EL PP PIDE OFICIALMENTE UNA INVESTIGACIÓN

Hacienda le puede cortar la coleta a Pablo Iglesias por sus tejemanejes con la productora

"Somos una agencia de bajo coste, no dudes en pedir presupuesto"

Hacienda le puede cortar la coleta a Pablo Iglesias por sus tejemanejes con la productora
Pablo Iglesias y su sospechosa mano izquierda Captura

Los expertos fiscales aseguran que una agencia de servicios audiovisuales no debería funcionar como asociación sin ánimo de lucro

Producciones Con Mano Izquierda, (CMI), puede acabar con el aura de honradez de la que se rodea el líder de Podemos para cegar al más pintado.

Manejada alegremente como si fuera una empresa, cuando en realidad su estatus jurídico es el de una asociación cultural sin ánimo de lucro, -tal y como consta en el Registro Nacional de Asociaciones-, está a punto de ser investigada por Hacienda.

Según da cuenta ‘El Economista’ de la mano de Á. Semprún y de J. Romera, el PP ha «pedido oficialmente» una investigación al fisco al respecto, que se extienden a otras productoras que también bendice su colega Juan Carlos Monedero:

«Somos una agencia de bajo coste, no dudes en pedir presupuesto».

UN CASO GRAVE

«Es un grave caso de irregularidad fiscal y podrían haber operado bajo una asociación cultural para eludir alguna de sus obligaciones tributarias. Necesitan una auditoría de los inspectores de Hacienda»,

asegura Antonio Gallego, diputado del PP en el Congreso al citado medio.

Según se informa textualmente, desde el partido de Rosa Díez exigen que se compruebe si «es legal» esta forma de operar o «si hay algún punto que se aleja de la legalidad».

«Se aprecia opacidad y debería haber total transparencia», explica Carlos Martínez Gorriarán, diputado y número dos de UPyD.

Desde el Grupo Parlamentario Socialista, Pedro Saura asegura que «el señor Iglesias debe dar la cara y explicar por qué cobraron trabajos profesionales con una productora que estaba registrada como asociación sin ánimo de lucro, con lo que pagaban menos impuestos de los que deberían pagar».

Servicios mercantiles

Y es que el círculo del líder de Podemos comunicó en 2011 la creación de Producciones Con Mano Izquierda (CMI) en un artículo publicado en la web kaosenlared.net, en la que se anunciaban como una «productora de bajo coste» y ofrecían sus servicios a potenciales clientes.

«Si necesitas un spot, un reportaje o un video musical no dudes en contactar con nosotros y pedirnos un presupuesto»,

aseguraron los fundadores de la asociación.

No en vano, entre 2012 y 2013, la agencia realizó trabajos para IU, la Embajada de Bolivia, la televisión bolivariana, trabajos por los que facturó y que no perseguían ningún fin social.

«Al ser una organización sin ánimo de lucro no puede hacer ninguna campaña a ningún partido político si no factura. Se podría estar hablando de competencia desleal y también de pago en B»,

denuncia Martínez Gorriarán.

Objetivos

Uno de los objetivos del proyecto era trabajar para partidos políticos y colectivos sociales y así conseguir fondos para financiar la tertulia política La Tuerka, en la que trabajaban Pablo Iglesias, la diputada de IU, Tania Sánchez, y Juan Carlos Monedero.

Hasta ayer, cuando Podemos reconoció en una nota que la productora era una «asociación cultural sin ánimo de lucro», Producciones Con Mano Izquierda nunca había hecho referencia a su carácter no lucrativo, y tanto en su web como en artículos ofrecía sus servicios como una «agencia audiovisual».

Los expertos fiscales consultados aseguran que una agencia de servicios audiovisuales no debería funcionar como asociación sin ánimo de lucro y explican que tampoco puede ofrecer sus servicios al mercado.

Aunque sí es cierto que este tipo de asociaciones pueden realizar una actividad económica, tal y como defienden desde Podemos, ésta debe ser residual. «Las asociaciones se fundan para trabajar por el bien común de los socios o del colectivo que se defiende; no para el mercado.

Pueden obtener ingresos de una actividad económica, pero debe ser residual», explica Rubén Gimeno, director del Servicio de Estudios del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF).

En esta línea, Ángel Fernández-Albor, socio de Cremades y Calvo Sotelo y catedrático de Derecho Mercantil, explica que una asociación sin ánimo de lucro no puede tener como objeto realizar una actividad mercantil, sino que tiene que perseguir fines culturales o sociales.

«Por ejemplo, no se puede fundar una asociación para hacer películas, sino para defender o promocionar las relaciones internacionales en el sector audiovisual»,

asegura.

Constituirse como una asociación sin ánimo de lucro tiene una serie de ventajas fiscales frente a operar como empresa.

En primer lugar, las asociaciones pagan un 25 por ciento del Impuesto de Sociedades, frente al 30-35 por ciento que pagan las empresas, y están exentas de pagar si sus ingresos no superan los 100.000 euros. A su vez, quienes donan fondos a asociaciones sin ánimo de lucro se pueden deducir el IRPF, algo que no sucede en las donaciones a empresas.

Por su parte, pueden funcionar con voluntarios que no cobran. «Buscaban su particular paraíso fiscal con la asociación. Está acreditado que pagaban mal a sus empleados», dice Gallego.

Desde Podemos aseguran que más allá de Producciones Con Mano Izquierda existe Caja de Resistencia Motiva 2, que «paga los gastos de La Tuerka».

El tema es que la sociedad mercantil, que está a nombre de Monedero, se creó en octubre de 2013 y el círculo de Iglesias, que dice que su tertulia es «un proyecto de transformación social sin ánimo de lucro», lleva haciendo trabajos audiovisuales para distintos clientes desde 2011.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído