El expresidente regional ha ejercido finalmente su derecho a ocupar este cargo vitalicio del que ya disfrutan Ruiz Gallardón y Leguina

González entra en el Consejo Consultivo con un sueldo de 8.380 € al mes… y Cifuentes estudia cómo ‘disolverlo’

No volverá a ocupar su cargo como técnico superior del Ayuntamiento de Madrid

González entra en el Consejo Consultivo con un sueldo de 8.380 € al mes... y Cifuentes estudia cómo 'disolverlo'
Cifuentes y González EFE

Se da la circunstancia de que uno de los compromisos asumidos por la 'popular' para garantizarse el apoyo de Ciudadanos en su investidura como presidenta regional es el cierre de la institución

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González se ha incorporado ya como consejero permanente al Consejo Consultivo de la región, un puesto al que puede acceder en virtud del cargo que ostentaba hasta hace una semana y que su sustituta al frente del Gobierno regional, la también «popular» Cristina Cifuentes, estudia cómo disolver.

Fuentes del Consejo Consultivo han informado de que González se ha personado esta semana en la institución con la documentación necesaria para solicitar su ingreso como consejero permanente.

De hecho, la página web del organismo ya incluye al expresidente madrileño en su organigrama, junto a sus predecesores Alberto Ruiz-Gallardón (PP) y Joaquín Leguina (PSOE).

Se da la circunstancia de que uno de los compromisos asumidos por Cristina Cifuentes para garantizarse el apoyo de Ciudadanos en su investidura como presidenta regional es el cierre del Consejo Consultivo.

Acceso automático

Según el Reglamento del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, los expresidentes regionales pueden solicitar su acceso al cargo de consejero permanente vitalicio «en cualquier momento, previa declaración de no estar incursos en causa de incompatibilidad» alguna.

En ese puesto, tienen derecho a percibir un sueldo similar al previsto para los consejeros del Gobierno autonómico, es decir, en torno a 8.500 euros brutos mensuales, que equivalen a unos 5.500 euros netos.

Además, cuentan con los medios humanos y técnicos necesarios para desarrollar su labor, al margen de los que la Comunidad les faciliten en su condición de expresidente madrileño.

Alberto Ruiz-Gallardón fue el último en unirse a este organismo, tras su dimisión en el cargo de ministro de Justicia en septiembre del año pasado. Junto con Leguina y ahora González forma parte de un Consejo con once miembros en total que está presidido por el también «popular» Ignacio Astarloa, quien fuera secretario de Estado de Seguridad en el Gobierno de José María Aznar.

Presupuesto de 4,4 millones

Por contra, Esperanza Aguirre renunció al puesto y a la retribución correspondiente al incorporarse a su plaza de funcionaria en el Ministerio de Industria.

No obstante, el reglamento del organismo permite que pueda solicitar su incorporación en cualquier momento. La Comunidad de Madrid creó su Consejo Consultivo en el año 2008, convirtiéndose así en la última región en poner en marcha un órgano de esta naturaleza. El año pasado, la institución tuvo un presupuesto de 4,4 millones de euros.

Este organismo es un cuerpo consultivo para el Gobierno regional y toda la Administración autonómica, así como para los ayuntamientos, las universidades y demás entidades de derecho público de la Comunidad.

Su misión es emitir dictámenes sobre responsabilidad patrimonial de la Administración, contratación, revisión de actos administrativos o proyectos de reglamentos, o sobre cualquier otro asunto de «trascendencia o repercusión» sobre el que el presidente o el Consejo de Gobierno le consulten.

Renuncia a su puesto de funcionario

La incorporación de Ignacio González al Consejo Consultivo preludia que no volverá a ocupar su cargo como técnico superior del Ayuntamiento de Madrid, plaza que consiguió por oposiciones en 1984, ya que el reglamento del organismo establece la incompatibilidad del puesto de consejero con «todo cargo o empleo en la Administración pública» salvo docente.

También alejan al dirigente «popular» de la primera línea política, ya que ocupar un sillón en el Consejo Consultivo madrileño no puede compatibilizarse con ningún «cargo público de representación popular».

Así las cosas, es previsible que González se mantenga en el Consejo Consultivo al menos mientras dure el periodo de incompatibilidades que tiene que respetar tras presidir la Comunidad de Madrid durante algo menos de tres años, además de por su paso por la Vicepresidencia regional y la Consejería de Cultura.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído