LA VIEJA GUARDIA, DE LOS NERVIOS

Tania Sánchez capea polémicas y zancadillas arrasando en las primarias

Con más del setenta por ciento de los votos obtenidos, la mediática diputada autonómica será la candidata a la Comunidad de Madrid de la coalición, donde los "viejos" echan humo

Tania Sánchez capea polémicas y zancadillas arrasando en las primarias
Tania Sánchez. PD

Los diputados autonómicos madrileños Tania Sánchez y Mauricio Valiente han sido elegidos candidatos de Izquierda Unida a la Comunidad y la Alcaldía de Madrid, respectivamente, tras unas primarias en las que estaban llamados a participar más de 13.000 simpatizantes y afiliados.

Sánchez ha obtenido un 71% de los votos mientras que su compañero de la corriente crítica, Valiente, obtenía un 58,7%.

El coordinador general de IU en la Comunidad de Madrid, Eddy Sánchez, ha felicitado a los dos vencedores. Una felicitación que puede quedarse en meramente protocolaria a la vista de la que puede organizarse en la coalición.

Maniobras contra el censo

Tania Sánchez y Mauricio Valiente han sido elegidos este domingo en unas primarias que se han desarrollado sin incidencias a excepción de Torrejón de Ardoz, donde 634 simpatizantes están pendientes de que se resuelva una impugnación del censo que podría invalidar su participación.

La elección de Sánchez, diputada autonómica conocida por sus apariciones en los debates televisivos, supone un respaldo a la política de Rivas Vaciamadrid después de varias polémicas aireadas en los días premios a la celebración de las primarias adobadas con la relación sentimental que mantiene con Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, y que ha provocado desconfianza entre ciertos dirigentes de IU.

De hecho, la candidatura de Sánchez se topó con una serie de medidas instaurada por la nomenklatura de IU, histérica ante posibles maniobras «entristas» de Podemos para votar a favor de la candidata de Rivas.

Una situación complicada

El resultado de las primarias ha puesto de manifiesto el rechazo mayoritario de afiliados y simpatizantes al sector más oficialista, el de la llamada «vieja guardia», y el respaldo a la corriente que predica la renovación.

El ascenso de Sánchez, enmarcado en una necesaria renovación generacional, pone en un brete a vacas sagradas de IU Madrid como Ángel Pérez, Gregorio Gordo o Miguel Reneses, entre otros.

Y es que la sombra de la gestión de Caja Madrid, donde IU también mojó, es uno de los caballos de batalla que enfrentan a ambos sectores.

En ese aspecto Pérez ha sido uno de los más combativos, enviando mensajes evidentes desde la Portavocía Municipal del Ayuntamiento madrileño que han caído como bombas en la coalición.

Pérez, junto con Gordo, ha sido uno de los defensores de la gestión de José Antonio Moral Santín, uno de los personajes más vidriosos en la gestión de Caja Madrid al servicio de Miguel Blesa.

Los dos dirigentes han optado por hacer una defensa numantina de su papel en la coalición y en lanzar duros ataques contra las «castas mediáticas» y los que abogan por la convergencia con Podemos.

A la par, los críticos han expresado su intención de poner coto a quienes han hecho de IU un predio personal durante más de una década. Si es que, a la vista del ascenso de Podemos, la coalición no acaba estallando.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído