ENFADO DE LAS BASES

El pucherazo de Podemos en Alicante destapa un coladero de caraduras

Lo sucedido en la ciudad mediterránea ha puesto en ebullición a las bases podemitas, que han sacado a la luz cómo gentes sin escrúpulos medran en las directivas dañando la imagen del partido

El pucherazo de Podemos en Alicante destapa un coladero de caraduras
Cova Peremarch, diputada autonómica de Podemos en Les Corts valencianas, vulneró varias reglas del sistema de votación, según la conversación difundida ESD

El pucherazo de los dirigentes de Podemos en Alicante conmueve a los militantes del partido. Y no sólo por las formas groseras que se habrían usado para manipular las primarias del pasado mes de enero, sino también por el descrédito creado a la marca podemita.

El máximo responsable del partido en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, ha tenido que salir a la palestra para anunciar la apertura de un expediente informativo que, si se confirma lo aparecido en los medios de comunicación, no tendrá más remedio que saldar con la destitución de los miembros del Consejo Ciudadano de Alicante y de su secretario general, Jesús Bustos, en base al código ético de la formación.

El problema de esta cuestión reside en que, además de mostrar que el sistema de votos es vulnerable y cuenta con fallas que pueden ser manipuladas, saca a la luz una situación en la que Alicante no parece ser la única afectada: el asalto protagonizado por gentes de pocos escrúpulos a los cargos directivos a nivel local y regional de Podemos.

Una diputada en la cuerda floja

La Comisión de Garantías del partido va a tener trabajo con Alicante, y más después de cómo ha quedado la imagen de Podemos, ya que salpica incluso a una diputada autonómica del partido, Cova Peremarch.

Precisamente la implicación de Peremarch, a tenor de lo recogido en los mensajes, es una de las más graves. La diputada más joven de las Cortes valencianas pidió direcciones falsas para «empadronar» a gentes sin derecho a voto en las primarias alicantinas e hizo votar a su hermano, menor de edad, tras manipular el sistema de registro.

Si se confirma el chanchullo, Podemos tendrá que tomar medidas contra uno de sus electos en Les Corts. Y eso que Peremarch defendía días atrás a Rita Maestre por haber sido elegida en unas primarias.

La sospechosa inacción de Montiel

Sin embargo, y mientras los principales implicados en las conversaciones de Whatsapp mantienen un silencio que da pábulo al dicho de que quien calla otorga, tampoco Montiel sale bien parado.

Y es que militantes del partido han señalado que el secretario general valenciano y cabeza de lista en las autonómicas había recibido denuncias de lo que sucedía en Alicante, donde los procedimientos de Bustos y su gente habían convertido las filas de Podemos en un carajal, incluyendo la dimisión de miembros del Consejo, en el que Montiel no ha querido actuar hasta que el asunto ha saltado a la prensa

El polvorín alicantino

Las denuncias y quejas pueden verse en Plaza Podemos, el foro oficial del partido, donde a raíz de las noticias sobre el pucherazo alicantino se ha abierto la veda con acusaciones de nepotismo, de usar Podemos para colocarse y de vetar a quienes hacen sombra a los dirigentes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído