La conversación telefónica entre el líder del PSOE y el de Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias hablaron 25 minutos y no se dijeron nada

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias hablaron 25 minutos y no se dijeron nada
Pedro Sánchez habla por el teléfono móvil. PD

Estuvieron hablando 25 minutos. Con muy buen ‘rollo’, como les gusta decir a ambos y poco sustancia. De todo lo conversado, lo único relevante es que Pablo Iglesias y Pedro Sánchez quieren echar a Mariano Rajoy de La Moncloa y que ni uno ni otro tienen pajolera idea de qué se puede hacer para solventar o al menos poner coto al embrollo del independentismo en Cataluña.

Los líderes del PSOE y de Podemos, que preparan ya su pacto postelectoral, han intercambiado telefónicamente puntos de vista en la tarde de este domingo 1 de noviembre de 2o15 sobre la situación en Cataluña, una conversación en la que han coincidido en la necesidad de acometer soluciones políticas ante el desafío soberanista y en la que han constatado sus diferencias sobre los cambios en la Constitución de cara a la próxima legislatura.

La conversación telefónica se ha producido sobre las cinco de la tarde de este domingo, se ha desarrollado en un clima cordial y se ha prolongado durante unos 25 minutos.

La llamada se produce después de que ambos fueran recibidos la semana pasada por Mariano Rajoy en La Moncloa y apenas 24 horas después de que el líder socialista mantuviera una conversación telefónica con el candidato de Ciudadanos a La Moncloa, Albert Rivera.

Sánchez e Iglesias han constatado durante la conversación que ambos comparten la «preocupación» por la situación política derivada del desafío soberanista catalán y parten como punto de encuentro en compartir la necesidad de apostar por soluciones políticas. En esta línea, coinciden además en que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, «no ha aportado ninguna», según han informado en un mensaje consensuado difundido por ambas formaciones.

El presidente del Ejecutivo inició la semana pasada una ronda de contactos con los líderes de otras formaciones que arrancó con Pedro Sánchez y siguió con Albert Rivera y Pablo Iglesias. Continuará esta semana con Alberto Garzón (IU) Josep Antoni Duran Lleida (Unión) y Andrés Herzog (UPyD).

DIFERENCIAS

En la llamada telefónica, ambos han constatado igualmente sus diferencias sobre las reformas constitucionales que son necesarias de cara a la próxima legislatura. El líder socialista defiende cambios en la Carta Magna que garantice «la estabilidad política y la solidaridad territorial» y, para ello, propone una «estructura federal», un sistema que «defiende la unidad del Estado», pero reconoce las «singularidades de los territorios de España».

Desde la formación morada, que defiende una Cataluña dentro de España pero pide un referéndum para que los catalanes decidan su relación con el Estado, apuesta por una reforma de la Constitución que defina un nuevo modelo territorial en el que Cataluña sea una «nación» y para reconocer el derecho a decidir.

En cualquier caso, Sánchez e Iglesias se han emplazado durante la conversación de este domingo a seguir en contacto e intercambiando puntos de vista sobre Cataluña en el futuro próximo.

RIVERA, SOBRE SÁNCHEZ Y EL «PACTO POR ESPAÑA»

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha expresado su deseo de que el motivo por el cual el PSOE no ha aceptado aún firmar su «pacto por España» sea que no quiere cerrar la puerta a posibles pactos con partidos que «plantean la secesión de territorios», algo prohibido en virtud de ese pacto.

Según ha explicado, en la conversación telefónica que mantuvo este sábado con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este no hizo «una mención expresa de rechazo a ningún punto» del documento; simplemente dijo que «no ven necesario o conveniente» la firma de un acuerdo. En este sentido, ha pedido a los socialistas que, si no están de acuerdo en algo, no duden en proponer enmiendas.

Rivera quiere que los partidos suscriban ese documento para que, gobierne quien gobierne tras las elecciones del 20 de diciembre, se respeten cinco principios básicos: no tocar el artículo 1 de la Constitución, que atribuye la soberanía nacional al conjunto del pueblo español, mantener la unidad territorial, establecer la Constitución como el único marco para hacer reformas, un compromiso por la integración europea y el rechazo a pactar con partidos que quieran romper la unidad de España.

«Espero que no sea por eso», ha contestado el líder de C’s cuando le han preguntado si Sánchez podría no querer firmar para no tener que asumir el quinto punto. «Si a estas alturas alguien piensa que para gobernar España hay que llegar a acuerdos de gobierno con partidos que plantan la secesión de territorios de España, volveremos a cometer los mismos errores o más graves que los que cometimos», ha avisado.

Sobre Podemos ha dicho que su secretario general, Pablo Iglesias, es «coherente» al no querer firmar el «pacto por España» porque mantiene que «los derechos son de los territorios, no de los ciudadanos» y, por tanto, no acepta el primer punto.

En cuanto al PP, ha indicado que está a la espera de que saber si desean poner su firma, y que como mínimo espera que en el pacto estén Ciudadanos y ‘populares’, porque al final de lo que se trata es de «tranquilizar» a los catalanes que no quieren salir de España y a todos los españoles.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído