El expresidente Zapatero, que pactó la medida con Rajoy para que España no fuera intervenida, se limita a sonreir

El socialista Pedro Sánchez, en un ataque de ‘podemitis’, propone revocar el techo de gasto del artículo 135 de la Constitución

El PSOE votará ahora una iniciativa de IU contra este artículo y elaborará su propia reforma

El líder del PSOE está en un sinvivir. Un día dice que no pactará con los populistas y otro, como acaba de ocurrir, se abraza a cualquiera de las descabelladas propuestas que sueltan sin ton ni son los coletudos de ‘Podemos‘.

Todo con la esperanza de ganar votos por su izquierda. Poirque lo que quiere echar abajo es la norma constitucional que prohibe al Estado gastar más de lo que ingresa.

Tres años después de que uno de sus predecesores en la Secretaría General del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, impulsara la reforma del artículo 135 de la Constitución y pactase con el PP su nueva redacción, en la que se obliga a las administraciones a cumplir con la estabilidad presupuestaria, Pedro Sánchez, nuevo líder de los socialistas, quiere revocar dicha reforma.

Con esta decisión se rompe con la gestión de la crisis económica del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, agobiado por la presión de los mercados que le empujaron a tomar medidas de recorte muy duras en el mes de mayo de 2011 y que remató en agosto con esta reforma de la Constitución para dar muestras de que su compromiso con los recortes era absoluto con tal de que España no fuera intervenida.

Preguntado sobre la intención de Pedro Sánchez de apoyar e incluso impulsar iniciativas contra la reforma exprés de la Constitución aprobada junto al PP bajo su mandato, José Luis Rodríguez Zapatero dijo en Valencia:

«Cada proyecto político tiene sus prioridades. Yo hice esa reforma convencido de que era muy conveniente para la estabilidad de España. Siempre pensé que era una reforma que podría suponer algún coste político, alguna incomprensión política en algunos sectores. Pero lo hice convencido de que en política hay que saber afrontar las situaciones que son más amables y las que no».

«Ahora quiero ver cómo es la reforma», añadió Zapatero, que participó en Valencia en un acto con motivo del décimo aniversario de la Ley Integral Contra la Violencia de Género.

«Pero saben que tengo tanto cariño, entrega y devoción a mi partido, y tanto respeto a quien lo dirige, que pondré una sonrisa».

Sánchez ha informado de esta medida en un foro titulado Desigualdad y democracia, organizado por UGT en la Escuela Julián Besteiro en Madrid, donde ha explicado que el PSOE votará a favor de tomar en consideración la propuesta de reforma constitucional planteada por la Izquierda Plural en el Congreso.

Dicha propuesta plantea que se vuelva a dar prioridad a los servicios públicos en lugar de al pago de la deuda, como se estableció en agosto de 2011 cuando Sánchez era diputado socialista. En caso de que el PP rechace esta iniciativa con su mayoría absoluta, Sánchez ha explicado que los socialistas la volverán a plantear en febrero.

SIN RENUNCIAR AL «PRINCIPIO DE ESTABILIDAD»

Sin embargo, Sánchez ha explicado que en la redacción alternativa del 135 que propone el PSOE no se renunciará «al principio de estabilidad presupuestaria» porque es «básico para el sostén de nuestro Estado del Bienestar».

«Garantizamos el pago de la deuda pública».

El secretario general del PSOE ha admitido que aquella medida fue un «error» que está dispuesto a «reconocer y admitir» con el voto a favor mañana de la propuesta de Izquierda Plural.

«Respeté la decisión del presidente Zapatero, en un momento de extraordinaria complejidad económica. Y porque lo respeté, voté a favor de modificar el artículo 135. Pero, creo que hoy es justo reconocer que con su aprobación debemos aprender de varios errores: no puede haber reforma de la Constitución» sin el voto de los españoles».

Según Sánchez, el PSOE quiere derogar el artículo 135 de la Carta Magna para garantizar la financiación de la sanidad, la educación y las pensiones y «tener una visión de la estabilidad presupuestaria y del déficit distinta a la de la derecha».

«Dado que hemos sido una parte activa para reformar ese acuerdo, se nos exige una dosis extra de responsabilidad a la hora de modificar el artículo 135».

PP: «DE FRENOPÁTICO»

La reacción del PP ha sido la de tildar de «frenopático» la marcha atrás del PSOE, en palabras de Rafael Hernando, portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso.

«Ahora es el propio líder de los socialistas quien se apunta a la ocurrencia de derogar una reforma que él mismo votó a favor en 2011», ha comentado Hernando, quien considera que Pedro Sánchez demuestra «no tener criterio ninguno» y encima parece que «quiere arruinar España antes incluso de gobernarla»:

«Entiendo que Pedro Sánchez ve que le sobrepasan por todos los lados, pero no es de recibo que ahora quiera apuntarse a eliminar el techo de gasto para ser el más populista del lugar».

Según Hernando, «para hacer una oposición responsable, hace falta criterio y Pedro Sánchez no lo está demostrando».

«Lo que tiene que hacer es precisamente defender algo tan básico como la Constitución, que es lo que garantiza nuestra unidad, nuestras libertades y los derechos del conjunto de los ciudadanos, independientemente del territorio en el que se encuentren».

PODEMOS: «HACE UNA SEMANA DECÍAN QUE ERA UTÓPICO»

En declaraciones a la Cadena SER, el responsable de la Secretaría Política de Podemos, Iñigo Errejón, ha asegurado alegrarse «de que el PSOE corrija su posición».

«Hace una semana nos decían que estar contra el 135 era utópico».

Sin embargo, ha criticado que el PSOE modificara la Constitución «sin preguntarle a los ciudadanos» y que «el resultado es que hoy la deuda no ha parado de crecer».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído