TRAS EL SECRETISMO, MUESTRA AL FIN SUS CARTAS

Albert Rivera le lleva flores a la tumba de la Transición y el ‘café para todos’

Una reforma audaz al proponer cerrar el Senado y tibia con el Estado de las Autonomías

Albert Rivera le lleva flores a la tumba de la Transición y el 'café para todos'
Albert Rivera en Cádiz en el monumento a la Constitución de 1812.

Se acabó el secretismo. Albert Rivera por fin muestra sus cartas. Cádiz, cuna del constitucionalismo español, ha sido testigo de la presentación de la reforma institucional de Ciudadanos que se resume en más nación y menos Estado.

Su programa consiste en desmontar el régimen burocrático heredado de la Transición que –sin negar sus méritos, que los tuvo– colmó de privilegios a la clase política, sindical y empresarial que emergió del franquismo al tiempo que reducía a los ciudadanos a autómatas programados para acudir a las urnas sin rechistar cada cuatro años. Adiós al ‘café para todos’.

Una de sus propuestas más audaces es el cierre del Senado. Que la Cámara Alta no servía para nada lo supimos el día en que dos senadores andaluces tuvieron que entenderse a través de un pinganillo. Si el Senado español necesita un servicio de traducción al castellano a un coste de 330.000 euros al año para que sus señorías puedan comunicarse entre sí lo mejor es cerrarlo.

LEY ELECTORAL

Como recuerda Pepe García Domínguez en Libertad Digital, en España el voto de un ciudadano de la Comunidad de Castilla y León vale exactamente lo mismo que el de ocho habitantes de Madrid a la hora de elegir a los senadores del Reino. Ejemplo: el PSOE necesitó 16.000 votos para lograr un escaño en Soria, mientras que cada escaño en Madrid le costó 88.000 votos. El voto de un soriano vale cinco veces y media más que el de un madrileño.

En un canutazo de sinceridad, José Bono afirmó una vez a los periodistas que «si cualquiera de ustedes quisiera ser diputado, les aconsejaría que se hagan amigos del que hace las candidaturas, porque es más importante que ser amigo de quien las vota». Admitía que la ley electoral era «un disparate» pero jamás no movió un pelo para reformarla.

C’s quiere imitar la ley electoral alemana, lo que supone que la elección de los diputados se hará simultáneamente entre escaños unipersonales y listas proporcionales, de manera que cada elector tendrá dos votos. «Habrá dos papeletas: una para elegir a los 175 diputados nacionales y otra para los representantes de 175 distritos. Por primera vez se podrá votar a partidos o personas», ha explicado Rivera.

TIBIO CON LAS AUTONOMÍAS

Donde le ha temblado el pulso a Ciudadanos es en referencia a las competencias autonómicas. Ciudadanos propone blindar el Estado autonómico sin exigir la devolución de competencias como educación y sanidad en las que las autonomías han demostrado ser derrochadoras compulsivas a las que hubo que rescatar a golpe de FLA.

Devolver competencias al Estado aseguraría la igualdad de todos los españoles y evitaría tener que la lamentar casos como la muerte de una niña de tres años residente en La Puebla de Arganzón, municipio del enclave burgalés en Álava, que murió de una varicela, después de que, según la familia, las emergencias vascas rechazaran enviar una ambulancia por considerar que se tenía que solicitar a Miranda de Ebro (Burgos).

Hay que reconocerle a UPyD su audacia a la hora de plantarle cara al despilfarro autonómico cuando denunciaba en sus buenos tiempos que en la España de las Autonomías a un belga le resultaba más sencillo que a un andaluz ser atendido en la sanidad de Cantabria. Por no mencionar la discriminación lingüística a las familias que desean educar a sus hijos en castellano en las comunidades bilingües.

QUITAR A LA POLÍTICA DE LA JUSTICIA

Con respecto a la Justicia, Rivera propone la supresión del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el establecimiento de incompatibilidades para ejercer de fiscal general o miembro del Tribunal Constitucional. Si PP y PSOE le han llevado flores a la tumba de Montesquieu para que no se levante, como ironizó Rivera, el líder de Ciudadanos se las ha llevado a la tumba de la Transición en la ciudad que vio nacer a La Pepa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído