El diario 'El Economista' analiza sus propuestas y llega a la conclusión de que es 'un ideario sin visos de realidad'

Empresarios y analistas alertan de un apocalipsis si Podemos llega al poder en España

Sólo la propuesta de repartir una renta básica provocaría un agujero a las cuentas públicas de 110.000 millones de euros

Entre las desquiciadas propuestas de los 'cuates' de Pablo Iglesias está poner la jubilación en 60 años, lon que reventaría la caja

El hastío y la indignación de muchos millones de españoles son comprensibles, pero no basta con capitalizarlos; los nuevos partidos tienen que hacer propuestas para enderezar la situación, que deben someterse a análisis.

Y el escrutinio, en el caso de Podemos, hace saltar las alarmas a poco que su programa se contraste con la Historia europea y americana.

La estatalización de la economía sólo supuso ineficiencia y empobrecimiento; el alivio momentáneo de negarse a pagar una parte de la propia deuda cerró los mercados a países enteros; por último, la segmentación radical en clases (o castas) se pagó con fractura social.

El recelo de los empresarios y de otros amplios ámbitos sociales hacia Podemos está justificado.

Un aumento brutal del gasto y huida de inversores, el cóctel para una gran crisis. Esos son los efectos que tendría la aplicación del programa económico de Podemos, según los expertos.

Amén de las repercusiones que acarrearía en el seno de la UE la política «contradictoria» que propugnan los postulados económicos de la formación sorpresa de las elecciones europeas, según los empresarios, analistas e inversores consultados por Isabel Acosta para elEconomista.

Sólo la propuesta de establecer una renta básica para todos incrementaría el gasto público en 110.000 millones de euros -es decir, un 25%-, disparando la previsión de déficit y el recelo de los inversores hacia España, en cuanto Bruselas castigara a nuestro país por el desvío de los objetivos presupuestarios comunitarios.

Pero la renta básica no es la única medida que afectaría a las arcas públicas. JP Morgan alerta sobre el auge de Podemos y Cataluña: mejor comprar deuda irlandesa que española.

La formación de Pablo Iglesias también propugna un adelanto de la edad de jubilación a los 60 años, lo cual supondría un alza bruta de 15.000 millones de euros en la nómina de pensiones, en un país con unas previsiones demográficas que demandan una nueva reforma que garantice la sostenibilidad del sistema ante el envejecimiento de la población.

En conclusión: el programa Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y sus ‘cuates’ es un billete de ida hacia una nueva crisis, todavía mucho más grave que la que nos dejó la imopericia de Zapatero.

LO QUE SE AVECINA VECINO

La última encuesta del CIS publicada esta semana ha situado a Podemos como primera fuerza política en voto directo y tercera formación en intención de voto. Con estos resultados, parece claro que la ascensión de Podemos tendrá efectos significativos en la configuración del Parlamento que se derive de las próximas elecciones generales.

Dado que no existe todavía un programa electoral, el análisis de sus propuestas parte de las resoluciones aprobadas en su último Congreso.

Tres son los documentos básicos, un documento sobre reforma monetaria, uno sobre auditoría y reestructuración de deuda y una resolución sobre la Economía al servicio de la gente.

No es difícil entender que Podemos pueda conectar con gran parte de electorado hastiado de la actual situación, ya que en gran medida casi todos podemos coincidir con parte del diagnóstico: gestión del gasto público poco eficiente, medidas que sólo han beneficiado a unos pocos, necesidad de una distribución más justa de los recursos, un sistema fiscal poco eficiente y el trasfondo de un país con niveles de corrupción inaceptables.

Por ello medidas como la eliminación de las Sicav, la auditoría y reestructuración de la deuda, la implementación de una renta básica universal o el aumento en la protección del desempleo pueden gozar de la simpatía de muchos votantes; no obstante se requiere un análisis profundo de estas medidas, y los documentos publicados no lo permiten.

Podemos acierta en el diagnóstico pero sus propuestas generan grandes interrogantes que pueden tener consecuencias importantes.

En su documento de reforma monetaria se habla de la creación de dinero por parte de un banco central público, desde el momento en el que España forma parte del euro y la política monetaria se decide por parte del Banco Central, ¿qué sentido tiene esta propuesta?

Se habla del reparto directo del dinero creado entre los ciudadanos, ¿con qué criterio?, probablemente de los documentos publicados el de la reforma monetaria es el que me parece más irreal.

Con respecto a la auditoría y la reestructuración de la deuda, las posiciones parecen haberse suavizado, pues se habla de llegar a un consenso por parte de los países europeos, con especial protagonismo para los países periféricos, en los que más ha aumentado la deuda.

Se habla de deuda legítima e ilegítima, ahora bien, si se reestructura la deuda, en un país como España con déficit y que sigue necesitando de financiación ¿qué podría ocurrir con el coste de la deuda si los inversores temen que se produzca una quita o reestructuración de la misma?

Podemos habla de la necesidad de medidas de estímulo fiscal, pero sin financiación ¿Cómo se haría? No cabe duda de que la senda de reducción del déficit ha de hacerse compatible con no ahogar el crecimiento económico y con la necesidad de un estado que proteja a los más desfavorecidos, pero una reestructuración de deuda puede tener consecuencias en los mercados financieros dignos de consideración.

También se habla de derogar la reforma laboral, pero sin una propuesta de qué hacer más allá del deseo de crear empleo más estable y de mayor valor añadido, una idea que cualquiera debería compartir pero que ellos no concretan en políticas de mercado laboral que se puedan juzgar.

 

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído