Contrata a Luis Cueto pese al reglamento que prohíbe meter en la nómina a familiares

Carmena se pasa la ley por el arco de triunfo y ‘ficha’ como jefe de Gabinete al marido de su sobrina

Ana Botella modificó la normativa para que los concejales no puedan 'enchufar' a sus parientes en los puestos de confianza

Carmena se pasa la ley por el arco de triunfo y 'ficha' como jefe de Gabinete al marido de su sobrina
Luis Cueto. PD

El enchufado, estaba hasta ahora en la Dirección General de Innovación y Competitividad del Ministerio de Economía y Competitividad

En diez días de Gobierno municipal, a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena le ha dado tiempo a remodelar su equipo -por los comentarios antisemitas de su concejal Guillermo Zapata-, defender a capa y espada a los imputados de segunda -como su portavoz, Rita Maestre, procesada por irrumpir semidesnuda en la capilla de la Universidad Complutense- y a soliviantar a las Plataformas de Afectados por las Hipotecas al arrogarse el aplazamiento de un deshaucio cuando ninguno de sus ediles se dignó a negociar entre la Policía y la comisión judicial el día del alzamiento, lográndose la moratoria gracias a los funcionarios de servicios sociales y las asociaciones.

Sin embargo, hasta ahora, no se había saltado la Ley, tan sólo su programa electoral, que califica de «sugerencias» (¡Pillada! El vídeo de la fiera portavoz del ‘circo Carmena’ en un escrache a Rosa Díez ).

Como revela ‘La Razón’, ha decidido elegir como jefe de su gabinete, cargo de confianza como ningún otro, nada menos que a su sobrino político, Luis Cueto, casado con su sobrina carnal Ana Noguerales Carmenta, lo que está expresamente prohibido por el Reglamento de Ordenación del Personal del Ayuntamiento de Madrid, a raíz de la modificación que, específicamente para estos casos, realizó la anterior regidora, Ana Botella, el pasado mes de abril.

Cueto, administrador civil del Estado y funcionario del Ministerio de Industria hasta la pasada semana, era uno de los quinielables para el equipo de Carmena, puesto que participó activamente en su campaña y juntos han trabajado en la asociación Jueces para la Democracia (El fastuoso y ubérrimo patrimonio de la podemita Manuela Carmena).

De hecho, cuando se adelantaron los nombres que formarían parte del Gobierno de Ahora Madrid, Cueto fue señalado como su posible jefe de gabinete.

Así, el mismo día de su investidura como alcaldesa, en la constitución de la primera Junta de Gobierno, Carmena acordó la creación de la Coordinación General de la Alcaldía -cargo similar al que ostentaba José Antonio Gómez-Angulo para Botella-, nombrando titular a su sobrino político, situación familiar que no ha trascendido hasta ahora.

La cuestión es que, como parte de las últimas medidas de transparencia impuestas por Ana Botella, se decidió que ningún concejal podría nombrar como cargo eventual a un familiar hasta cuarto grado de consanguineidad o afinidad, cuestión que, de hecho, afectaba a una sobrina de Esperanza Aguirre que era asesora en una Junta de Distrito.

Para ello, la última alcaldesa del PP aprobó una modificación del Reglamento de Personal mediante la cual extendía hasta el cuarto grado de parentesco esta limitación, lo que impide que Cueto sea cargo eventual como el que le ha asignado Carmena, ya que es su pariente en grado tercero (Manuela Carmena y los podemitas mantendrán 178 coches oficiales en el Ayuntamiento de Madrid).

Además, Ana Botella ya aplicó la tijera al inicio de su mandato para reducir hasta en un 20% el número de trabajadores eventuales, pasando de 106 a 85, si bien recuperó como puesto de confianza a Gómez-Angulo después de que el Tribunal Supremo eliminara la posibilidad de que fueran concejales de área -Gómez-Angulo sustituyó a Antonio de Guindos en Medio Ambiente- personas que no hubiesen ido en las listas electorales.

Al respecto, durante la campaña de Ahora Madrid, Carmena hizo gala de su cruzada contra los «asesores», con la intención de contratar a los menos cargos de confianza posibles.

De hecho, al tomar posesión ya informaron de que muchos cargos eventuales habían sido cesados y su intención era no reponerlos para que sus puestos los ocupasen funcionarios del Ayuntamiento.

Lo que no se conoce aún es si Carmena ha puesto en práctica los «exámenes de méritos» entre los funcionarios para ocupar dichos cargos de confianza, especialmente para los directores de los servicios como sugirió durante la campaña electoral.

Una originalidad que, sin embargo, oculta de nuevo que la ex jueza, de momento, sólo está siguiendo el camino marcado por su predecesora, ya que Botella también eliminó la posibilidad de que los puestos de confianza, en concreto todos los cargos directivos, pudiesen ser asignados a dedo, obligando a que fuesen funcionarios de carrera, tal y como indica la ley de racionalización de la administración local.

CRIADO A LAS ‘TETAS’ DEL PP

El jefe de gabinete de Carmena es un cargo de confianza como ningún otro ya que no sólo ha trabajado con la ex jueza en la asociación de la que es fundadora, Jueces para la Democracia, sino que está casado con su sobrina, Ana Noguerales Carmona, que también participa en dicha asociación.

Cueto es licenciado en Derecho por la Autónoma de Madrid y pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado, funcionario de carrera si bien no en la administración municipal.

Su último puesto ha sido el de subdirector general de Fomento de la Innovación Empresarial, en la Dirección General de Innovación y Competitividad del Ministerio de Economía y Competitividad.

 Su jefa, hasta ahora, era Carmen Vela, la secretaria de Estado de Investigación que pese a destacar en la pasada legislatura como miembro de la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ) y ejercer como maestra de ceremonias en uno de sus actos en el Círculo de Bellas Artes en Madrid, no fue óbice para que Luis de Guindos la eligiera contra viento y marea… del PP.

CURRANDO PARA PODEMOS DESDE EL MINISTERIO

Cueto pasará de un sillón a otro sin solución de continuidad. Pero lo más llamativo es que los candidatos de Ahora Madrid llamados a ocupar un puesto de responsabilidad en el nuevo organigrama de la exjueza llevan ya semanas trabajando y preguntando a los políticos y técnicos del consistorio sobre sus futuras funciones. Y Cueto, ni corto ni perezoso, deja el teléfono fijo de su puesto de trabajo en el Ministerio de Economía para que lo localicen para cualquier cosa nueva. Es decir, está preparando la llegada al Ayuntamiento en horas de trabajo en su puesto en el Ministerio, algo que, si no huele a casta, se le parece mucho.

Cueto se define a sí mismo en LinkedIn como un «todoterreno» de la Administración General del Estado.

«Y tan todoterreno», pensará el pueblo llano. Igual está elaborando un informe del ministro Luis de Guindos que llama al Ayuntamiento de Madrid para informarse sobre cómo se desarrollará su futuro puesto. Y que se siga extendiendo el rumor de que los funcionarios no trabajan…

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído