Mariano Rajoy decide endurecer su mensaje contra Pedro Sánchez

¡Qué vienen los rojos!: Podemos pasa de ‘Juego de Tronos’ a ‘Juego de Cromos’ y el PSOE inicia su podemización

El PP sitúa a los socialistas en los brazos de la extrema izquierda y ve una oportunidad para expandirse en el centro

Los pancatalatinstas de Compromís tendrán la alcaldía de Valencia tras pactar un apaño con el PSOE, que cabre a a Ciudadanos

Se lo ha puesto en bandeja. La decisión de Pedro Sánchez de abrazarse a Pablo Iglesias y a todos los ‘perroflautas‘ peninsulares, como demuestra lo ocurrido este 5 de junio de 2015 en el Ayuntamiento de Valencia, facilita la estrategia de Mariano Rajoy de cara a las elecciones generales de finales de 2015.

A partir de ahora y sin descanso, Mariano Rajoy endurecerá su mensaje contra el líder socialista, subrayando el acercamiento del PSOE a los ‘podemitas‘ (El error de principiante).

El choque es sido frontal, sin medias tintas, porque está en juego nada menos que el centro político, el espacio donde se ganan o se pierden las elecciones en España.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, fue la primera en lanzar un proyectil directo contra la línea de flotación del líder socialistas. El Gobierno, dijo, está ‘muy preocupado‘ por la deriva de Pedro Sánchez hacia la izquierda extrema, como se está viendo en los pactos que está negociando en distintos puntos de España.

«Ese escoramiento hacia el radicalismo solo crea incertidumbre e inestabilidad».

Tras citar hasta la náusea como su fuente de inspiración política la serie televisiva ‘Juego de Tronos’, Pablo Iglesias ha entrado en un descarado cambalache con Pedro Sánchez, en el que sin rubor, Podemos y el PSOE se reaprten parcelas de poder en ayuntamientos y comunidades autónomas.

La gran icógnita ahora es quien será la víctiva de ese ‘Juego de Cromos’ en las elecciones generales que probablemnte se celebraran el 13 de diciembre de 2015 y donde el PSOE se juega hasta seguir siendo alternativa de Gobierno y la fuerza hegemónica de la izquierda española (Pedro Sánchez: «La cena con Pablo Iglesias la pagué yo»).

La vice Santamaría aprovechó su aparición de los viernes para lanzar un llamamiento a los socialistas moderados. Les pidió que reflexiones ante la deriva de su jefe de filas.

No es el último llamamiento a los socialistas ‘sensatos‘ que escucharemos hasta las elecciones generales. Son unos votantes que, supuestamente, no ven con buenos ojos que se dé alas a la extrema izquierda de Podemos y a los nacionalistas radicales. Serán objeto de deseo para muchos partidos más ‘centrados‘.

El presidente Rajoy, en la rueda de prensa posterior a su encuentro con el primer ministro de Marruecos, mantuvo la misma línea.

Acusó al PSOE de haber perdido la centralidad y de tener actitudes antidemocráticas y sectáreas por decir que está dispuesto a pactar con todos menos con Bildu y el PP.

«Es una exclusión antidemocrática, que los españoles pueden pagar caro por la inestabilidad que conlleva: Es malo para España».

El presidente del Gobierno se ha entretenido un buen rato en desarrollar su idea de que lo peor de ese frente de exclusión contra el PP promovido por los socialistas podría ser impulsar otras políticas económicas ahora en España:

«Cambiar la política económica sería un disparate y un error tremendo. Sería dar marcha atrás cuando las cosas empiezan a funcionar».

«Lo que hay que hacer es perseverar y cambiar lo que no funciona. Cambiar ahora sería un error descomunal y el peor error que podíamos cometer».

Ha enumerado a continuación los datos macroeconómicos que repite en casi todos sus actos y que empiezan con la previsión de crecimiento para este ejercicio del 3% (una de las mayores de Europa) y de creación de empleo (más de 600.000 puestos de trabajo) («Pablo Iglesias, que gana cinco veces más que Pedro Sánchez; podría haber invitado a la cena»).

En su defensa de las reformas que ha aplicado desde el Gobierno Rajoy ha remachado:

«No me gustan nada los pactos municipales que estoy viendo y serían un error monumental que España no se puede permitir».

Desde La Moncloa incidieron luego en la misma línea y agravaron la acusación al especificar que algunas inversiones extranjeras importantes previstas se han paralizado en las últimas semanas.

Al presidente se le ha preguntado en concreto si, por tanto, ve imposible ningún tipo de pacto con el PSOE y Pedro Sánchez.

El líder popular ha matizado:

«Yo no veo nada imposible en esta vida pero no tiene sentido que el secretario del PSOE diga que vaya a pactar con todos menos con el PP y Bildu porque eso es un problema importante y antidemocrático».

Rajoy ha indicado incluso que aún son más incomprensibles esos acuerdos del PSOE en España con «cuatro o cinco fuerzas de extrema izquierda que no tienen cabida en Europa» o sus posiciones de bloqueo frente al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker, o del comisario español, Miguel Arias Cañete, cuando otras fuerzas socialistas moderadas sí gobiernan y llegan acuerdos con partidos populares europeos.

«No sé si lo que pretende el PSOE es que España vuelva a vivir momentos como la terrible crisis que hemos vivido y que queremos que no vuelva a repetirse jamás».

El PSOE ha rechazado este viernes sin matices las afirmaciones del presidente del Gobierno.

El secretario de Organización de los socialistas, César Luena, cree que así Rajoy «se suma a la línea de Esperanza Aguirre», que en la última semana ha tratado de frenar un acuerdo que permita gobernar a Manuela Carmena en Madrid.

«El PSOE lo que va a aportar en este nuevo tiempo es estabilidad y responsabilidad».

PRIMERA ENTREGA EN VALENCIA Y CABREO DE CIUDADANOS

La pancatalanista Compromís tendrá la alcaldía de la tercera ciudad de España. El candidato de Compromís, Joan Ribó, consiguió este viernes el apoyo de los socialistas para sustituir a la popular Rita Barberá al frente de la alcaldía de Valencia, tras 24 años de gobierno ininterrumpido.

Ambas fuerzas han llegado a un principio de acuerdo sobre el programa y sobre quién será alcalde.

El acuerdo de izquierdas tuvo otra consecuencia además de la de darle la alcaldía de Valencia a Compromis.

Ciudadanos suspendió todas las negociaciones con el PSOE valenciano tras su pacto con Compromís. Esa decisión afecta a varios municipios y a posibles conversaciones por la presidencia de la Comunidad, donde Ximo Puig (PSPV), intenta orquestar un acuerdo de izquierdas, aunque ha dejado abierta la puerta a firmar con la formación de Albert Rivera (necesitaría la abstención del PP) (Rivera: «No sé si es hipster cobrar 420.000 euros a través de una empresa pantalla»).

«Ya dijimos que facilitaríamos la gobernabilidad para que no entraran los nacionalistas de Compromis», dijo una fuente de la Ejecutiva de Ciudadanos, que logró 13 diputados en las elecciones del 24-M con la lista encabezada por Carolina Punset.

Ribó, que obtuvo 9 de los 33 ediles que tiene la Corporación, a un solo concejal de los populares, contaría con el apoyo de los cinco representantes del PSPV-PSOE de Joan Calabuig y de los tres de València en Comú de Jordi Peris.

En total 17 de los 33 concejales del Ayuntamiento de Valenciana, que es la mayoría absoluta.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído