Modificaciones en el callejero por cumplir con la Ley de la Memoria Histórica

Carmena cambiará el nombre de 150 calles madrileñas para rendir honores a ‘Pasionaria’

"Suponen una exaltación personal o colectiva de la sublevación, la Guerra Civil o de la represión franquista"

El proyecto venía recogido en el área 2 del programa electoral de Ahora Madrid, bajo el epígrafe ‘Gobierno democrático, transparente y eficaz’, cuyo apartado 2.3.3 (sección f) contempla «garantizar» la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, haciendo especial hincapié «en lo referente a la simbología y al callejero».

Se trata, según la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, de aplicar políticas de igualdad para que estos emplazamientos madrileños reconozcan a la mayor brevedad posible a mujeres ilustres, como la novelista Emilia Pardo Bazán o la dirigente política Dolores Ibárruri ‘Pasionaria’.

Así, se piensa cambiar -en cuanto se aclaren- el nombre a casi 150 vías, plazas o espacios publicos, que serán rebautizados por hacer alusión al golpe de estado militar del 36, la dictadura o sus miembros más conocidos.

Algunos de los casos más llamativos son los de las calles de Caídos de la División Azul (Nueva España), Plaza de Arriba España (Prosperidad) y el Pasaje del General Mola (Goya), sin perder de vista claro está a la calle del Comandante Franco.

Los hermanos Garcá Noblejas, el parque de Carlos Arias Navarro o las de los generales Astray o Fanjul tampoco se salvarán de la quema.

PLANES SOBRE LA MESA

Maestre ha comentado que el Ayuntamiento quiere aplicar la ley de memoria histórica, puesto que se intuye que «no se está cumpliendo al 100 % en el callejero madrileño», aunque ha dicho que no hay en marcha «ningún plan concreto para ello» y que ese cambio en las nomenclaturas se llevará a cabo en «coordinación con los distritos y sociedad civil».

En consecuencia, abogará por escuchar «las propuestas de los vecinos» para los nuevos nombres.

El ex alcalde Alberto Ruiz-Gallardón consultó con «expertos» qué calles de la ciudad debían cambiar de nombre por estar comprendidas en el ámbito de aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Sin embargo, no se llegaron a materializar los cambios.

DENUNCIA

Como se recordará, su sucesora en el Palacio de Cibeles, Ana Botella, fue denunciada junto a otros 37 alcaldes por mantener símbolos de la dictadura en las calles de la capital.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído