Albert Rivera asegura que Pablo Iglesias ha rechazado reiteradamente debatir con él

El crecimiento de Ciudadanos en las encuestas saca de quicio a Podemos

Votar a C's fuera de Cataluña no está relacionada con la identidad nacional de los votantes sino con su preocupación por la corrupción y la actual clase política

No se trata solo de que el presidente de Ciudadanos haya introducido otra alternativa al bipartidismo, sino también de una competición que, de momento, el secretario general de Podemos rehúye

Sin haber concurrido antes a unas elecciones generales, Podemos ya teme un trasvase de votos de lo que, a día de hoy, considera su ‘electorado‘. El culpable de este temor no es otro que el auge de Ciudadanos en todos los sondeos.

Una de las estrategias de Podemos hasta la fecha ha sido la de canalizar el rechazo hacia el bipartidismo dado en el electorado, algo que le ha funcionado a la perfección al partido de Pablo Iglesias para recortar distancias con PP y PSOE y convertirse en alternativa de Gobierno según los datos del mismo CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas).

Sin embargo, en las últimas semanas, se ha destapado con fuerza la alternativa de Albert Rivera, que también ha sabido conectar con el votante joven y que igualmente supone un castigo al bipartidismo. Una circunstancia que hace a la formación de origen catalán ‘robar‘ parte de ese descontento canalizado a Podemos.

Según diversos sociólogos consultados por el diario El País, habría un número importante de electores contrarios a la perpetuación del bipartidismo existente hasta ahora que se sentirían «incómodos» con algunos planteamientos de Podemos.

Este perfil sería el que desembocase en Ciudadanos a la hora de fijar una preferencia electoral, ya que, si bien el partido de Rivera puede presumir de la misma «transversalidad» que el de Iglesias, su imagen se asocia más al centro político.

Una prueba de esta inquietud instalada en Podemos radica en el rechazo que Iglesias habría mostrado a debatir en televisión con Rivera, algo confirmado por este último. Y es que la estrategia de la formación morada pasa por identificar al presidente del PP, Mariano Rajoy, y al PP como únicos rivales.

Otro aspecto a tener en cuenta son los dardos lanzados entre ambos partidos pese a ser las dos fuerzas llamadas a cambiar el panorama político español.

Si desde Ciudadanos se acusó a Pablo Iglesias de «falta de humildad» al convocar un Debate de la nación paralelo para responder a Rajoy, desde Podemos, su ‘número tres’ Íñigo Errejón ha querido desmarcarse de «la cultura del pacto» con la que se asocia al partido de Rivera.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído