Malestar entre la militancia valenciana por la imposición "a dedo" de Toni Cantó

Primera escisión de Ciudadanos: «Se ha adoptado a demasiados hijos del PP».

El PP sigue subiendo y supera ya la barrera del 31% de los votos

Primera escisión de Ciudadanos: "Se ha adoptado a demasiados hijos del PP".
Toni Cantó en Espejo Público. Antena3

Ciudadanos no cree que los acuerdos con PP y PSOE les pasen factura en las generales y advierten de que "no han tocado techo"

Pese a seguir pujando como cuarta fuerza política del panorama nacional en todos los sondeos y mantener en boga la popularidad de su líder, Albert Rivera, Ciudadanos ha sufrido su primer gran revés interno.

Ha sido en la Comunidad Valenciana, donde parte de las bases de la formación, descontentas con el funcionamiento orgánico del partido, han decidido fundar una fuerza propia (El PP sigue subiendo y supera ya la barrera del 31% de los votos).

Esta decisión se empezó a fraguar tras el malestar que provocó entre la militancia valenciana gestos como la imposición «a dedo» de Toni Cantó en las primarias para confeccionar la lista que se presentará al Congreso.

Más después de meses de arduo esfuerzo para promocionar a los llamados a ser líderes del partido en la región (Ciudadanos no cree que los acuerdos con PP y PSOE les pasen factura en las generales y advierten de que «no han tocado techo»).

El hecho de que a algunos aspirantes el partido no les dejase concurrir a primarias por no disponer de los seis meses necesarios para presentarse y, sin embargo, otros aspirantes, como el propio Cantó, promocionados por la cúpula del partido, sí pudiesen creó un malestar que primero fue de unos pocos y expresado a través de un grupo de Whatsapp, informa el diario El Mundo, y ha acabado con más de 100 personas pensando en impulsar esta plataforma.

Esta disidencia interna, que supone la primera fisura de consideración en la fuerza de Rivera, se queja de que en ningún momento la dirección nacional atendió sus sugerencias y reclamaciones:

«Sólo se nos ha permitido acceder a ellos a través de los perfiles oficiales de las redes sociales y nunca recibíamos respuestas».

Una crítica que sus formantes hacen extensiva a la líder del partido en Valencia, Carolina Punset, y a Fran Hervías, secretario de organización de Ciudadanos.

Del mismo modo, estos críticos, que acusan a la dirección de Rivera de «cacicadas» y de impulsar un sistema «presidencialista», achacan este comportamiento orgánico del partido a que muchos de sus miembros proceden del PP, un partido con estructuras internas más rígidas:

«Ciudadanos ha adoptado a demasiados hijos del PP».

Algo que, según ellos, puede devenir «en los mismos derroteros de corrupción y falta de ideas».

Ahora, la serie de profesionales liberales que componen este grupo, muchos de ellos procedentes de UPyD, estudian crear una nueva formación que encuentre su hueco político en el breve espectro político que han dejado libre PP y Ciudadanos.

No obstante, el peligro real para Ciudadanos, avisan estos descontentos, radica en que esta contestación en la Comunidad Valenciana puede ser la chispa que encienda la mecha en el resto de comunidades autónomas donde el partido tenga órganos.

A esta plataforma también podría sumarse descontentos de UPyD que no aprobaban las tesis de Rosa Díez y no comulgan con las actuales de Andrés Herzog, a la postre sucesor de la exsocialista como portavoz de la formación magenta y adscrito a la anterior dirección de ésta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído