El núcleo duro de la formación morada sigue desaparecido en combate

La etiqueta que está matando a Podemos y la espantada de Pablo Iglesias

Los podemitas estudian la tan temida "opción B" esa de la que nadie quiere hablar

La cosa se está complicando cada vez más y el líder supremo baraja medidas drásticas

El núcleo duro de Podemos sigue desaparecido en combate de vacaciones desde finales de julio, pero eso no impide que los análisis en los diarios sobre la formación morada se sucedan, máxime después de la sonada caída en intención de voto del CIS y con las Generales a la vuelta de la esquina.

Mientras los líderes de Podemos mantienen el sonado silencio político y sólo hablan de sus hobbies personales en las redes (que si libros, que si películas, que si series…) en los titulares comienzan a proliferar sus operaciones entre bambalinas y bajo cuerda (Ciudadanos pone el dedo en la llaga del verdadero problema de Podemos).

Este fin de semana, por ejemplo, El País aseguraba que Podemos busca librarse de la etiqueta de la izquierda para crecer, conscientes de que un partido escorado no gana las elecciones.

Desde el principio rechazó situarse en el espectro político y se defendió como partido transversal, pero no le ha servido de mucho y los votantes lo sitúan más allá de la izquierda… un auténtico problema para crecer.

Tampoco ha ayudado mucho en las encuestas a Podemos el rescate a Grecia y el pulso entre Alexis Tsipras y el Eurogrupo, ni los efectos de unas primarias en las que, si bien arrasó con más del 80% de los votos, fueron duramente criticadas y certificaron una caída importante de la participación.

Por no hablar de las divergencias sobre estrategia electoral, que enfrentan al núcleo duro con un grupo de dirigentes territoriales que en septiembre seguirán presionando para que haya una candidatura de «unidad popular».

Con todo este panorama ya sólo faltaba que surgiera otra duda: la permanencia de Pablo Iglesias a la cabeza.

Y es que, según informa El Confidencial –«Pablo Iglesias baraja su retirada si Podemos no es imprescindible para formar gobierno«-, el líder morado baraja su retirada si Podemos no es imprescindible para formar Gobierno después de las Elecciones Generales.

Se trata del denostado «plan B» que desvirtúa el «leitmotiv» propagandístico del «salimos a ganar».

Sobre todo si, como dice los últimos sondeos, ya no son la primera fuerza, ni la segunda… sino la tercera. De hecho, el propio secretario general ya insinuó a su equipo más cercano que, si no era presidente del Gobierno, podría rebajar su papel dentro de la organización.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído