nacionalismos, Sabina aseguró:

«Se trata de un aldeanismo que se cura leyendo y viajando».

La alusión iba directamente dirigida al proceso soberanista de Cataluña.

Sabina hizo algunos matices sobre el tema, dejando caer que no ve mal un eventual referéndum sobre la independencia:

«Creo que tienen derecho a votar y a irse si quieren, pero que no cuenten conmigo para aplaudirlos».

LA VISITA A ISRAEL

Algunos periodistas pidieron explicaciones a Sabina por su presentación en Tel Aviv en junio pasado, una actuación que en su momento fue criticada por grupos pro palestinos.

El cantante explicó que actuó junto a Joan Manuel Serrat y que tenían un contrato vigente, aunque el motivo principal por el que decidió salir al escenario fue, dijo, que no cree en los boicots culturales.

«Yo creo en los boicots de armas, incluso económicos, (pero) no creo en los boicots culturales. Creo que hay que tender puentes en lugar de dinamitarlos».

Sabina subrayó que los amigos israelíes que lo invitaron a actuar, como la cantante Noa o el novelista Amos Oz, son «absolutamente pacifistas, absolutamente antimilitaristas».

«No hay que dejarlos solos, es muy importante decirles que ellos son importantísimos para que el Gobierno de Israel no siga en esa deriva que llega a ser, como esta vez, criminal».

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído