Enrique Riobóo, fundador y propietario del 80% de Canal 33

Un exsocio de Pablo Iglesias asegura que este le exigía que le pagase con dinero negro

El periodista gallego explica que entre finales de 2012 y principios de 2013, estuvo abonando 2.000 euros al mes a 'La Tuerka', la asociación sin ánimo de lucro que había creado Iglesias un año antes

Me exigieron que fuera así y me firmaron recibos en los dos primeros meses. Luego, ya ni siquiera le pedía los recibís

«Pablo Iglesias me pidió cobrar en dinero negro y de este modo se le abonó».

Así de contundente se muestra Enrique Riobóo, fundador y propietario del 80% de Canal 33 y antiguo socio del secretario general de Podemos, con el que tenía un acuerdo comercial para emitir La Tuerka en su televisión.

Riobóo explica a África Semprún y Javier Romera de ‘El Economista’, que entre finales de 2012 y principios de 2013, estuvo abonando 2.000 euros al mes a Producciones CMI (Con Mano Izquierda), la asociación cultural y sin ánimo de lucro que había creado Iglesias un año antes.

De esa cantidad, 500 euros se pagaban con factura -el importe final se elevaba a 605 euros tras el abono del 21% del IVA correspondiente-, pero los 1.500 euros restantes eran en ‘B’. Hacienda debe investigar a Iglesias.

«Ellos me exigieron que fuera así y me firmaron recibos en los dos primeros meses. Luego, con la confianza que había entre nosotros, ya ni siquiera le pedía los recibís», dice Riobóo, que recuerda en este mismo sentido como Pablo Iglesias le pidió desde el primer momento que todo el pago fuera en negro.

«Él me dijo que no tenía una empresa sino una asociación cultural sin ánimo de lucro y que cuántas menos facturas se hicieran mucho mejor, pero yo insistí en que al menos una parte había que declararla. Yo trabajo con una sociedad limitada».

La asociación de Pablo Iglesias, Producciones Con Mano Izquierda, no contestó este 1 de diciembre de 2014 a los intentos de contacto por parte de  ‘El Economista’ para solicitar su versión de los hechos.

NOTA.- Pinchar para leer artículo completo en ‘El Economista’

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído