Susana Díaz ve claro el quite de Montero, su compinche

Errejón recibe el primer aviso tras ‘torear’ su contrato a dedo y meterle un rejón a la Junta

El 'niño pera' de Podemos seguirá cobrando 1.600 euros netos hasta el 17 de diciembre, cuando deje la plaza que logró con el concurso público al que se presentó en solitario

Errejón recibe el primer aviso tras 'torear' su contrato a dedo y meterle un rejón a la Junta
Iñigo Errejón. PD

Se le ha visto el plumero y acabará mordiendo el polvo. El ‘Pitagorín’ de Podemos lleva camino de convertirse en el pícaro mayor del reino a costa de la Unión Europea y de la Junta de Andalucía, que sufragan al alimón un curioso proyecto que le permite embolsarse 1.600 euros brutos al mes sin dar un palo al agua merced a un contrato presuntamente otorgado a dedo -sólo se presentó él- bajo el auspicio de un tal Alberto Montero, director de la brillante idea.

Y es que la mano derecha de Pablo Iglesias sólo ha asomado sus gafas dos veces por la Universidad de Málaga, desde donde se suponía que debía estar dando el callo para justificar su sueldo desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, como mandan los cánones.

UN REJÓN EN TODO LO ALTO

A modo de torero, y con mucha mano izquierda en el pase de pecho, Errejón remató la faena desde el burladero madrileño, desde donde contempló la corrida del resto del equipo sin despeinarse.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, le ha dado sin embargo este miércoles 19 de noviembre de 2014 su primer aviso:

«Deberá devolver el sueldo que ha cobrado  si no ha cumplido con el contrato firmado con la UMA».

A LA ARENA DE CABEZA A SACARLE DEL EMBROLLO

Montoro, -miembro de la dirección de Podemos para más señas- ha sido citado ya por Fomento para que dé explicaciones sobre el desaguisado, y siga poniendo la guinda sobre la cláusula segunda del contrato referida a las obligaciones del trabajador.

Tras defender estos días que le dio permiso verbal a su compinche de correrías, y reconocer Errejón su fechoría tras haber dejado el proyecto en septiembre, lo lleva crudo con la cabreada Junta de Andalucía.

Toda una faena que no culminará en la puerta grande, sino quizás en el callejón que conduce a la enfermería política, y desde donde muy pocos salen sin cicatrices visibles.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído