Se le han acumulado en apenas veinticuatro horas dos dimisiones, una bronca política y casi una pelea física

Campaña electoral del 20-D: El ‘día negro’ de Albert Rivera y Ciudadanos

Uno de los polemistas más brillantes y valientes que hay en el panorama político español, se enfrenta a un estudiante faltón y con pocas luces

Campaña electoral del 20-D: El 'día negro' de Albert Rivera y Ciudadanos
Albert Rivera.

Empieza una nueva jornada y todo va a tanata velocidad, que apenas se acordará el personal, pero este 9 de diciembre de 2015, fue un ‘día negro’ para Albert Rivera.

Al líder de Ciudadanos, a quien todo le sale bien e incluso muy bien desde hace un años, se le han acumulado en apenas veinticuatro horas dos dimisiones, una bronca política y casi una pelea física.

A saber, un alcalde andaluz y un concejal madrileño se han visto obligados a dejar el partido de Albert Rivera, su propuesta para eliminar las penas específicas por violencia de género han sido recibidas con alarmismo y rechazo, y en Barcelona han tenido que separar a su exdiputado Jordi Cañas, uno de los polemistas más brillantes y valientes que hay en el panorama político español, de un estudiante faltón y con pocas luces, para que no llegasen a las manos.

El alcalde de Espartinas (Sevilla), José María Fernández (Ciudadanos), ha dimitido de su cargo tras haber sido imputado tras la denuncia presentada a mediados de septiembre por el PP ante las presuntas «irregularidades» de los contratos formalizados con cargo al Programa de Ayudas a la Contratación de personas en situación de exclusión social de la Junta de Andalucía, según han confirmado a Europa Press fuente de la formación naranja.

C’s se ha defendido a través de un comunicado argumentando que esta dimisión se produce debido «a un asunto administrativo» y no por «un caso de corrupción».

El concejal de Ciudadanos en Soto del Real (Madrid), Sergio Luna, ha presentado también su dimisión como concejal electo en el Ayuntamiento de este municipio tras salir a la luz que en 2011 escribió un tuit donde ensalzaba la figura del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera.

Más sonora que las dimisiones o la casi pelea, porque aquí prima lo políticamente correcto y la prensa apenas filtra, ha sido la respuesta a su propuesta de quitar el agravante penal por violencia de género, que ha conseguido que PSOE, PP e IU cierren filas, se pongan ‘estupendos’ y manifiesten en contra:

«Nos retrotrae doce años», «minusvalora el padecimiento de las mujeres» y es «una iniciativa aberrante» son algunos de los comentarios que ha generado la iniciativa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído