José Bono autor de Diario de un ministro. 24-4-2015

PD entrevista al ex ministro de Defensa y autor de 'De la tragedia del 11-M al desafío independentista catalán' (Planeta)

clipping

José Bono: "Considero que Cebrián es mi amigo, pero los enemigos de PRISA no son necesariamente los míos"

"Hubo una época en la que ciertos dirigentes del PSOE no opinaban sin leer antes el El País"

Antonio José Chinchetru, 27 de abril de 2015 a las 09:30
Que Carlos Dávila trabaje en un vertedero, nuclear, es muy acorde con parte de su trayectoria

Cuando una persona está ocupada y tiene poco tiempo para atender a amigos y conocidos suele decírsele que ‘tienes la agenda como la de un ministro'. El que fuera el primer titular de Defensa en el Gobierno de Zapatero la tiene como si no fuera ‘ex' y siguiera siendo miembro del Ejecutivo. Con una precisión prácticamente al segundo, como si de un plan militar se tratara, José Bono atiende una soleada tarde madrileña a diversos medios de comunicación. Cada uno de ellos tiene media hora, y no se sobrepasa ni un segundo.

El autor de Diario de un ministro. De la tragedia del 11-M al desafío independentista catalán (Planeta, 2015) cumple con rigurosidad el horario en el céntrico hotel donde recibe a los medios. Eso sí, el rigor con el reloj no implica formas bruscas. Al contrario, se muestra afable del primer al último de los minutos que comparte con Periodista Digital. La conversación es fluida, aunque se ve interrumpida en un par de ocasiones por unas breves llamadas telefónicas.


Foto: Miruna Hilcu.

Periodista Digital: Tanto dentro como fuera de España, muchos daban por seguro que usted iba a ser ministro del Interior. ¿Se llegó a ver en el cargo?

José Bono: El presidente Zapatero me ofreció ser ministro del Interior, es verdad, pero le expliqué que era un error en aquellas circunstancias y organización ministerial y me replicó "¿No me quieres ayudar?". Entonces, le aseguré que planteadas así las cosas aceptaba ser ministro de lo que quisiera, y me ofreció Defensa. 

Periodista Digital: Si usted hubiese aceptado el Ministerio del Interior, ¿hubiese negociado con ETA?

José Bono: No tengo crítica relevante que hacer a la forma como Rubalcaba y Zapatero llegaron a conseguir que ETA dejara de matar. Cualquier crítica puntual se desvanece ante el gran éxito del proceso. Sería una injusticia grave olvidar que ETA dejó de matar siendo presidente Rodríguez Zapatero: en julio del año 2009 España padeció los últimos asesinatos de ETA. El hecho merece ser señalado como muy relevante y muy positivo. Forma parte del haber de Zapatero y del PSOE.

Periodista Digital: En lo que fue más crítico fue en la gestión del Estatut Catalán y las relaciones con el nacionalismo.

José Bono: Sí señor. No estaba de acuerdo con un Estatuto de Autonomía que, a mi modo de ver, llevaba dentro el germen del separatismo. Diez años después, lamentablemente,los hechos confirman mis temores. 

Se publicó una encuesta realizada por la Generalitat de Cataluña según la cual sólo el 0,4% de los ciudadanos catalanes consideraban prioritario el Estatuto: es decir, no era una necesidad social evidente sino una exigencia de determinada clase política. Pero a base de repetir falsa y machaconamente en Cataluña que España es la causa de sus problemas y que "España nos roba", muchos catalanes de buena fe han llegado a creérselo y existe un sentimiento de desafección de debe resolverse con urgencia, generosidad e inteligencia.

Periodista Digital: Un compañero suyo de partido me contaba hace tiempo que cuando viajaba por toda España, en todas las agrupaciones socialistas se sentía como en casa menos cuando llegaba a Cataluña. Decía que en el PSC le hacían sentir que era de un partido diferente. ¿Le ha ocurrido a usted lo mismo?

José Bono: Nunca me hicieron presente un desafecto personal, pero sí había discrepancias: cuando los dirigentes mas soberanistas del PSC se empeñaron en ganar a los nacionalistas, no en votos sino en nacionalismo, las cosas empezaron a no irnos bien. Mis desacuerdos con la cúpula PSC eran evidentes,pero eso es irrelevante, lo importante es Cataluña y su unión con España. Además, el PSC ya no es lo que era...


Foto: Miruna Hilcu.

Periodista Digital: El desafío independentista catalán sigue siendo un reto para España, ¿qué cree que va a pasar?

José Bono: Deseo que el sentido común y la inteligencia se impongan a la insolidaridad y al aldeanismo provinciano de corto vuelo, como dice Vargas Llosa,que considera esencial el lugar de nacimiento para generar derechos o privilegios. Espero que se resuelva con concesiones mutuas que no sobrepasen la única línea roja infranqueable: la igualdad de derechos de todos los españoles.

Periodista Digital: El accidente del Yakolev es un tema recurrente en todo el libro. Lo que no queda claro es si usted cree si el ministro Trillo actuó con precipitación, incompetencia o simplemente mala fe después de lo ocurrido.

José Bono: De lo único que puedo dar fe es de que se contrató un avión que nunca debió haber volado; que en la contratación hubo enriquecimiento de algunos a costa de la seguridad de nuestros soldados; que España pagó 149 mil euros y la compañía propietaria cobró 38.500 por el avión; que España pagó el seguro de los pasajeros y no se contrató seguro alguno; que los cadáveres fueron identificados con falsedad y se entregaron a las familias a sabiendas de que estaban mal identificados.

Todo ello es grave y, más que mala fe, lo que hubo en algunos casos fue el deseo de ocultar la verdad para no pagar precio político. Es decir, fueron negligentes y culpables pero la intención dolosa, si la hubo, los tribunales no la han encontrado. Le voy a decir algo que creo firmemente: si ese avión hubiera ido lleno de diputados, periodistas o jueces, el final para los culpables hubiese sido otro y, desde luego, el indulto no se hubiera concedido como se concedió.

Periodista Digital: Entremos en materia mediática. Usted invitó a su investidura como ministro a Pedrojota Ramírez, nada afín a su partido, lo que le valió las críticas y el enfado de muchos. ¿Por qué lo hizo?

José Bono: Invité a varios periodistas y el director de El Mundo acudió. Eso no es una proclama ideológica, en todo caso es cortesía que agradezco. También asistió Rouco, y son evidentes nuestras discrepancias.Mire, trato de ser autónomo en mi modo político de actuar y, además procuro llevarme bien con la gente. Asistieron Antonio Gala, Miguel de la Cuadra, Concha Velasco... 


Foto: Miruna Hilcu.

Periodista Digital: ¿El Pais se enfadó?

José Bono: Eso me dijeron pero ningún periódico puede ser la medida de todo, aunque El País sea mas cercano al PSOE que El Mundo. La verdad es que, muchas veces, ha sido imposible alabar la pluma de Pedrojota Ramírez desde posiciones socialistas, pero el día en que los gobiernos sólo permitan la entrada en sus sedes a los dueños de los periódicos sumisos y ataquen a los periodistas críticos, la democracia estará de capa caída. 

Periodista Digital: Da la impresión, leyendo su libro, de que usted sí comparte con Pedrojota las críticas por gestión de Aznar los días después de los atentados del 11-M.

José Bono: Mi opinión es que la actuación de Aznar desde el 11 al 14-M fue tan desdichada que hasta en el propio PP lamentan la soberbia que adornó a su líder. Administrados aquellos hechos de un modo más prudente, es posible que el resultado electoral hubiese sido menos adverso para Rajoy. 

Periodista Digital: Pero volvamos a Pedrojota Ramírez. Leyendo el libro se ve que usted tenía con él una relación muy fluida a pesar de la distancia ideológica, mayor que la que pudiera tener con los supuestamente más afines Cebrián y Jesús Ceberio.

José Bono: Tenía y tengo buena relación con Ceberio y, por supuesto, con Juan Luis Cebrián, al que considero amigo. Pero esto no es la guerra... y los enemigos de PRISA no son necesaria y mecánicamente los míos.

Periodista Digital: Usted cita una frase de su jefe de prensa, en el sentido de que "PRISA es la madre de todas las agrupaciones socialistas" y afirma que los líderes del PSOE no opinaban en público sin consultar antes las páginas de El País. ¿No cree que es poco sana esa dependencia de un partido con respecto a un grupo de medios y un periódico en concreto?

José Bono: Se trata de una exageración en tono de humor que hizo Chunda [su jefe de prensa] y, como todas las caricaturas, encierraun cierto atisbo de realidad. Es verdad que hubo una época en la que ciertos dirigentes socialistas no opinaban sin antes haber leído el editorial de El País.

Recuerdo que un ministro de Felipe llegó tarde a Toledo e hizo esperar a los Reyes en una inauguración, pero lo primero que me dijo fue: "Pepe ¿ha venido El País?" Le dije que "no lo se pero los Reyes llevan esperándote media hora".

Periodista Digital: ¿Cómo vio y vivió usted el nacimiento de Público y la buena relación de Zapatero con Roures?

José Bono: Estuve muy al margen de ese negociado mediático del Gobierno, pero algunos compañeros dijeron entonces que el Gobierno se buscó un aliado mas pequeño que el enemigo que se nos venía encima.

Periodista Digital: Entiendo que el pequeño aliado es Público y el gran enemigo es PRISA.

José Bono: Quizá era eso lo que querían decir, pero PRISA nunca ha sido un enemigo de posiciones progresistas.


Foto: Miruna Hilcu.

Periodista Digital: Usted habla con algunos obispos y cada vez que podía les mostraba su malestar por la línea de la COPE. ¿No cree usted que en algún momento esto pudiera interpretarse como presión de un ministro sobre los propietarios de un medio de comunicación?

José Bono: ¿Presión a la Iglesia Católica? Eso es imposible. En todo caso, era la opinión sobre un programa que destilaba odio, no sobre la cadena. Además, así pensaba una buena parte de la jerarquía, como los cardenales Cañizares o Martinez Sistach.

Periodista Digital: ¿Se sintió maltratado algún medio de comunicación?

José Bono: Un periódico financiado millonariamente por Bankia y del que Rato era copropietario, según hemos sabido hace poco tiempo, me dedicó decenas de portadas calumniosas. La Gaceta se llamaba.

Desde hace tiempo, la ultraderecha y sus mariachis mediáticos no han parado de intentar difamarme con titulares falsos y sucios, pero la justicia y la opinión pública han ido dejando a cada uno en su sitio: por cierto, al director de ese medio, bien colocado por un sector agradecido del PP, de jefe de prensa de una empresa pública, ENRESA: al final Carlos Dávila trabaja en un vertedero ...nuclear. El de Villar de Cañas en Cuenca. Muy acorde lo del vertedero con parte de su trayectoria. 

Periodista Digital: Usted comparte enemistad con algunos periodistas con otro ex ministro y amigo suyo, Alberto Ruiz-Gallardón.

José Bono: Soy amigo de Ruiz-Gallardón pero no hablamos de enemistades con periodistas.

Periodista Digital: ¿Cree que Rajoy se ha portado bien con él?

José Bono: No le he oído quejarse del presidente.

Periodista Digital: Cambiemos de tema. Nada más llegar ustedes al poder, nuestras tropas salen de Irak. Usted cuenta cómo le da la orden Rodríguez Zapatero. Pero aumenta la presencia de nuestras Fuerzas Armadas en Afganistán. Esto fue percibido como una gran hipocresía por parte de muchos ciudadanos.

José Bono: La Guerra de Iraq era ilegal, hasta el propio Papa Wojtyla, que no era sospechoso de izquierdismo, la calificó de "guerra inmoral". En Afganistán la coalición militar cumplía resoluciones de Naciones Unidas. La diferencia es abismal y no se puede comparar una situación con otra. Recuerde la mentira de las armas de destrucción masiva que nunca existieron.

Periodista Digital: Para los grandes partidos tradicionales hay otro reto, la aparición de nuevas fuerzas pujantes como Podemos y Ciudadanos. 

José Bono: Ciudadanos es un partido que algunos califican de conservador pero es más templado que el Partido Popular y puede hacerle importante daño electoral. Podemos exhibe un radicalismo que les ha llevado a decir que cuando gobiernen "el miedo va a cambiar de bando" y a mí no me gusta que haya ni "bandos" ni miedo.



Publicidad
Aviso Legal | Política de Privacidad | Protección de Datos | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05