LA TORMENTA DE LOS VIAJES

Un cruce de SMS delató el juego sucio del alter ego de Sánchez

Dos sólo pactan si ambas partes quieren. El PSOE quiso cobrar un canon de penitencia al PP. Apagado el fuego de Monago, las aguas volvieron a su cauce

Un cruce de SMS delató el juego sucio del alter ego de Sánchez
Antonio Hernando

Las pautas han estado finalmente claras: Predicar con el ejemplo, conectar con la ciudadanía, retirar el tono de reyerta y cerrar el debate. PP y PSOE advirtieron el peligro de enredarse en tiras y aflojas en lugar de ultimar un acuerdo de aplicación inmediata para regular los trayectos de los diputados y senadores. Las terapias pasan por más control y mayor publicidad.

El portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, puede estar agradecido a la prudencia del secretario general del Grupo Popular, José Antonio Bermúdez de Castro, que tuvo el buen gusto de anteponer el consenso a cualquier estúpido intercambio de pedradas. Es lo malo de caer en el juego sucio. Que las lesiones se multiplican cuando el campo está encharcado.

Pero, claro, el PSOE -fustigado por las encuestas- creyó hallar en José Antonio Monago y sus viajes la caja negra del ataque al PP. En pasillos del Congreso, Hernando tiró de aspavientos y llegó a atribuir al partido del Gobierno unas resistencias mal traídas, por injustas y artificiales. Jamás existieron tales reservas en sus contactos. Al contrario. De hecho, los ataques tuvieron resultados en el rostro de Bermúdez de Castro que a golpe de SMS reclamó explicaciones.

Harto de que los suyos reciban todas en el mismo carrillo, José Antonio Bermúdez de Castro se resistió a sacarle los colores pero sacó las uñas. Pillado en falta, Antonio Hernando demostró poder ser él mismo y el contrario. Tanto como para, en el intercambio de mensajes, negar los rasgados de vestidura y hasta dejar entrever una malinterpretación de los periodistas a sus palabras. Eficacia no le falta, aunque mal servicio el suyo a la causa de Pedro Sánchez.

En un escenario que reniega del bipartidismo dominante hasta ahora, resultaba recomendable la sindicación en una mirada común para frenar la polémica de unos viajes que han servido para medir la distancia entre la clase política y la calle. Es lo que hay.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído