La alcaldesa de Getafe ha logrado el 57,67% de los votos en unas primarias marcadas por una baja participación

La oficialista Sara Hernández, nueva Secretaria General del PSM

Con una diferencia de casi mil votos sobre su rival, Juan Segovia

La oficialista Sara Hernández, nueva Secretaria General del PSM
Sara Hernández. PD

Quien tampoco quiso quemarse las manos -más que escaldado por lo ocurrido con Tomás Gómez- es Antonio Miguel Carmona, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid

Ha ganado el aparato. Al estilo leninista… como siempre.

Todo ha salido a pedir de boca para Pedro Sánchez: su apuesta, Sara Hernández, de 39 años, ya es la nueva secretaria general de los socialistas madrileños.

Con una diferencia de casi mil votos sobre su rival, Juan Segovia, la también alcaldesa de Getafe -investida con el apoyo de Podemos- se estrenará como líder del PSM, tras alcanzar el 57,67 % de respaldo.

No obstante, su candidatura no ha conseguido convencer. La baja participación ha empañado el proceso de primarias: solo un 42,59% de los 15.450 afiliados se han desplazado hasta las sedes de las 150 agrupaciones de la Comunidad para votar a su candidato.

«Va a ser una gran Secretaria General con un liderazgo legitimado democráticamente para resolver los problemas de los ciudadanos», ha asegurado Rafael Simancas en la rueda de prensa.

Como subraya Marta R. Domingo en ‘ABC‘, ha ocurrido lo previsible, porque Hernández no solo partía como favorita con más de 5.000 avales -un tercio de los afiliados-, sino que porque siempre ha contado con el apoyo de la cúpula del partido y de la gestora. De alguna manera se ha hecho evidente que los socialistas, que viven sus tiempos más bajos, han optado por cerrar filas en torno a la opción de Sánchez. Pese a todo, Hernández ha cosechado un 42,33% de votos en contra, los de los militantes que han votado a la candidatura del diputado Segovia.

Ahora le tocará bregar con dos responsabilidades de órdago para revalidar su posición y convencer los detractores de su propio partido. Tendrá que gobernar la revuelta alcaldía del municipio madrileño donde depende del apoyo de Podemos para perpetuarse y remar contracorriente para no perder más afiliados de cara a las próximas elecciones generales de noviembre.

En su contra tiene el lastre del «caso Aparcamientos», un proceso judicial que todavía colea y en el que podría verse implicada. Ella presidía, en 2007, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento getafense que llevó a cabo la presunta adjudicación irregular de plazas de garaje.

Este asunto ha costado la carrera política al anterior alcalde socialista, Pedro Castro. El caso todavía sigue abierto y el juez podría imputar a más personas; entre ellas, a la recién elegida secretaria general del PSM.

Frente a Hernández, Juan Segovia, el aspirante que habían apadrinado los expresidentes del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González, pero que trataba de desvincularse de Ferraz a toda costa, no convenció a la mayoría con los tiempos de cambio que proclamó durante su discurso. No funcionaron ni sus guiños a la militancia de base y la transparencia.

Segovia, en su día coordinador de la candidatura de Eduardo Madina en Madrid, ha sido el candidato de los madinistas y contaba con el apoyo de los antiguos partidarios de Tomás Gómez, el defenestrado líder del socialismo madrileño. No ha logrado aglutinar en torno a su persona el apoyo de la corriente Izquierda Socialista, tal y como esperaba.

Carmona y Gabilondo no se mojan

Los favorables al diputado regional argumentaban su voto a Segovia por considerarle el sucesor natural de Ángel Gabilondo si este presentara su renuncia a lo largo de la legislatura. Hernández, por el contrario, no tiene un asiento en la Asamblea, pero eso no parece restarle ánimos porque según declaró «el liderazgo parlamentario lo ostenta Ángel Gabilondo».

«Yo no voy a competir con él», insistió la nueva secretaria general del PSM. Una postura similar mantiene el portavoz socialista en la Cámara autonómica con respecto a ella: «No soy miembro del PSOE, pero desde luego estoy comprometido en un proyecto. Me pondré a su disposición para trabajar desde la autonomía desde la autonomía que tengo».

Quien tampoco quiso quemarse las manos -más que escaldado por lo ocurrido con Tomás Gómez- es Antonio Miguel Carmona, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid.

«Hemos sido el primer partido en celebrar primarias en España, hemos sido el partido que mejor las ha hecho, y desde luego tenemos un vencedor claro, que es el PSOE», resumió con ambigüedad.

La federación socialista de Madrid recupera así con la elección de Hernández la normalidad orgánica, dado que una gestora presidida por Rafael Simancas ha estado dirigiendo el partido durante más de seis meses.

La dirección federal del partido creó una gestora en febrero después de proceder a la destitución del hasta entonces secretario general de la formación, Tomás Gómez.

Luego, se habilitó una consulta entre las asambleas que dio como resultado la designación del exministro Ángel Gabilondo, que también sustituyó a Gómez como candidato.

La nueva secretaria general del PSM ha incidido durante su campaña electoral en que su candidatura es la de la «unidad» y que quiere acabar con la «división» para hacer de los socialistas un partido «ganador». Entre sus propuestas, se encuentra la de realizar consultas vinculantes sobre los asuntos relevantes del partido.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído