El exideólogo exigía que Podemos fuese fiel a los principios

Monedero echó un pulso a Errejón, pidió el ‘arbitraje’ de Pablo Iglesias («O Íñigo o yo») y, tras perder por rojo, dimitió

Pablo Iglesias confía en que la crisis de la marcha de su mano derecha no le hunda en las urnas

Monedero echó un pulso a Errejón, pidió el 'arbitraje' de Pablo Iglesias ("O Íñigo o yo") y, tras perder por rojo, dimitió
Monedero, Iglesias y Errejón, la cúpula de Podemos. PD

Nadie en Podemos admite en público que se haya expulsado a Juan Carlos Monedero, pero la verdad es que la salida de Juan Carlos Monedero de la dirección de Podemos se produjo tras un pulso entre los principales dirigentes de la formación.

Monedero no planteó un pulso a Iglesias sino a Iñigo Errejón, el número dos de la organización. No había sitio para ambos. Esa es la tesis que expone Ernesto Ekaizer en su blog —Arbitraje y culto a la personalidad–, citando «fuentes que dicen conocer el desenlace»:

Entre las discrepancias está el peso que según Monedero debería suponer América Latina –la teoría del populismo del fallecido sociólogo Ernesto Laclau– en el programa y la acción del partido. Otra parece haber surgido en el debate de los programas relacionados con las Comunidades Autónomas españolas.

Pero, dicen esas fuentes, esas discrepancias tenían nombre y apellido: Iñigo Errejón. Según esta interpretación, Monedero habría forzado el arbitraje de Pablo Iglesias. Un arbitraje sobre el número dos de la organización. Al fin y al cabo, también Errejón había tenido su pecadillo con la Universidad de Málaga.

“O Iñigo o yo”. Pero con una aclaración: decidiera Iglesias lo que decidiera, Monedero seguiría aceptando el superliderazgo de Iglesias.

La salida de Juan Carlos Monedero de la dirección de Podemos se produjo tras un pulso entre los principales dirigentes de la formación. La cúpula le dejó caer cuando manifestó sus discrepancias respecto al proyecto político —Monedero critica a los suyos: «Podemos deja de tener tiempo para reunirse con un pequeño circulo porque es más importante un minuto de TV»–y el giro hacia la moderación, del que el número dos, Íñigo Errejón, es el principal responsable. La salida de Juan Carlos Monedero de la dirección de Podemos se formalizó el jueves 30 abril 2015 aunque llevaba meses gestándose dentro de la organización. 

En menos de una semana comienza la campaña electoral, y este 1 mayo 2015 Pablo Iglesias confió en que la dimisión de Monedero no afectará al resultado de la formación en las próximas elecciones autonómicas y municipales —Monedero critica que Podemos ya es casta y deja la política mientras Pablo Iglesias confía en que su dimisión no le haga perder muchos votos–.

“Creo que no”, afirmó ayer en una concentración de apoyo a los técnicos de subcontratas de Telefónica en huelga. “Nosotros vamos a seguir trabajando para ganar”, mantuvo el líder de la formación, quien además aseguró que se emocionó al leer la carta, llena de elogios, que escribió el responsable del programa en su blog.

El secretario general envió otra carta a los simpatizantes de Podemos explicando algunas de las circunstancias de la dimisión. “Desde hace meses venía hablando con él de las dificultades que estaba viviendo a raíz de pertenecer a la dirección de Podemos… Juan Carlos y yo pensamos hace tiempo que él no es un hombre de partido” —Los dardos envenenados que lanzó Monedero al despistado Iglesias antes de esconder la mano —

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído