El expresidente no se cruzará ni una sola vez con el actual presidente en esta campaña

¿Sabes por qué no coinciden Rajoy y Aznar en los mítines del Partido Popular?

José María Aznar participa en cinco actos electorales

¿Sabes por qué no coinciden Rajoy y Aznar en los mítines del Partido Popular?
Esperanza Aguirre, José María Aznar, Ana Botella y Cristina Cifuentes. D. Mudarra

Ambos se dirigen a sectores diferentes del electorado, y conviene que hagan campaña por separado, porque el efecto es mayor

José María Aznar ha sido también protagonista este domingo en el «gran mitin fiesta popular» que ha organizado el PP en Madrid, para apoyar a las candidatas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes.

Aprovechando que el río Manzanares pasa por Madrid y considera tener alguna cuenta pendiente, el expresidente ha aprovechado la ocasión.

Dejando a un lado que le había invitado por Esperanza Aguirre, Aznar ha dicho que estos cuatro últimos años han pasado cosas «ingratas e injustas», matizando que Madrid «ha sido el mejor ejemplo del proyecto del PP».

«Aquí se reconoce al PP. Ha trabajado como nadie y deja un legado como nadie».

Como no podía ser de otro modo, ha defendido Aznar la labor de Ana Botella al frente de la Alcaldía de Ana Botella.

«Lo digo con especial orgullo y agradecimiento. Es lo que se merece recibir del PP y de los madrileños. Querida alcaldesa, querida Ana, enhorabuena y gracias».

Botella ha seguido su discurso con semblante serio, después de, en su intervención, haber replicado a algunos comentarios del discurso de Aguirre.

Es significativo que en la publicidad del acto aparecía un Aznar sonriente entre Aguirre y Cifuentes… Pero ni rastro de Mariano Rajoy.

Y se pregunta retórico Mariano Calleja en ‘ABC‘ este 17 de mayo de 2015:

«¿Por qué no está el presidente del PP? ¿Por qué no va a coincidir en ningún acto electoral con Aznar?»

La respuesta oficial del PP es tajante: «Hay que repartir esfuerzos».

La explicación oficiosa es otra: ambos se dirigen a sectores diferentes del electorado, y conviene que hagan campaña por separado, porque el efecto es mayor.

Aznar está teniendo un papel muy activo en esta campaña electoral. Se estrenó el pasado martes en Zaragoza, con un mitin junto a Luisa Fernanda Rudi, en una sala del Auditorio que se quedó pequeña ante la afluencia del público que acudió a escuchar al presidente de honor del PP.

Aznar participó en otro mitin en Logroño, también en Ávila, este domingo lo va a hacer en Madrid y este lunes, en Toledo.

Luego viajará a Estados Unidos y no volverá ya hasta las elecciones. Entre medias acudió al Ayuntamiento de Madrid el 15 de mayo, para estar junto a su esposa, Ana Botella, en su despedida como alcaldesa de la villa.

En sus discursos, Aznar se está dirigiendo a un sector muy concreto del electorado: el votante más tradicional del PP, descontento con el partido en los últimos años, que se ha distanciado de él y se encuentra ahora en la indecisión o bien ha decidido cambiar de aires y mirar a otras formaciones, como Ciudadanos, molesto con el Gobierno de Rajoy por múltiples razones: el desgaste de la crisis, el incumplimiento de promesas electorales, los casos de corrupción…

«Volved a casa», les pidió Aznar en su mitin de Zaragoza.

Se dirigió a los descontentos del PP, les ofreció un nuevo contrato, les pidió confianza para sacar España adelante y, sobre todo, les advirtió de los «vende humos» y los populistas.

Mientras Aznar se dirigía a ese votante descontento del PP, al indignado popular, al molesto con Rajoy, el presidente del Gobierno «vendía» su balance económico positivo en sus mítines, la recuperación económica, la creación de empleo, la bajada de impuestos…

Rajoy quería afianzar al votante fiel del PP, y trataba de convencer al elector más «racional», al que le valen los datos económicos para decidir su voto y volver a confiar en él frente a las «aventuras» que ofrecen otros.

Rajoy y Aznar se complementan así en la campaña electoral del PP, en una estrategia diseñada en Génova para abarcar al máximo electorado posible, y que incluya a los descontentos que, de momento, siguen mirando con recelo al presidente del Gobierno, pero sí están dispuestos a escuchar a Aznar.

A estos motivos estratégicos de campaña dentro del partido hay que añadir otro, que también influye, como es el distanciamiento evidente que se ha producido entre Aznar y Rajoy, y que se ha acentuado en los últimos años, aunque en los equipos de ambos dirigentes políticos aseguran que se llevan bastante mejor de lo que se dice.

Lo cierto es que no coinciden en un mitin de campaña desde el año 2008. En las intervenciones públicas de Aznar no suelen faltar pullas significativas al Gobierno de Rajoy. Se pudo comprobar, por ejemplo, en Zaragoza, en su primer mitin de esta campaña, cuando advirtió incluso de los goles en propia meta del Ejecutivo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído